La belleza en las penumbras de la Querencia

“Querencia” es una obra que pone en escena a una ex pareja que se bate en un duelo de palabras y egos, ella una afamada actriz y él un crítico teatral. La puesta es una producción del Departamento de Artes Escénicas de la UPLA  fue estrenada en noviembre pasado y vuelve al escenario de Sala UPLA el viernes 10, sábado 11 y domingo 12 de abril.

Por Francisca Santis

La adaptación chilena del texto español de Paco Zarzoso, bajo la dirección de Giulio Ferretto, destaca por la precisión y simpleza de la puesta escénica. Sin duda la dirección, centrada en el desempeño actoral, logra dar un sentido transversal al escrito extranjero, privilegiando el desplazamiento emocional de los personajes dentro de la obra.

La anécdota es sencilla; una aclamada actriz que va al encuentro de su ex marido, un crítico de teatro, en la que fuera la casa de ambos, ahora una vacía edificación. Ella, que ha estado encarnando durante meses a Medea con éxito internacional, acude a reclamarle por qué no ha escrito sobre su brillante actuación. En adelante la discusión se adentra en el pasado, en el vínculo de ambos y en el hijo, el niño que ninguno ha podido acoger afectivamente.

Así sucesivamente, la excusa inicial, de este perspicaz texto, va desnudando las debilidades e incapacidades pasionales de los personajes: la soledad, los viejos dolores y la violencia que arrastra una ruptura matrimonial que ninguno ha superado. Cada cual desde su vereda, por una parte, la fama exacerbada de ella, y por otra, la decadencia alcohólica de él, en ese abismo se desnuda a retazos la subyacente minusvalía trágica que los aqueja: la contradicción entre el amor y al mismo tiempo la incapacidad de amar, como dos caras de una misma moneda. Esa es la Querencia que los une y los reencuentra.

Las actuaciones de Nelly Carrasco y Alberto Zeiss lucen en el minimalismo escenográfico, con un extraño realismo, humor negro, buen ritmo e intensidad, los intérpretes sostienen de principio a fin lo que se podría denominar como una “obra de texto”, por tanto, son los responsables meritorios de este trabajo que atrae, emociona y traspasa.

Sin embargo, la organicidad de Zeiss, y su certera relación con el tempo del espectador, hace evidente su mayor trayectoria teatral. Carrasco se desenvuelve con fuerza, pero no explota todo cuánto hay en sus silencios y en la fragilidad oculta de la Medea que encarna, entendiendo que personifica a una actriz que por naturaleza se teatraliza a sí misma, se excede un tanto en la voz impostada; todos estos detalles mínimos que corregirá sin duda el propio rodaje.

querencia 2

El montaje de Ferretto sintetiza su elegancia como director; esteta y apasionado por la semántica, dispone como escenografía una alta y metálica estructura donde los cuerpos parecen disminuir en el vacio de los muros de hojalata. Vestuarios impecables, sólo utilería indispensable, iluminación y sonoridad, todos límpidos para una atmosfera que se distingue está administrada detalle a detalle.

Hay vacíos sin duda, momentos de oscuridad que seccionan la obra, pero que no entregan mayor información o sensación. El trabajo sonoro, que hace ya tiempo el director encarga a Cristián Antoncich, intensifica como suaviza, cual brisa misteriosa dentro del bullente curso de los hechos, se entrelaza a la perfección con el diseño lumínico. Una única estrofa cantada, que surgió desde el ensayo y terminó por ser un acierto estremecedor.

Querencia es una travesía a la soledad, a la nostalgia, pero sin falta de humor y candencia. Es un montaje que pone belleza ante la mirada y opresiona la afectividad. He allí el romanticismo prístino –sin cliché alguno-  de hermosear las penumbras de los personajes, el romanticismo de agraciar la soledad, de observar con garbo la congoja y de ofrecer al espectador un mórbido  espejo.

Más allá de los comentarios críticos, certeros o no, espero se haga válida al lector la invitación de vivir la experiencia de Querencia  en cuanto sea remontada, por sobre los gustos personales han de encontrarse con un montaje cuya limpieza y certitud se agradece.

QUERENCIA

Dramaturgia: Paco Zarzoso
Dirección: Giulio Ferretto
Asistente de Dirección: Francisco Rojas
Interpretación: Nelly Carrasco y Alberto Zeiss

Música: Cristian Antoncich

Fotografía: Nelson Campos
Producción General: Departamento de Artes Escénicas

Sala de Arte Escénico UPLA

Viernes 10, sábado 11 a las 20.00 horas/ Domingo 12 a las 19:00 horas

$3.000 General
$2.000 Estudiantes y tercera edad
$2.000 Entrada general días domingos
2×1 Comunidad UPLA (estudiantes y funcionarios)

Reservas: www.salateatroupla.cl

Comenta desde Facebook

Comentarios