Las obras del Concurso de Artes Visuales 2014

El fotógrafo Luis Salvatierra comenta la muestra del Concurso de Artes Visuales de la Municipalidad de Valparaíso, que se encuentra en exhibición hasta el martes 30 de diciembre, de lunes a viernes (11 a 18 hrs.) en la Galería de Arte del municipio, ubicada en calle Esmeralda 1051. 

Sobre la época de los años 1930, Arnold Hauser, ‘Historia social del arte”, explicaba que “En esta precaria situación, la burguesía liberal no puede pensar en nada mejor que hacer énfasis sobre las características que tienen en común el fascismo y el bolchevismo y de desacreditar a uno desacreditando al otro.”

La situación tiene varias similitudes con la situación que se vive en este país en el presente especialmente cuando se menciona las posibles reformas a los sistemas actuales. De esta manera, en el arte –como espejo (mimesis) de lo que ocurre en la sociedad- en muchos artistas y curadores de exposiciones se traduce a un esquivar la mención de las realidades en las obras que se han de exponer… y, haciendo una generalización que tiene varias excepciones, esto ocurre en la selección presente en el Concurso de Artes Visuales que se presenta en la galería municipal de Valparaíso. Una de estas excepciones es lo que identifico como una mirada al ombligo que se hace al referirse al lugar de proveniencia y nacimiento. Se trata de la bandera que presenta Patricia Díaz en un intento por demostrar nacionalidad desde una nueva mirada a los símbolos patrios. Se hace necesario reconocer su esfuerzo a pesar que ya ha sido tratado en diferentes formas por pintores como Jasper Johns del grupo Patricia Diazcercano a Robert Rauschenberg y una de las tendencias opositoras al Pop en su búsqueda por representar los elementos de la cultura popular. Este es un intento que, especulando, también parece compartir la intención de Díaz.

Otro de los trabajos que merece la pena ver y observar con detenimiento por su originalidad y logro es una pequeña escultura de Juan Caballero intitulada “Justicia”. Se trata de una balanza de negocio –frutería o almacén- a la que se desmanteló y reconstituyó para incluirle transformaciones antropomórficas que no Juan Caballerosolamente la humanizan como representación, sino que transmiten ideas sociales a partir de sus formas originales y de las identificaciones culturales que propone: la justicia, con un interior ‘intestinal’ de monedas dentro de un cuerpo donde se reconoce lo femenino. Todo esto, en su conjunto de lectura disgregada integrada en la unidad, nos presenta con una nueva idea humanizada que interpreta muchos de los sentimientos sociales actuales y sin dejar en claro su posición partidista en cuanto a ella o a las transformaciones necesarias para que ese remedo de justicia llegue a ser verdaderamente justicia. En este profesor (no sé si se tratará de un alcance de nombres y este Juan Caballero no sea el mismo que el profesor de la escuela de Bellas Artes de Viña), ya de sus años de trabajo y experiencia de quien creo solamente haber visto esculturas no figurativas cercanas a lo que se hacía en el país por la década de los ’60 y ‘70, se deja ver esta escultura tremendamente actual que en su forma se acerca a los trabajos del Dadá lejano de tiempo y de geografía pero con un tema totalmente actual y válido para nuestra sociedad.

Otras de las obras que me llamaron la atención fue el trabajo de Cecilia Leyton con Cecilia Leytonsu especie de expresionismo paisajístico sobre Valparaíso y su horizonte de cerros que aparentemente se refiere al gran incendio en sus cerros. En él se integran similitudes de lomas, gaviotas y otros elementos que hacen recordar el resumen de lo que como imagen es el Puerto desde el mar hacia arriba.

Patricio Caldera se refiere a la educación, que con su composición disgregada de formas rectangulares adquiere una unidad. Presenta un buen equilibrio de colores y elementos relacionados con el tema. Siendo uno de los tópicos que tienen extrema validez actual en este momento histórico, parecería tener una validez limitada en el tiempo al tener una especie de carácter de noticia y podría ser que no sobreviva a la suerte crítica de los espectadores de años venideros. No lo creo así y puede que sobreviva a esta suerte crítica del tiempo y sigan en la aceptación de los observadores y consumidores de arte tanto como las obras que identifico a continuación. Entre ellas está Fuerza Madre de Eduardo Olivares que representa un Valparaíso afectado por el incendio y retratado de una manera muy diferente a lo que se ve comúnmente en los trabajos de pintores que se dedican a temas como la perspectiva de cerro a puerto. Se trata de un trabajo muy simple que integra pocas ideas como el troley, un ascensor, un grifo, gotas de agua y tenedores y cucharas al parecer recogidos tras el incendio integrados en una suerte de brújula de tragedia.

Otros tres artistas que merecen ser nombrados son: Mauricio Concha, Marcelo Tarkowski y Rafael Guerra que entiendo que se acercan a un impresionismo relativamente cercano al clásico, pero con una intencionalidad totalmente diferente en cuanto a lo que reflejan y a la paleta que usan; es decir, una gama tonal oscura y de brillos localizados. También parecen referirse a la actualidad del incendio pero sin identificarlo directamente y en menciones más barrocas en cuanto a la idea.
Finalmente, sin saber la edad de los autores, espero que estos tengan un futuro suficiente para continuar con sus experimentaciones.

Comenta desde Facebook

Comentarios