Las ruinas de Carlos Peirano

patioidealintro_3

Dichato

Carlos Peirano es un tipo inquieto. Entre muchas cosas, lo hemos visto haciendo exposiciones con collages, recitando poesía, tocando con su proyecto musical La Venda Sexy, escribiendo reflexiones viscerales, armando pequeñas fiestas electrónicas, haciendo quebrar un restaurant y ahora último, sacando un libro titulado “El Patio Ideal”.

Este texto lo comenzó en un viejo parque de diversiones en Santiago, un lugar que retrataba a un Chile en miniatura durante la dictadura y que ahora está en ruinas.

Este libro luego fue nutriéndose de un viaje al sur y con el diario vivir de Peirano en Valpo.

En esta entrevista express, parte del patio ideal de Carlos Peirano.

Por Óscar Aspillaga

¿De qué se trata “Un Patio Ideal”?

Es un libro de fotografía. Una especie de catastro, si se quiere. Un libro que me gusta pensar que podría inscribirse en la tradición de la literatura fantástica o de viajes. Es un trabajo sobre ruinas modernas, aunque suene pretencioso.

¿En qué momento te diste cuenta que podías hacer un libro con las fotos que estabas sacando?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Carnicería Esperanza, Valparaíso

Luego de visitar las ruinas de lo que fue el parque temático Mundo Mágico en Santiago. Y, posteriormente, del viaje que realizamos con la fotógrafa Scarlett Segura al sur de Chile. Ahí comenzó, cómo decirlo, a cuajar nuestra experiencia de viaje y aquello que retratábamos: viviendas destruidas, teatros y hoteles abandonados, graderías de pequeños clubes deportivos, etc.

En el libro hay unas fotos de algunos lugares abandonados de Valparaíso y de Mundo Mágico, ¿por qué elegiste en particular esos lugares?

No los elegí. Yo vivo en Valparaíso y evito la locomoción colectiva, entonces estoy obligado a andar caminando y eso me permitió acercarme a estos baldíos o como quieras llamarlos. Lo que más me llamaba la atención es que algunos de estos lugares estaban en el centro de la ciudad, eran como una periferia parcelada, no sé. Había algo ahí que podía ligarse a una poética de los espacios, de los espacios tachados dentro del entramado urbano. Lo de Mundo Mágico fue distinto. Ahí había una intención por retratar estas ruinas de un Chile en miniatura, el Chile de la dictadura y la transición: otro baldío, pero a escala nacional, que nos proporcionó el marco para la obra.

Trabajas con la editorial independiente Vortex, ¿cómo es el sacar un libro desde la autogestión?

patioidealintro1

Temuco

No sé, para mí es natural estar fuera del circuito comercial de las grandes editoriales. Yo escribo poesía. Este libro es distinto, evidentemente, pero es parte de un mismo plan de trabajo. No hago distinción entre lo que realizo: sea una obra objetual, una intervención o una fotografía. Confié en un editor joven, Gerhardt Rubio Swaneck, con quien sostuvimos varias reuniones antes de comenzar a editar los textos y las imágenes y me parece que realizó un gran trabajo. Es una edición de sólo 50 ejemplares, algo que me acomoda. Tengo la gran posibilidad de hacer lo que quiera y eso puede estar ligado a lo de la independencia, que siempre es relativa, o a la autogestión, no lo sé.

Comenta desde Facebook

Comentarios