Mike Patton en Valparaíso: “Santiago los está engañando”

"esta banda es excitación" nos dijo patton

“Esta banda es excitación” nos dijo Patton

Por Óscar Aspillaga. Fotos: Jorge Severino

Cuando supimos que Mike Patton venía a Valparaíso, con el reportero gráfico Jorge Severino nos propusimos sí o sí sacarle una cuña o una foto. En el mejor de los casos, ambas cosas. Un periodista jamás revela su fuente, pero estábamos muy bien dateados.

La visita de Patton a la ciudad se enmarcó en el concierto que ofreció con uno de sus tantos proyectos musicales paralelos, Moonchild, en el Teatro Municipal de Valparaíso el pasado jueves 13 de junio.

Esta banda la componen, aparte de Patton, Trevor Dunn, Joey Baron y John Medeski, puros músicos capos en sus instrumentos y que también llevan una muy interesante carrera musical cada uno por su lado. El líder, creador y conductor de esta banda es el compositor y saxofonista estadounidense John Zorn. O sea, puro lujo musical nunca antes visto en Valparaíso.

Fuimos al cerro Alegre, al hotel donde Moonchild alojaría. Hacía mucho frío, por lo que entramos al lugar y nos sentamos a esperar al lado de una chimenea mientras tomábamos una cerveza.

Pasó un largo rato y llegó la banda. Subieron a sus habitaciones, pero al rato bajaron al lobby: a John Zorn no le gustó el hotel, por lo que deciden devolverse a Santiago finalizando el concierto. Antes de que salieran, le muestro a Patton la portada de la segunda edición de La Juguera Magazine y le digo in english: Mike, ¿conoces a este tipo? No, ¿quién es? [me responde en inglés] Se llama Vladimir “a la vena”, es un músico de Villa Alemana. ¿Viña del Mar? No, Villa Alemana. Ah, ok.

Luego abro la revista y le muestro la foto principal del artículo que René Cevasco escribe a propósito del documental Mutancia, Crónicas del Rock Villalemaniaco. Le digo que es de la banda La Floripondio y que la fotografía fue tomada para el Festival del Fin del Mundo, organizado por “el Macha”. Le pregunto si lo conoce y me responde que sí. Le propongo hacerle una entrevista, pero me dice que no porque tiene que irse. Quedamos en conversar al final del concierto, me da la mano, me dice que se llama Mike, yo le digo que me llamo Oscar y sale del hotel.

Al final del concierto fue imposible entrevistar a Patton, los guardias nos sacaron casi a empujones del teatro y por la puerta lateral había muchos fanáticos esperándolos. Salieron rápidamente, se subieron a su van y esta partió a toda velocidad por Pedro Montt. Pensamos que se habían ido a Santiago, ya sabíamos que no dormirían en Valparaíso, sin embargo, teníamos el dato que había una cena preparada para la banda en un restaurant del cerro Alegre. Esa era nuestra última posibilidad.

Mike Patton oficiando de frontman en el proyecto Moonchild

Mike Patton oficiando de frontman en el proyecto Moonchild

Llegamos al lugar dateado antes que ellos. Patton se bajó de la van y nos reconoció. Dijo que tenía mucha hambre y agregó en un español agringado: “sólo te daré un minuto, una pregunta, ¡pah!”. Y la lancé:

-¿Habías venido antes a Valparaíso? ¿Qué sabes de la ciudad?

– La primera vez que vine fue como turista y comí erizos con un amigo. Yo estaba en Santiago y me dijo que acá estaban los mejores erizos. Y la verdad es que han sido uno de los mejores erizos que he comido en mi vida. Hoy llegamos tarde, por lo que no he tenido ni una experiencia, pero me gusta la ciudad, te puedo decir que tiene espíritu.

-Yo creo que nunca ha habido en la ciudad un concierto como el que ustedes acaban de dar hoy…

-¿Por qué? Definitivamente deberían hacer más, creo que lo de hoy fue un ejemplo, hay público que quiere escuchar cosas. Creo que Santiago los está engañando [risas].

-Bueno, el centralismo es un gran problema en este país…

-Yo vivo en una pequeña ciudad en Estados Unidos y conozco esa sensación. Hoy pareciera ser que es más importante competir con las grandes ciudades que el que la propia ciudad tenga alma [en español].

-¿Pensabas que iba a haber una reacción de público como la que hubo acá?

-No, todos estamos muy impresionados por el público, que haya estado lleno el lugar es muy loco. Incluso cuando salimos del teatro había muchos fanáticos. Pero bueno, ya sabes, esta banda es excitación [en español].

-¿Es verdad que tienes casa en Chile? -No, ¿quién te dijo eso? [risas]. Si la tuviera en Chile, tal vez sería acá. Creo que esta ciudad me está diciendo algo. El concierto de hoy es uno de los mejores que hemos dado en esta gira, sin duda.

-Espero que vuelvan otra vez.

-¡Seguro! Nos encontramos acá mismo [risas].

-¿Tienes La Juguera Magazine que te regalé antes?

-Sí, la tengo en mi bolso.

Patton se va y Severino y yo nos miramos satisfechos. Más bien, eufóricos. Caminamos hacia un bar de Cumming, hay que celebrar.

Comenta desde Facebook

Comentarios