La ciudad soundtrificada

Conversamos con la artista e investigadora María Andueza (España), invitada al Festival de Arte Sonoro Tsonami, quién estará dictando junto al arquitecto José Llano (Chile) un seminario práctico bajo la premisa de la “soundtrification” o cómo la gentrificación afecta a la capa sonora de las ciudades. Además, ofrecerá un taller donde, tomando como inspiración la obra de Cildo Meireles, “Inserciones en circuitos ideológicos”, trabajarán la apertura de esos espacios de acción en la virtualidad, atemporal y deslocalizada del podcast “La Radio Inventada” del Centro Cultural de España en Santiago.

 

transferencia

Por Alejandra Delgado

Dentro de las prácticas artísticas contemporáneas ¿qué espacio crees tú que tiene el arte sonoro?

-La creación sonora si bien era algo que en un inicio podíamos situar al margen de las prácticas contemporáneas, algo que se incrustaba en una burbuja, pues creo que de unos años a esta parte esa burbuja ha explosionado y hoy el arte sonoro y la creación sonora están presenten en todas las prácticas artísticas. Lo interesante y rico de la creación sonora es que podemos abordarla, estudiarla o aproximarnos a ella desde todas las disciplinas: el video arte, la instalación, la performance, la poesía sonora, incluso también desde aproximaciones que en un inicio quizás no son artísticas y que se trabajan desde lo artístico. Aquí me estoy refiriendo a proyectos que están más cercanos a la arquitectura o a la sociología pero que utilizan herramientas de la creación sonora como medio para trabajar esos otros ámbitos de estudios y aproximación a realidades contextuales.

En ese sentido, ¿cómo observas los cambios de paradigma en la creación sonora?

-Inicialmente la creación sonora era algo que estaba muy vinculado a la música, hoy en día lo está, por supuesto, pero no sólo a ella. Hay artistas que no necesariamente tienen conocimientos musicales y están usando lo sonoro como un recurso con el que todos trabajamos porque todos oímos, y las personas que no pueden escuchar nacen con una relación muy íntima con lo sonoro a través de las vibraciones o lo visual. Ese vínculo entre lo visual y lo sonoro se está trabajando cada vez de manera más interesante. Al principio parecía que lo sonoro acompañaba lo visual, hoy en día lo sonoro y lo visual están encontrando lugares comunes con los que trabajar. Entonces creo que hay cambios y transiciones que le van haciendo cada vez más ricos en posibilidades.

¿Qué aportan las instalaciones sonoras al espacio público y a las dinámicas urbanas?

-Pues ahí me parece muy interesante que, trabajar el sonido desde las prácticas artísticas en términos de poética, de inserciones dentro de un contexto urbano, nos permite tener herramientas para visualizar procesos que tienen lugar en el espacio público, que pueden ser como el que está trabajando Festival Tsonami este año de manera intensa: la gentifricación. Cómo de repente, a través de la creación sonora, se pueden visibilizar procesos que quizás a los ojos del ciudadano inserto en un espacio pasan más desapercibidos, cómo una acción puede llamar la atención de algo que puede estar pasando en el espacio público o cómo puede hacer también que el ciudadano se organice de otro modo en relación a otros criterios, por ejemplo, los de insertar un sonido en semáforos para no videntes, como lo está haciendo Félix Blume. Cómo se puede hacer que con esos recursos la ciudad gane en otras lecturas, y en otras poéticas, por ejemplo como moverse por el espacio público. Ese sonido va a formar parte de ese paisaje sonoro de la ciudad.

¿Crees que el ciudadano se conecta con la escucha?

-Inevitablemente nos conectamos con la escucha, pero queda relegada a un segundo plano porque vamos pensando y atravesando el espacio con un objetivo. Por ejemplo, vas de la casa al punto de trabajo, y vas con esa idea en la cabeza y te olvidas de todo lo que suena, pero si quitaran todos esos sonidos de la ciudad sería muy raro moverse en el espacio público. Creo entonces que sí estamos conectados, pero no de forma muy consciente. En ese sentido creo que una instalación en el espacio público puede hacer que el ciudadano conecte con un sonido nuevo, nos puede hacer conscientes de que estamos en un espacio en que las cosas suenan, que pueda hacer como sacar momentáneamente al ciudadano de su propio mundo para conectarle con todo un contexto a través o gracias a un sonido. El arte sonoro puede lograr atrapar a los ciudadanos para hacerles partícipes de los espacios sonoros en el contexto urbano, y de lo que significa.

 A propósito del tema de esta edición de Tsonami, ¿cómo crees tú que suenan los procesos de transformación urbana?

-Yo creo que, por ejemplo, lo que hace la gentrificación es sustituir unos sonidos por otros y meter sonidos que son muy globales, sonidos que yo puedo estar escuchando en Madrid ahora, quizás se pueden estar escuchando también en Valparaíso. La gentrificación tiene esa parte importante de comerse los sonidos propios de un espacio para poner otros que son más impersonales de esos espacios. Me parece que al pensar en la gentrificación en todas esas sonoridades que aparecen, somos muy críticos con ellas. Hay que pensar también qué sonoridades son evitables, las que realmente son una imposición en el espacio, y cuáles son pues de algún modo un desarrollo de los espacios. No podemos intentar que los espacios no se modifiquen pues que se van a modificar porque somos seres vivos en constante transformación, pero ¿hasta qué punto se debe transformar esas sonoridades? Hay algunas que son demasiado potentes, que se comen a otras ¿cómo pueden convivir las nuevas sonoridades con los paisajes sonoros que son más propios, más tradicionales? Ahí está el diálogo interesante. No es malo que aparezcan nuevas sonoridades, pero lo que sí es problemático es que estas nuevas sonoridades eliminen todas las demás o muchas de las demás.


EN TSONAMI

bannertsonami-ljm

Inserciones sonoras en circuitos metropolitanos 
8 al 9 de diciembre | 10:00 a 14:00 hrs
Centro Cultural de España
La performance como disciplina incluye gran variedad de posibles actividades que incorporan el elemento sonoro y generan, cuando se desarrollan en los espacios públicos, una capa de significado adicional que se puede abordar desde la doble vertiente de lo artístico y lo social. Interpretaciones orales de textos, mini-discursos públicos, acciones de carácter más teatral, conversaciones o entrevistas son algunos de los recursos que se ponen sobre la mesa en este taller para pensar el impacto de las acciones sonoras en la ciudad. Tomando como inspiración la obra de Cildo Meireles, Inserciones en circuitos ideológicos, trabajaremos además la apertura de esos espacios de acción en la virtualidad, atemporal y deslocalizada del podcast La Radio Inventada del Centro Cultural de España en Santiago.

Augmented Spatiality: Acciones sonoras en la ciudad gentrificada | María Andueza (España), José Llano (Chile)
3 al 5 de diciembre | 10:00 a 17:00
Biblioteca PCdV
Este seminario práctico trabaja la acción sonora como herramienta de investigación en el espacio público. Centrando la atención en el proceso de gentrificación por el que atraviesa Valparaíso, abordaremos la potencialidad del sonido para reflexionar críticamente en torno al espacio público y los procesos que intervienen en él. Un grupo de artistas, investigadores e interesados de diferentes perfiles, seleccionados a través de una convocatoria abierta, llevarán a cabo acciones colectivas en diferentes áreas de la ciudad. En una fase posterior, las experiencias y datos recabados se van a trabajar en un taller dirigido por María Andueza y José Llano (co-director de CRAC) con el objetivo de que todos los materiales y las acciones sonoras se organicen de forma grupal como resultados de esta investigación.

+ info en www.tsonami.cl 


María Andueza

Maria-AnduezaArtista e investigadora. Doctora por la Universidad Complutense de Madrid donde realizó una tesis sobre instalaciones sonoras en el espacio público con el propósito de contextualizar este ámbito de la creación contemporánea dentro de los discursos y la creación artística del siglo XX. En la actualidad está dedicada a proyectos de educación, difusión y creación. Trabaja como profesora en la Universidad Internacional de la Rioja y en la producción y edición de contenidos para la radio del Museo Reina Sofía. Diseña e imparte además talleres sobre creación sonora, audiovisual e interactividad con Abelardo Gil-Fournier, una labor en la que abordan el acceso a las tecnologías y el desarrollo de aplicaciones interactivas desde un planteamiento crítico y creativo.

 

 

Comenta desde Facebook

Comentarios