Pezoa Véliz y Viña del Mar

AFICHE-CPV5-internetEl cuadernillo #5 de Pezoa Véliz, llamado “Centro y periferia de Viña del Mar”, investigación a cargo del escritor Cristóbal Gaete, se presentará el próximo sábado 1 de febrero en la feria del estero de Viña a las 16:30 horas.

Pezoa Véliz llegaría al fin de su trayecto en Viña del Mar. Allí conseguiría obtener un puesto municipal y la ascensión social, pero el terremoto de 1906 le tirará una pared encima. Por supuesto, también ejercitó su prosa: La calle de Viana y El Estero de Malga Malga son dos de sus crónicas más logradas, que muestran una ciudad en conformación y sus contradicciones. Los vacíos chalés de la aristocracia y los habitantes que se esconden de su juicio social en el caso de la primera; en la segunda se aprecia la vida del Estero, con su raigambre popular, ambiciosa y el resentimiento: un verdadero documento antropólogico de un lugar cruzado por la lìnea férrea. En el conjunto, la representación del centro y la periferia del Viña del Mar de la época.

El Estero de Malga Malga será la representada en intervención al borde de la Feria de Estero el sábado 1ero de febrero.

Extracto del texto:

“Calzones arriba, piernas desnudas, ánimo alegre, los muchachuelos se hunden hasta las rodillas en el agua. Ella les moja, y esa frescura se mete en la salud, en el ánimo. ¡Qué gritan los chicos cuando se bañan a sol y agua en la inconmensurable libertad del aire libre! Las manos hurgan el cauce; salen riscos agrietados y piedrecillas deformes que los chicos echan al aire y que después caen en un golpe cristalino, levantando sobre la clara superficie miles de chispas blancas. Los gritos, las chuscadas, las risas se confunden al gorgoriteo chapurreado del agua, hasta no haber distingos posibles entre las voces inconscientes de un chiquillo y el chapaleo de la onda. Muévanse los brazos, los ojos, los labios. Insinúanse gestos, ademanes, palabras. De pronto hay risa general… ¿Algún chiste? ¡Nada! El agua, el agua, el agua…
¡Aire libre! Hasta las gallinas que amenizan los ranchos de la orilla vienen a la bulla… ¡Al estero! Chiquillos pobres, perros flacuchentos, aves alegres, gallinas ociosas… ¡Al estero! Para unos, agua y sol; para otros, desperdicios; para estos, briznas; para aquellos, ruidos; y para todos, aire, sol y agua. ¡Al estero! ¡El agua suele cantar, suele reír, suele llorar para vosotros enamorados, alegrotes o sentimentales! El agua baja de arriba diciendo delicias sin asunto, pero delicias al fin… En el fondo hay muchos rayos de sol que se bañan. Y las nubes desfilan formando una procesión subterránea, cristalinamente encantadora, encantadoramente cristalina”.

Créditos:
Sesuda investigación de Cristóbal Gaete
Lúdica Interpretación de Javier Ignacio Ramírez Muñoz
Asombrosa gráfica de Augusto Gomez Fuentes
Impresionantes registros de Zoronka AntiProdukzion
Edición castigadora de Ernesto Guajardo

Comenta desde Facebook

Comentarios