La aperrada trayectoria de Malabicirco

Formada en 2003, la compañía porteña circense Malabicirco está compuesta hoy por siete integrantes. Acá sus fundadores Javier Morales y Wladimir Velásquez, nos relatan una biografía no exenta de problemas pero motivada por una pasión: la del amor por el circo. Este 2014 pretenden instalar su carpa en algún lugar de Valparaíso para que la tradición del circo no se pierda. Esa que instaló el primer circo internacional que arribó al país en 1827, el circo “Bogardus”.

Este fin de semana desde las 18:00 horas en el mítico Teatro Mauri dan inicio a la “gran previa” del VI Encuentro Día Mundial del Malabarista con dos grandes espectáculos de primer nivel.

Por Javier Morales y Wladimir Velásquez

AFICHEPartimos haciendo “semáforos” una actividad que a fines de los 90’s era bastante llamativa e innovadora para el público automovilista. Los ingresos recaudados sirvieron para cubrir nuestros estudios universitarios. El semáforo fue la mejor vitrina y una gran experiencia de vida. Así conocimos al director de deportes de la PUCV, quien nos contrató para una bienvenida de novatos en el 2003. Decidimos entonces formar Malabicirco, que en un primer instante estaba formado por tres músicos y tres artistas de circo. En el año 2004 estrenamos nuestro primer espectáculo “Una Hora en las Nubes” en el Teatro Mauri que se transformó en nuestro centro de operaciones. Así comenzamos a realizar múltiples espectáculos y giras por colegios y universidades de la región, ganándonos la simpatía del segmento juvenil.

En 2006 debemos tomar una de las decisiones más importantes de nuestra carrera: continuar con el circo como opción de vida y profesión, o dar un paso al costado y ejercer nuestras carreras universitarias. El amor por lo que hacemos fue mucho más fuertes así es que optamos por el circo, lo que se transformaría en nuestro “templo” de vida, contra viento y marea, ya que dedicarse a esta actividad en Chile es casi un acto de heroísmo, por que debes saber que nada va a ser fácil. No tienes salud digna (pública), debes ser manager, productor, director, libretista, técnico y artista, y literalmente debes dejar los pies en la calle en busca de oportunidades y de recursos que te permitan estar con una puesta de escena activa e innovadora.

Parte de la idiosincrasia criolla, es creer que los artistas deben ir gratis a todo, y vivir de los aplausos. Ha sido un trabajo de años lograr que paguen lo que se debe por un espectáculo. Es difícil, ya que hay temporadas buenas y temporadas muy bajas, sobre todo en los meses de invierno.

Una gran diferencia entre los artistas europeos y los chilenos, es que el artista europeo crea y entrena con la cabeza y corazón, mientras el artista nacional crea y entrena con la cabeza, corazón y estómago, en alusión a la búsqueda de recursos para subsistir.

A pesar de todas las adversidades, Malabicirco logra estar presente en diversas instancias originadas por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, entre ellas Carnavales Culturales del 2006 y 2007, fiestas de Chile más Cultura entre otras.

En el año 2007 con algunos cambios de integrantes creamos nuestro segundo espectáculo “Retros”.

Ese año, por falta de recursos y de costos, debemos dejar de trabajar con música en vivo, compactando el grupo (es mucho menos probable que contraten un espectáculo compuesto por 8 personas a uno compuesto por 4, por una cuestión de tarifas en torno al recurso humano).

En 2008 decidimos dar un gran paso, iniciar nuestra primera gira por festivales europeos. Comienzamos en Suecia, dónde realizamos 8 festivales por ciudades tales como Estocolmo, Upssala y Eskiltuna, y finalizamos en Alemania dónde hicimos 6 festivales entre Hamburgo y Berlín.

Malabicirco (10)Al regresar a Chile, después de 6 meses, realizamos un orden estructural en Malabicirco, se designan tareas y cargos. Unos a cargo de la gestión, otros a cargo de lo técnico y montaje y otros a cargo de la creación.

En 2009 nos convertimos en la primera compañía de circo en llegar a Rapa Nui, realizando funciones en todos los establecimientos educacionales y una gran función en la plaza Hanga Roa, además de realizar talleres en el Liceo Aldea Tecnológica de la isla. Después de esta experiencia recibimo el premio regional de juventud, entregado por INJUV y Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

En ese año, además decidimos estructurar bien las diferentes labores del grupo divididas en tres aristas, la Compañía de espectáculos orientada a la puesta en escena circense, el Centro Cultural orientado a las actividades comunitarias y la productora de eventos orientada a la producción de eventos corporativos en torno a las artes.

A BENEFICIO

Malabicirco (13)En 2010, tras el terremoto de febrero, nos incorporamos a la caravana de Chile ayuda a Chile, realizando durante varios meses espectáculos en ayuda de los damnificados por el terremoto y brindando alegría en momentos de gran dolor y tristeza.

Sin embargo, durante alrededor de 5 meses la actividad artística nos enfocamos sólo a beneficios viviendo momentos muy difíciles para poder seguir proyectando nuevas puestas en escena. Es en junio de ese año que somos invitados a participar del festival más importante de Escandinavia, “Stockholm Cultural Festival”, festival de las culturas de Estocolmo, un festival de gran envergadura que contrata a Malabicirco para realizar diez espectáculos. Realizamos una adaptación del espectáculo “Una Hora en las Nubes” traducido al inglés. Además, nos presentamos ante la comunidad chilena residente en Estocolmo, realizando shows para alrededor de 5 mil chilenos. Una vez finalizada la gira por Suecia, nos trasladamos a Dinamarca incorporándonos a un circo danés el “Panik Circus”, realizando funciones y talleres en Copenhague.  En esa misma gira somos invitados a presentarnos en Barcelona para celebrar el Bicentenario de Chile ante la comunidad chilena residente en aquella ciudad, teloneando al destacado grupo de rock nacional “Lucybell”.

De regreso al país realizan diferentes espectáculos para “Forum de las Culturas”, “Festival de las Artes 2011” y giras por el sur de Chile, Puerto Williams y Puerto Natales.

En el 2013 creamos nuestro tercer montaje “Circus Future”. Malabicirco, tiene hoy en día dos grandes proyectos: uno es el Encuentro del Día Mundial del Malabarista, que realizamos desde 2009, en el cuál convocamos a la ciudadanía a disfrutar de talleres, competencias y espectáculos circenses, apuntando a buscar la instancia de intercambio y retroalimentación entre nuevas y antiguas generaciones, formar audiencias y profesionalizar el rubro.

Otro gran proyecto es generar un espectáculo que ya está escrito. Se llama “Valparaíso” y consta de un montaje compuesto por 22 personas, pero por falta de recursos no se ha podido concretar.

Hoy vemos con tristeza la cercanía del fin de un ciclo, la venta de lo que consideramos nuestra casa, el mítico Teatro Mauri. Sus dueños han decidido venderlo, los intereses dentro de la familia propietaria son otros, cuando hay una propiedad tan valiosa surgen ambiciones incontenibles, pero el daño y la pérdida al patrimonio porteño es irreparable. El teatro Mauri ha sido durante todo estos años un hospedaje que ha difundido arte y cultura, hoy estamos a punto de perderlo. No obstante, agradecemos a Andrés Carramiña y a su padre Don Eugenio Carramiñana por todo el apoyo  y las oportunidades entregadas a la comunidad artística, las intenciones de ellos siempre han sido las mejores para el desarrollo del arte.

También aprovechamos de dar las gracias a la gente del Parque Cultural de Valparaíso, ya que han facilitado y proporcionado el uso de espacios de la ex cárcel para el desarrollo como artistas y de diferentes propuestas circenses.

Comenta desde Facebook

Comentarios