Natalia Berbelagua lanza nueva edición de “Valporno”

La escritora prepara una versión ampliada con nuevos relatos de su exitoso libro debut, bajo el sello Emergencia Narrativa.

INVITACION_MIL DIAS DE VALPORNO 

En diciembre de 2011, Natalia Berbelagua, una joven escritora porteña, publicaba su primer libro, “Valporno”, un volumen de relatos eróticos alejados de cualquier cliché o convencionalismo. Rápidamente, el libro se convirtió en un secreto a voces y en pocos meses consolidó a Natalia Berbelagua como una de las promisorias voces dentro de la nueva narrativa chilena.

Hoy, tres años después de su primera publicación, el sello Emergencia Narrativa se apresta a publicar una nueva edición de “Valporno”, que incluye los primeros relatos y nuevos cuentos de Natalia Berbelagua, autora también del libro “La bella muerte”, publicado en 2013.

El lanzamiento de esta nueva edición –la tercera del libro- se realizará el viernes 12 de diciembre, a las 20.00 horas, en la librería Lea+, del centro Cultural Gabriela Mistral, en una actividad que lleva el nombre de “Los mil días de Valporno” y que incluirá lecturas y una interesante conversación con la escritora.

Esta nueva edición contiene los relatos originales, como “La comunidad del azote” –que retrata en clave de comedia negra las prácticas de un club de mujeres que azota por placer a voluntarios- o “Las perversiones dominicales”, acerca de la lasciva pasión de una chica por un transeúnte-, a los que se suman los cuentos “Postales de Valporno”, “Laboratorio” y “Los diez amantes”.

FOTO NATALIA BERBELAGUA_1-¿Cómo evalúas los tres años de “Valporno”, desde su primera edición a la fecha?

-La primera edición me tuvo con mucha ansiedad porque fue un libro que yo esperé hacer por mucho tiempo. “Valporno” me abrió muchas puertas, me hizo convertirme en una escritora. Ha sido un viaje interesante, divertido. Antes de publicarse tuvo prensa en medios internacionales por el gran espaldarazo de (Nicanor) Parra, luego vinieron las críticas, los comentarios, las anécdotas. Vino la discusión de qué es lo porno, me tuve que cuestionar yo también si quería encasillarme en un género donde opera muy fuertemente el prejuicio. Escribir un libro erótico en Chile es pasar a ser parte de un grupo de freaks, no hay diferencia entre las actrices porno, los que practican suspensión corporal y un club de sadomasoquistas. Pasas a ser parte del mismo grupo. A mí misma se me señaló en la prensa como “la escritora azotadora”, aunque yo sólo haya escrito un cuento que se llama La comunidad del azote y no tenga nada que ver con el bondage. De ahí vino la necesidad de explorar en las fronteras del cuento más allá del erotismo, salir del nicho y expandir la escritura hacia otros flancos. El asunto es que aunque quisiera olvidarme de Valporno sería difícil, porque  se hace notar cada cierto tiempo. Quise dejarlo descansar pero aparecían lectores nuevos y obsesivos, después asaltaron una librería y se los robaron todos, fue censurado, se lo han devuelto a los libreros por obsceno… Ahora último sé que se está estudiando, me han escrito algunos tesistas para incluirlo en su memoria. Es un objeto raro para la literatura chilena, creo que ahí radica su valor, y me hace pensar que tiene todo para envejecer bien. Algún día voy a ser la abuela que escribió “Valporno”, eso sí que será increíble.

-¿Por qué has decidido reeditar el libro? ¿Qué novedades trae la nueva edición?

-Hemos tenido que reimprimir “Valporno” varias veces, se agota fácil. Ha circulado bastante de mano en mano también. Podría haberlo dejado tal cual, pero pensé que era necesario darle un pequeño giro a ese trabajo. En esta nueva edición están todos los cuentos de las ediciones anteriores, pero también quise incluir algunos cuentos nuevos, como “Postales de Valporno”, que son imágenes verídicas y completamente absurdas en Valparaíso y de madrugada; “Laboratorio”, la historia de un tecnólogo médico, uno de esos personajes que te los puedes encontrar en cualquier profesión, gente dispuesta a vivir para trabajar y para quienes el sexo es su único escape a la rutina; y por último “Diez amantes”, el recuento de la protagonista de diez tipos diversos con los cuales tiene una relación sexual donde media el amor pero también el ridículo. Al leer este nuevo “Valporno” diría que tiene más carácter, que amplía y reafirma el trabajo anterior y que con el nuevo orden de los cuentos el viaje literario es más sólido.

-En tus dos primeras obras has abordado el erotismo y la muerte, considerados dos pulsiones vitales contrapuestas. ¿Piensas seguir abordando estas temáticas? ¿Qué proyectos tienes a futuro?

-Hay tres proyectos que estoy manejando en paralelo. Son tres novelas de distintas extensiones y con ellas pretendo cerrar un ciclo. Ya no siento que tenga que hablar de temas, como si alguien me hubiese dicho que tenía que hacerlo. No me interesa seguir hablando de los tabú o plantear discusiones en la mesa. Quiero dejar a mis muertos descansar en paz, ya no quiero hablar de mi madre, no quiero seguir inventándome recuerdos. En la narrativa ya se ha vuelto una comodidad hablar sobre los niños de los ochenta y de los noventa, yo quiero salir de ahí. La creación exige la destrucción y la reinvención. Ya está apareciendo una nueva voz narrativa en lo que estoy haciendo y eso me tiene muy motivada. Este 2015 algunos de esos proyectos verán la luz y esa ya es razón suficiente para sentirme feliz.

Comenta desde Facebook

Comentarios