“Yo predigo que el Mall Barón no se construirá”

Valpoestamall

Ilustración de @juansotismo

Por Boris Kuleba Valdés

Yo predigo que el Mall Barón no se construirá. A uno le produce indignación cuando se cometen injusticias, cuando algún prepotente llega a avasallar al más débil y a engañar al más ingenuo, y eso creo que es lo que sucedió con el grotesco y retorcido proyecto comercial e inmobiliario que operaría bajo el nombre eufemístico de “Puerto Barón”. A la mayoría nos produjo indignación.

La voraz codicia empresarial e inmobiliaria que tiene a las grandes ciudades de Chile infestadas con supermercados, farmacias y torres encontró, en la ya a estas alturas tradicional corrupción municipal de Valparaíso y en la torpe ineptitud de la Empresa Portuaria, a los mejores cómplices para instalar el negocio ideal: subvencionado, en el más codiciado terreno público y con todas las facilidades para manipular las regulaciones a su favor.

Para mí, las empresas inmobiliarias y el retail son las mafias de este país, son los narcos de un país sin narcotráfico, los que tienen compradas a las autoridades, amenazados a los pequeños competidores y atontados a sus consumidores, como lo ha hecho Mall Plaza en Valparaíso.

Para ganarse el esquivo aprecio de la ciudadanía, Mall Plaza llegó a hacer shows y entregar regalos a las poblaciones más necesitadas; a aquellas personas que jamás querrían ver dentro de sus instalaciones, pero que tan bien podrían desempeñar un rol similar al de “acarreados” en la política. Y sórdidamente, como parte de su campaña de propaganda, contaron con el mismísimo alcalde como rostro publicitario en terreno (pueden ver esta penosa “actividad cultural” https://player.vimeo.com/video/35749858 como ejemplo). Buscaron rostros para simular aceptación ciudadana, montaron shows musicales, instalaron un stand publicitario en plena Plaza Cívica y llenaron de falacias sus propagandas: dijeron que el mall fue parte del proyecto aprobado por la UNESCO, manipularon encuestas y hasta presentaron como “áreas públicas” los patios del mall.

Casi todo lo feo que se podía hacer lo ha hecho Mall Plaza.

Para colmo, las organizaciones ciudadanas y los porteños insistían en que este tipo de aberraciones comerciales podría afectar la calidad de Valparaíso como Patrimonio de la Humanidad pero con codiciosa soberbia el alcalde, EPV y los empresarios del mall insistían en que no; ellos protegían su cochino negociado y ninguneaban a los expertos. Al menos eso decían antes de quedar en un culposo y prolongado silencio luego de que la comisión de la UNESCO que vino a revisar el estado de la ciudad al cumplirse 10 años de su declaración como Patrimonio, los puso en su lugar: tanto el mall como el Plan Maestro de EPV deberían revisarse exhaustivamente, el mall rompe el paisaje de Valparaíso y por lo tanto, la propaganda de Mall Plaza mentía.

Ahora las obras están detenidas gracias a una denuncia, los tribunales ordenaron la paralización porque destruirían restos arqueológicos. En verdad, ni siquiera habían empezado, sólo han removido terreno y, desde que se hizo público el informe, Mall Barón ha guardado silencio; la propaganda se suspendió y el alcalde no ha vuelto a defenderlos públicamente. Imagino que esperan la determinación del nuevo gobierno (Bachelet anunció hace tiempo que “respetaría lo que diga la UNESCO”). Yo creo que no lo construirán, el bochorno ya se ha vuelto internacional y también la vergüenza de amenazar tan groseramente a un Patrimonio de la Humanidad. Es de esperar que esto signifique el comienzo del fin de las constantes agresiones inmobiliarias que el municipio y los concejales, por sospechosa negligencia, han permitido o patrocinado, y que los ciudadanos no pierdan esa bonita costumbre de defender a la ciudad de su propio alcalde.

Ilustración: http://juansotismo.blogspot.com/

Comenta desde Facebook

Comentarios