“La Burrada” de Teatro Turba según su director

burradaintroConversamos con Felipe Díaz Galarce sobre la pieza que recientemente presentó Teatro Turba en la sala de la UPLA y que él dirigió. Teníamos uns cúantas preguntas luego de haberla visto. Y esto es lo que Felipe nos contó:

¿Qué lugar ocupa la enfermedad y el contagio en la obra?

El concepto de enfermedad lo abordamos desde una perspectiva que indaga en el síntoma, una manifestación del comportamiento del ser humano y su entorno. Es decir la puesta en escena responde a una seríe de elementos relacionados al concepto, los cuales van desde los parámetros de la ciencia oficial a la holística. La enfermedad es la metáfora trasversal de la puesta en escena, una manifestación del comportamiento del ser humano, su entorno y su relación con la muerte. El síntoma visto como una expresión del sentido de supervivencia en crisis, más allá de la pobreza material de la cual ni los personajes reclaman. El hecho de que en este precario hogar de la periferia de una ciudad habite una ciega, un esquizofrénico, un paralitico y una viuda, permite considerar otras formas de percibir la existencia, simbolizando las relaciones afectivas entre ellos y metaforizando su relación con el contexto social contemporáneo, ampliando la reflexión acerca del sentido de supervivencia: deseo, marginalidad, solidaridad, amor, sexualidad y moral son los temas  que se abordan.

Se alude al pastilleo, ¿desde cuándo tenemos esa costumbre, qué creen que encubre?

Gripe y las pastillas. Hegemonía y marginalidad. La medicina avalada por la ciencia oficial, con sus métodos de investigación para la creación de nuevas bacterias (no hay que olvidar que los que están a cargo de laboratorios Bayer son los mismos encargados de los centros de exterminio nazi durante la Segunda Guerra Mundial, en donde las investigaciones se hicieron con prisioneros), junto con la colaboración de los medios de comunicación oficiales son el más macabro negocio existente hoy en día ya que, por una parte deriva en otros nuevos negocios, como la industria alimenticia, las cuales tienen multimillonarias ganancias a costa de una supuesta idea de bienestar de la salud, el cual hoy incluye la imagen y la belleza, sumado al miedo a la muerte generado por el estado hegemónico mundial, el cual se ha servido de la del cristianismo bárbaro para borrar de la faz de la tierra todo el conocimiento de los pueblos originarios y su cosmovisión para preservar la existencia.

¿Qué hay con la extranjería a la que aluden los personajes?

El gobierno de Chile a través de sus políticas y el control de gran parte de los medios de comunicación ha montado una imagen de país de grandes oportunidades hacia el extranjero, generando un proceso de migración en alza. Si bien puede que haya empleos,  estos son de pésimas condiciones: su naturaleza, jornadas extensas, bajos salarios, etc. El Estado tiene condenados a la gran mayoría a vivir para trabajar, el modelo educativo está diseñado para crear empleados que busquen la felicidad en la obtención de cosas, transformando el deseo del individuo en ansiedad, creando un círculo vicioso de dependencia que impida el autoconocimiento y la autonomía social. La idea matriz de la política del Estado chileno (creada en dictadura), en donde sus líderes son los mayores empresarios del país, es apabullar la creatividad que esté al servicio de valores que impulsen la convivencia en comunidad, de la educación del individuo en conciencia con su entorno, de prácticas que promuevan una mejor de calidad de vida para la sociedad, de revisar que se entiende por calidad de vida, todo en coherencia a las capacidades de cada persona. Se trata de atender las causas no solo las consecuencias, no solo el síntoma. El hecho de que se hable de pobreza y marginalidad a partir de extranjeros enriquece la visión ya que supone un problema de continente, una política económica  al servicio de otros. Por otro lado se distingue de esa reflexión que surge a partir de una crónica roja de la prensa amarillista, sino que funciona como distanciamiento para hablar del estado de la sociedad chilena más allá del lloriqueo del pobre huacho chileno que nunca pudo elegir que haría con su vida, del cual cada año tenemos una gran noticia de sangre. La diferencia está en que estos extranjeros decidieron vivir juntos en Chile, al igual que muchos de nosotros.
El personaje de Doroti y su acento, ¿es una referencia al emigrante, al extranjero?

Se propone una distinción en el acento de ella con el fin de resaltar su origen africano, no como Abril y Baltazar que por su acento parecen ser chilenos, y si lo son, pero sus padres vivieron en Perú y Bolivia, o en cualquier parte de Sudamñérica donde el mestizaje de españoles, ingleses, franceses etc…trasformó las razas originarias. Y aunque el Quieto pueda ser chileno, cuando descubrimos su acento al pararse de su sillón, cuando todos están dormidos, como si ellos soñaran con él, no que da claro si es cierto que pudo pararse y hablarnos, o fue una voz sublime que buscaba provocar en el publico una identificación y un reconociemiento, ya que el Quieto es un reflejo de la condición que posee el público también, entonces cuando se para y habla habla como nosotros, o como “chileno”, funciona como si el público se parara o cualquier persona en su vida diaria se levantara y dijera por qué mierda se cansó de caminar en busca de su identidad en un mundo tan horrible que se hizo el parapléjico apelando al amor de la”africana”.

Comenta desde Facebook

Comentarios