La anarquista: un ring propuesto por Mamet

En mayo debutó en el Teatro UC “La anarquista”, con dirección de Claudia di Girólamo y las actuaciones de Paulina García y Coca Guazzini. En esta columna Claudio Rodríguez desmenuza este knockout propuesto por Mamet

La-Anarquista-webPor Claudio Rodríguez E.

Es cierto que muchas veces dejan de importarnos los temas planteados y mas bien nos hipnotizamos con la forma en que se exponen las ideas. “La anarquista” es un relato teatral del conocido dramaturgo, cineasta, escritor y ensayista estadounidense David Mamet,  tan revolucionario como extremadamente conservador que coquetea con un pensamiento de extrema derecha donde pecado y castigo se comparten y donde solo se pone en duda la fe cuando sirve como moneda de cambio a modo de indulgencias y no cuando se hace el ejercicio racional de su propio origen basado en la culpa, la piedad y la redención.

Esta obra es un verdadero debate de ideas, una pelea, un match, un enfrentamiento de estrategias, de clase, de libertad y prisión, de fidelidad y castigo, un ring donde las formas o modos de pelea se ejecutan con la fuerza y ferocidad de los argumentos.

En el ring siempre Kathy y Ane. Por un lado Kathy (en manos de una fría y cerebral interpretación de Paulina García), la anarquista, escritora de un único libro titulado “Nuevo vínculo”. Sus armas: una relectura de las causas de la izquierda convertidas en una nueva idea de cristianos renacidos en el dogma de la fe. Su destino y libertad están en juego. Lleva cumpliendo una condena de 35 años tras haber participado en un asalto a un camión de seguridad y haber dado muerte a dos policías y un guardia.

Por el otro lado, tenemos a Ane (interpretada soberbiamente por Coca Guazzini), la carcelaria de Kathy, una mujer mayor a punto de dejar su carrera de funcionaria. Su principal arma: un profundo conocimiento de la personalidad y razonamiento de Kathy, una memoria exacta y sorpresiva de los dichos de la anarquista.


la_anarquista

En la obra hay claramente tres round donde oficia de juez de cancha un tercer componente puesto por la dirección de Claudia Di Girolamo (una lectura seca, indulgente y soberbia), y presto interés a esta dirección pues es la que lidera el ritmo de cada round hasta dar paso al knockout final, al golpe certero, ya no de Claudia, no de Mamet ni de las contendoras , sino de una estrategia superior; un golpe decisivo dado por el “sistema”.

Los dos primeros encuentros son de fuerza, de estrategias argumentales, de pasión y de incitación al desarrollo del pensamiento, haciendo de las frases verdaderos y fuertes golpes; hiriéndose mutuamente cuando una busca en la otra sus debilidades. Pocos silencios y mucha mente entre texto y texto, entre golpe y golpe.

El tercer round es el certero, el más claro y el más concreto finalmente, aunque no quiero develar el fin de este enfrentamiento, es rápido, oportunista y como poca veces y mas allá de dos brillantes actuaciones y una sólida dirección, el público se va con un debate de ideas en mente.

Un gran golpe de Ane: “He leído vuestros panfletos. No eran una locura de juventud: eran una perversa y maligna herejía”.

Un gran golpe de Kathy: “Ideas más depravadas y violentas que las mías se agitan hoy en las mentes más pacíficas del planeta”.

Mi cuota de violencia a la pelea: el mismo autor tratando de cazar su propia cola.

Juzgue usted mismo , vea “La anarquista” en el Teatro UC hasta al 28 de junio (salvo 14 y 28 de mayo), Miércoles a Sábado a las 20:00 hrs.

FICHA ARTÍSTICA

ELENCO: Paulina García y Coca Guazzini
Dramaturgia: David Mamet • Dirección: Claudia di Girólamo • Asistencia de dirección: Katy Cabezas • Traducción: Milena Grass • Diseño de escenografía e iluminación: Karl Heinz Sateler • Diseño de vestuario: Pablo Nuñez • Realización de vestuario: José Vergara • Realización de escenografía: Teatro UC • Música original: Miguel Miranda •Ilustración piezas gráficas: Roberto Contador • Diseño piezas gráficas: Gerardo Rivera • Cuadernillo de Mediación: Amalá Saint-Pierre •  Producción: Katy Cabezas •Producción Teatro UC: Javier Ubilla.

 

Comenta desde Facebook

Comentarios