Trenzando: cómo dar vida a través del ferrocarril

Trenzar es un oficio de antigüedad y tradición. Durante el verano aprendí y observé cómo se trenzaba paja, poniendo atención a lo que ello requería: el par de manos, mucho trigo, agua para remojar la paja y, principalmente, mucha paciencia.

Pienso en esa imagen de la acción de – con mucha paciencia – entrelazar. Trenzar. Trenzando.

Otra manera de trenzar es la que, precisamente, hace Trenzando, un proyecto cultural que no ocupa paja ni agua, pero sí trenes, carriles y, algo que se repite: mucha paciencia.

Un ferrocarril puede ser para algunos un fantasma, pero éste sigue siendo un medio de transporte que en su esencia fundamental, trenza. Une y amarra. Esta acción es la que se concentra en las actividades de Trenzando, donde asisten a localidades alejadas de la urbe, de lo central. 

Rungue, Rucapequén, San Rosendo, Yumbel y Ocoa han sido los puntos de encuentro.

El tren, en este sentido, es el canal. Es el método de comunicación para con las personas y generar este encuentro. Es un instrumento, y un punto de reunión. Todo para levantar una fuente de agua en medio de la nada, por así decirlo, pues se llevan tanto herramientas como inquietudes a los vecinos de las localidades. La idea es humanizar a través de la cultura, donde se sufren los síntomas de la marginalidad: en la periferia.

Daniela Gutiérrez es la mente tras esto, quien encabeza el equipo de ejecución y se ha jugado la vida por mantener andando – literalmente – este impulso, este vagón.

Entiendo que la idea en Trenzando es ponerse al servicio de la comunidad, “pasarle el micrófono” a los vecinos. ¿Cómo ven que funciona o hacen esto?

– Más que ponerse al servicio de la comunidad, Trenzando facilita el acceso a oportunidades y herramientas que permiten fortalecer los vínculos y el quehacer comunitario, partiendo de la premisa que existen vecinos y vecinas con suficientes atributos para llevar a cabo esta tarea, pero que cuentan con escasas herramientas y oportunidades para desenvolverse al habitar en localidades no metropolitanas, afectadas por los altos niveles de desigualdad y centralismo que tiene Chile. 

¿Cómo lo hacemos?, a través de distintas instancias y procesos que hemos ido desarrollando en la práctica, junto a las mismas comunidades, y que se enmarcan en la reutilización del sistema ferroviario como red de cooperación territorial, en la revaloración de su patrimonio como parte importante de la identidad cultural que forjo a estas comunidades, y en la aplicación de metodologías participativas como base de toda actividad. 

Acá volvemos al tren. Y es que con Trenzando pasan varias cosas simultáneamente, y una de esas es aquel rescate de patrimonio que se hace por medio del ferrocarril, de esta sangre que corre por las arterias, por las vías, y que no hace tanto tenía muchísimo impacto en nuestro país. El proyecto demuestra que en lo práctico y lo simbólico, aún lo tiene.

– Con 2 años de trabajo en terreno junto a 5 comunidades en 4 regiones distintas, podemos decir que está funcionando, pues han sido representantes de las propias comunidades las que nos han hecho ver los beneficios que ha significado la vinculación con Trenzado: se ha visto mayor unión entre vecinos, se han creado nuevas organizaciones o reactivado algunas que estaban dormidas, se han sumado nuevas vecinas y vecinos a trabajar en asuntos comunitarios… Esto nos pone muy contentas y nos motiva a seguir apoyándolos en este proceso.

También entiendo que para su trabajo se realiza una especie de mapeo territorial. ¿Puedes describir cómo es este proceso? 

El mapeo territorial es una instancia de reflexión e indagación en torno a los elementos que se constituyen en el territorio y que contribuyen a la formación de una identidad colectiva. Durante las residencias que realizamos en cada una de las localidades, invitamos a 3 grupos por separado para llevar a cabo esta experiencia: niñas y niños, mujeres y personas de la tercera edad. Con cada uno de estos grupos generamos espacios de confianza y reflexión para poder identificar historias, anhelos y emociones vinculados a lugares específicos representados en el mapa de su territorio y, posteriormente, esa información queda representada en la exposición permanente que se realiza al cierre de la residencia. Los mapeos generalmente los realizamos con un equipo de profesionales que se han especializado en el área y para los de mujeres tenemos una alianza con Ciudad Feminista, quienes nos han acompañado en varias residencias.

Finalmente, ¿cómo mantienen estos vínculos con la comunidad? Entiendo que en tiempo de residencia, los lazos que se generan son significativos y fuertes. ¿Cómo se proyecta eso, en su experiencia hasta ahora?

– Con la comunidad queda un vínculo de manera permanente a través de las directivas de continuidad, conformadas por representantes de las localidades que generalmente son los que participan del taller de gestión que se genera. Estos son los encargados de materializar las propuestas que se levantan en dicho taller con el apoyo de Trenzando. 

– Así es como se va conformando la red territorial que tiene por objetivo ir conectando a estas distintas comunidades para que puedan colaborar entre ellas a partir del intercambio de conocimientos y haceres. El mes de enero tuvimos el primer gran encuentro territorial para conformar esta red y convocamos a las directivas para hacer un trabajo colectivo que permitiera en primer lugar, que se conocieran entre ellos, y que a partir de una serie de herramientas metodológicas (sobre tipos de organización territorial, redes locales, modelos legales de organización y metodologías de trabajo, entre otras), pudieran elaborar una programación colaborativa y en red para la residencia 2020.

Para este 2020, comenzaron generando una reactivación durante enero en la ex Maestranza de Muelle Barón. Mientras tanto, Trenzando no descansa. Hoy por hoy, la encargada de comunicaciones, Jannel Lobos, revela que “Tenemos en octubre y noviembre una residencia itinerante por todas las estaciones con la programación en red que se irá diseñando en estos meses. A fines de noviembre una gran muestra en Estación Central con las 5 estaciones, donde se expondrá toda la riqueza de cada localidad“.

Más información en su sitio web y redes:
https://www.trenzando.com/
https://www.instagram.com/trenzandocl/

Comenta desde Facebook

Comentarios