Quebradas de Valparaíso: memoria social autoconstruida

El libro “Quebradas de Valparaíso: Memoria social autoconstruida” de Andrea Pino Vásquez pretende convertirse en un aporte a la planificación urbana y permitir la visibilidad de un sector olvidado por las autoridades de la ciudad. A la presentación del libro el pasado martes 17 de marzo en la Sala de Lectura del PCdV, asistieron más de un centenar de personas, entre ellos, los pobladores de las quebradas abordadas, quienes con sus relatos e historias de vida, le permitieron a la investigadora de la USM poder elaborar este trabajo. 

Por Sergio Muñoz

“Habitualmente, cuando se habla de Valparaíso, salen a colación sus 42-44 cerros, son su marca registrada. Cada uno de ellos posee un nombre y una historia ligada a ese nombre, cada porteño ha transcurrido sus vidas en uno o varios de estos cerros e historias. Sin embargo, ¿Qué sucede con las quebradas? ¿Sabemos cuántas son y cuáles son sus nombres?”

Así comienza el libro escrito por Andrea Pino Vásquez. Si bien no pretende, según su autora, resolver esas dos interrogantes iniciales, sí le interesa exponer el estado de invisibilización y anonimato que han padecido por décadas las quebradas en nuestra ciudad.

Considera que en Valparaíso lo que mejor define a la planificación urbana es la “autoconstrucción”, tal como lo expresa en su libro, señalando que las autoridades se sorprendieron de la inmediatez con la que los habitantes afectados por el mega incendio de abril del año pasado, levantaron sus casas con sus propios medios, algo completamente fuera de la lógica de cualquier planificador e incluso superando a la misma gestión pública.

Andrea Pino, autora del libro "Quebradas de Valparaíso: Memoria Social Autoconstruida"

Andrea Pino, autora del libro “Quebradas de Valparaíso: Memoria Social Autoconstruida”

 

-¿Cómo llegaste a interesarte en el tema de las quebradas?
-Fue una inquietud que siempre tuve siendo estudiante de arquitectura. Además, desde 2003 que Valparaíso es considerado como Patrimonio de la Humanidad, muchas de las tesis doctorales o de magíster se enfocaron en ese tema, a diferencia de las pocas investigaciones sobre los barrios territoriales como lo son las quebradas de esta ciudad.

-Cuando comenzaste este proyecto, ¿imaginaste que habrían problemas con los pobladores de las quebradas, quizás prejuicios u otros inconvenientes para relacionarte con ellos?
-Yo creo que se dieron más los prejuicios en las escuelas de arquitectura, porque habitualmente no se considera al habitante para nada. He tenido buen feeling con la gente y no me costó para nada poder comunicarme con los pobladores de las quebradas, sobre todo porque lo hice de una forma respetuosa.

-¿Consideras qué el libro se puede convertir en un aporte ya sea en un plan de urbanización o de conocimientos sobre las quebradas?

-Sí. Lo que yo deseo aportar es esta visión de los habitantes que no es considerada en la planificación. Hoy en día la planificación urbana social busca poder integrar a distintos actores, pero sólo queda en la teoría, por lo tanto considero que el libro va a dejar un precedente.

(Foto: Pablo Tomasello)

(Foto: Pablo Tomasello)

-Mientras elaborabas este libro presenciaste el mega incendio de Valparaíso y días antes del lanzamiento del libro, ocurrió el incendio en Valparaíso Viña del Mar, donde se culparon a los vertederos ilegales ubicados en las quebradas ¿Cómo refuerzan estas catástrofes la tesis que planteas en tu libro?

-El problema es el desconocimiento. Es súper fácil echarle la culpa al empedrado, como se dice, y culpar a los microbasurales de las quebradas, cuando presencias que las autoridades se tiran la pelota de un lado para otro. No se puede asegurar si la gente de las quebradas son quienes arrojan basura ¿Quién puede asegurarnos que son ellos? Es un problema de las autoridades que nunca se han preocupado por estos lugares y no mantienen una limpieza de éstos.

-¿Cómo es la realidad de una quebrada?
-Si te das una vuelta por cualquier quebrada de Valparaíso, te darás cuenta que el equipamiento público es súper precario: las escaleras se están cayendo a pedazos o es la gente la que construye las barandas para no caer en el abismo de la quebrada. Entonces te das cuenta que ellos están dejados de lado hace mucho tiempo y por eso, esas propias personas poseen un cierto recelo por las autoridades que ingresan a esos lugares o a otras desconocidas que llegan sin avisar.

-¿Qué cosas te pasaron ahí?
-Al principio me decían ¿Usted es del Gobierno? ¿Del Minvu? ¿De aquí o de allá? Después me decían que aquí nunca viene nadie. Por eso les parecía raro que alguien fuera a las quebradas y les tomará su opinión.

Andrea Pino Vásquez es porteña, reside en Cerro Placeres. Arquitectura de la Universidad de Valparaíso (UV) y  Doctor en Ordenamiento Territorial y Urbanismo. Investigadora de la Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM) investiga desde hace tres años la tesis “Estrategias de Intervención urbano-sostenibles post-catástrofes. Propuesta urbana integral y Plan seccional para las quebradas de Valparaíso”.

 

Título: Quebradas de Valparaíso: Memoria social autoconstruida

Autor: Andrea Pino Vásquez

Edición: 1era edición, 670 ejemplares, sin traducción, 2015.

Edición: Lautaro Ojeda y Andrea Pino Vázquez

N° Páginas: 254

ISBN: 978-956-358-451-6

Santiago, Chile

 

Comenta desde Facebook

Comentarios