Marisol Hume, creadora del Sistema Movimiento Integrador: “Es posible flexibilizar mentes rígidas”

Ex bailarina chilena radicada en Suecia, profesora de danza contemporánea y coréografa, Marisol Hume Ericksson es además profesora de yoga, activa colaboradora de Claudio Naranjo; y creadora del Sistema Movimiento Integrador, un método de entrenamiento físico y mental que, entre otras cosas, permite flexibilizar el cuerpo y la mente movilizando la inteligencia creativa. Basada en esta disciplina ofreció recientemente un taller en Valparaíso invitada por el Círculo Social de Terapeutas donde pudimos conversar con ella sobre la felicidad, la importancia de conectarse con el cuerpo, y la posibilidad de modificar “matrices mentales”.

“Soy una mujer absolutamente autorealizada y feliz. Agradecida de la vida y agradecida de haber conocido un círculo tan  precioso, tan mágico y tan poderoso, como es el Círculo Social de Terapeutas. Mi vida y mi estado de felicidad empezó recién después de los 50 años. Nunca me imaginé que la mejor parte de mi vida, iba a empezar después de los 50 años. Es más, pensé, bueno, eso durará hasta los 60. Y no es así. La década de los 60 ha sido mejor que la de los 50. O sea yo creo en el eterno ascenso de la montaña de la vida”.

 

¿Que es la felicidad para ti?

La felicidad para mí -porque obviamente no puedo responder lo que es la felicidad para los demás- consiste en el equilibrio, en estar en una especie de equilibrio de lo que somos como seres tricerebrados. Eso quiere decir un equilibrio entre el centro instintivo corporal, la emoción y el aspecto racional mental cognitivo (o como quieras llamarle). En definitiva, consiste en una re organización energética que nos permite realmente abordar desde lo más profundo, nuestro potencial como seres humanos. Cada cual ha sido dotado con una riqueza invaluable. Ahí yo creo que radica la felicidad, en conocer con qué recurso contamos y hacerlo florecer para entregarlo a la sociedad.

¿Cómo crees que eso relaciona con el cuerpo?

–En mi caso se relaciona mucho, porque resulta que la mayoría de las personas, sin generalizar, están un poquito desconectadas con su aspecto más importante que es el instintivo corporal. Y claro, mientras no te relaciones con ese aspecto y vivas en la cabeza o solo en un tormento, en un tumulto de emociones que no controlas, mal vas a poder estar alienado y encontrar el equilibrio, y en el fondo, a la auto realización que te lleva a entregar los frutos a la sociedad. Entonces, el cuerpo, para mi gusto es fundamental, porque no existe nada sin él. No hay procesos mentales sin un cuerpo que los sostenga.

De acuerdo a lo que te ha tocado ver en trabajos que realizas ¿cómo crees tú que nos relacionamos hoy con nuestro cuerpo?

–Estamos un poquito desconectados. La gente no entiende que no hay fenómeno que no pase por el cuerpo. De hecho, los niños aprenden con el cuerpo, pero no solo los niños, nosotros también y eso lo tenemos como un poquito olvidado. Si los niños aprenden con el cuerpo, todos aprendemos con el cuerpo. Es el primer escalón, es el background biológico, donde se dá la vida, donde suceden todos los procesos mentales y biológicos fundamentales. Hasta las más altas creaciones del pensamiento humano suceden en el cuerpo. Para mí el cuerpo es una cosa preciosa, una estructura bio arquitectónica de un funcionamiento perfecto, donde habita el Ser.

¿Tú crees que tenemos la posibilidad de cambiar la actitud frente a nuestros miedos?

–Totalmente. Eso sí que es mi tema querida, total, es decir, la posibilidad de cambiar todo, no solo la actitud frente a nuestros miedos. Pero si nos referimos a nuestros miedos, parte por el permiso de la mente, por el “Sí, quiero cambiar”. Después de eso la cosa viene más fácil. Claro, hay que aplicar un método, un sistema, eliminar las barreras mentales que nos frenan, aprender a deconstruir matrices mentales que son los hábitos que consideramos perniciosos e insertar nuevas ideas madres fundamentales que nos van a construir otras nuevas matrices que  nos lleven en la dirección que nosotros conscientemente hemos diseñado para nuestro desarrollo y nuestro  florecimiento personal. Así lo veo yo.

Taller en Valparaíso

¿En qué consiste el sistema de movimiento integrador que enseñas?

–El sistema de movimiento integrador es una disciplina corporomental -le estoy llamando así  porque esto de cuerpo y mente suena siempre a dicotomía, a algo separado y escindido y no lo es- que trabaja con la influencia recíproca, inevitable y que no podemos negar entre cuerpo y mente.  Es un sistema que parte del cuerpo y trabaja las tres inteligencias: la inteligencia instintiva corporal, el desarrollo de la inteligencia emocional (que harta falta nos hace porque si no, no habrían conflictos ni guerras si fuéramos un poquito más inteligentes emocionalmente), y la inteligencia cognitiva, pero vista desde un punto totalmente diferente a cómo se plantea en el colegio que es un cúmulo de datos, conceptos y cosas que encuentras en la internet hoy en día. Y todo esto unido por un hilo transversal que es la inteligencia creadora. Eso es lo que yo he desarrollado y llamo movimiento integrador. Se trabaja con disciplinas corporomentales, algunas que apuntan más hacia el lado físico, que ponen más el énfasis ahí, pero no quiere decir que estén desconectadas de la mente; y otras que apuntan más al lado mental. Tenemos en el área física la técnica en la pared, una técnica de alineación que trabaja con cuatro factores: la flexo elasticidad, fortalecimiento del centro, equilibrio, y a veces inversiones corporales. Pero ¿qué es lo interesante de eso? Que hacemos el movimiento de Moebius, y lo estamos siempre relacionando con los aspectos mentales. O sea, cómo tiene que ver el equilibrio físico en el equilibrio emocional, ya sea del niño o del adulto mayor, o de nosotros mismos  y viceversa, de qué manera se relaciona la flexo elasticidad  con el pensamiento flexible adaptativo y cómo este influye a su vez en la neuroplasticidad. De eso se trata. La otra técnica corporal es el EDOS:  el entrenamiento de a dos, donde uno directamente se mete con el cuerpo del otro porque quiere hacerlo. Se trabaja con la energía del otro formando un todo, y juntos trabajan los vínculos afectivos, la empatía, la solidaridad, la confianza en el otro, y el atrever a tocarse y a penetrar en el hueso, en la piel, en el alma del otro.

En las técnicas corporomentales están los Biomovimientos que a mí me parecen una maravilla porque son movimientos que producen inside, profundas transformaciones, giros radicales en la consciencia donde tu comportamiento, tu conducta, cambia definitivamente. Ya nunca más vuelves atrás. Por eso yo les llamo los movimientos del alma y se inicia en el trabajo de la energía de apoderarse, de empoderarse, de conocer que uno tiene una energía  y de aprender a manejarla.  Los Biomovimientos tienen tres categorías: los movimientos de poder, tal como lo dice su nombre, son poderosos porque te bombean la energía del instinto y hacen que desarrolles valentía y que te atrevas a superar y a derribar las barreras mentales o los muros que te han frenado, y te han producido dolor toda tu vida; y después están las acciones simbólicas, que son preciosas ya que generalmente son colectivas y puedes comprender desde el cuerpo un montón de cuestiones: desde cómo entrar al espacio mental desde el espacio físico a cómo entrar a una red neuronal desde el movimiento corporal.  

Luego está lo que es el lenguaje metafórico que se trabaja dentro de figuras geométricas y que abren la emoción y el intelecto superior. Por último está la Onironavegación que es algo completamente inédito, que es el usufructo del sueño. La Onironavegación es la vía del sueño, el quinto camino y se trata de usufructuar las capacidades que tiene el cerebro mientras dormimos. El cerebro tiene un llamado de atención de resolver los problemas que han quedado pendientes en la vigilia, está encargado de activar la memoria, de profundizar el conocimiento y no solo eso, de establecer nuevas relaciones que tú nunca podrías establecer estando en vigilia y por eso suceden los actos mágicos y creativos mientras dormimos. Entonces eso es una disciplina poderosa y potente y también se trabaja desde el cuerpo.

La práctica del EDOS: entrenamiento de a dos. Del cuerpo al alma.

¿Y en qué ámbito tú crees que se puede aplicar este sistema?

–En todos los ámbitos. De hecho yo lo he aplicado con adultos mayores que han tenido enfermedades de parkinson, principios de demencia senil, alzheimer, con resultados que uno podría decir milagrosos. Se aplica a los adolescentes también, ahora voy al colegio Entre aguas de Llico, que es pionero en Chile porque una localidad tan aislada y  de bajo recurso  se ha interesado en introducir este desarrollo integral  del alumno a través de la creatividad hay que destacarlo.  Se trabaja con las cuatro inteligencias que ya comenté. El año pasado fue implementado, trabajando con 60 adolescentes de 2º, 3º, y 4º medio. También hubo encuentros con padres y apoderados que hicieron biomovimiento y algunos profesores que participaron.

Esta vez voy a lo mismo y ahora tenemos taller de creatividad para los niños de kinder y prekinder, adolescentes, o sea, el colegio completo. Yo creo que puede ser un cambio, una herramienta muy buena que pueden incluir los profesores en la educación. De hecho, en España, ya Montessori Canela marca la diferencia con otros Montessori, porque incluyó en su programa de formación, máster y postgrado las neurociencias a la educación y el sistema movimiento integrador. Primero como parte del proceso personal del profesor se plantea. Yo soy una convencida que no se puede producir ningún cambio a partir del nivel de conciencia que tenemos.  Ya lo dijo Einstein: no podemos ver un problema con el mismo nivel de conciencia que ha sido creado. Eso está claro. Y no sólo eso, además, ya está saliendo el sistema aplicado a los niños, porque ellos ya hicieron una escuela de niños Montessori en Madrid y yo preparé a una de las profesoras con mi sistema, entonces, hay una sala anexa -que se llama Espacio de la creatividad- donde el niño se aburre o no quiere estar ahí, él decide y se va a esa sala.

En Uruguay, con una chica que tiene un espacio precioso implementamos el mismo programa y ella lo va a presentar al Ministerio de Educación o a colegios particulares, para compensar este desnivel que tenemos en la educación tradicional, que es grave. Puro cerebro izquierdo, cognitivo y no sólo eso, exitista, que te obliga a un rendimiento que lleva al alumno a un grado de estrés espantoso, que lo lleva al suicidio en casos extremos.

Para mentes rígidas ¿es posible la expansión? ¿de qué manera?

–Si por alguna luz, por algún flash, se dan cuenta de que su mente es rígida y quisieran flexibilizarla, es posible. Pero generalmente una mente rígida no se da cuenta, no tiene idea que sus estructuras están completamente anquilosadas. Y es peor, cree que el medio externo está equivocado. Y que él está en lo correcto. Pero hay algunas personas que logran, después de algunas terapias, a los 20 años de terapia, SAT o lo que sea, darse cuenta de que en realidad tienen una mente rígida.

Y sí, es posible. Y ¿sabes cómo? A través del movimiento. A través del movimiento pueden llegar a flexibilizar su mente, aumentar su neuroplasticidad. Imagínate un tipo rígido, de cuello y corbata que está ahí, encasillado en sus esquemas viejos y sus neuronas completamente rígidas. De partida si lo mandas a tirarse al suelo y a sentirse una neurona, imagínate el shock que puede ser para ese cuerpo, y a descender y arrastrarse por el suelo como neurona que está saliendo del giro dentado del hipocampo al lugar donde le tocó ser. Ya ahí empieza la flexibilidad del cuerpo y de la mente. Pero sí, todo es posible. Es cuestión de darle permiso a la mente primero. No hay otra.

¿Qué práctica crees tú que deberíamos hacer a diario para estar presentes y atender a nuestro cuerpo?

–Bueno, para estar presente, es muy simple, es sencillamente darse cuenta de que estamos dentro de un cuerpo. Es tan bonito decir: yo estoy dentro de este cuerpo. Empiezas a tener conciencia y en el fondo, cuando tienes esa conciencia, sucede un proceso fantástico que es decir: Pero claro, yo vivo en este cuerpo. Que cuando yo voy a la oficina, no llegue como un autómata, como un robot, sino que preguntarse ¿quién llegó a esta oficina y se sentó en este escritorio? Ah, soy yo.

Y después las prácticas conocidas como atender a la respiración. Que es otra cosa muy simple. Atiende a tu respiración, sin juzgarla, sin decir no. Fíjate cómo entra el aire, mira cómo te nutre y fíjate lo que significa respirar, la belleza de respirar. Sólo piensa en el respirar y te vas a volver más consciente.

¿Cómo es tu rutina diaria de autocuidado?

–La palabra autocuidado me suena súper curiosa porque yo nunca me lo he planteado así. Como que me tengo que auto cuidar. Mi rutina diaria es que yo amanezco y sabes que de verdad me siento feliz por estar viva. Y más encima que estoy viva, tengo un cuerpo que se mueve y que se mueve bastante bien. Y después cuando ya estoy desayunando, respiro y digo, pero qué fantástico, ¿qué me va a deparar la vida hoy?  En general, yo amanezco a las 5 de la mañana. Cuando no tengo mucho que hacer, bajo a mi espacio mental, que es real, lo construí y tengo unas telas aéreas, y vuelo, porque me hace muy bien volar. Luego desciendo, me voy a la tierra a trabajar con la pared para alinear mi espalda. Y luego, entro en mi cuadrado de luz, que he construido y hago ejercicios mentales. Esa rutina más o menos dura dos horas, que va combinando trabajo físico y mental.  A las 7 me ducho, a las 8 desayuno y me voy al computador donde generalmente trato de estar de pie. Cada 45 minutos tengo un despertador de la conciencia instalado, no necesariamente un reloj que suena, pero me tomo tiempo cada 45 minutos. Hago paro de mano y sigo trabajando. 45 minutos más y hago unos split. 45 minutos y tomo unas pesitas y fortalezco la musculatura de los brazos, porque como ya soy una mujer que va a cumplir 32 años por segunda vez, entonces se pierde mucha masa muscular. Y como yo creo en la influencia recíproca cuerpo y mente, si pierdo masa muscular, pierdo fuerza mental. Ojo que no quiero decir con esto  que cada persona que vaya a levantar pesas como loco se va a volver potente en fortaleza mental. Sólo si hace la conexión. Si no hace la conexión se va a quedar como cabeza de músculo, levantando para siempre cien kilos. Pero si hace la conexión, va a entender.

 

Comenta desde Facebook

Comentarios