Juego de sangre

Balmaceda Arte Joven
juegosangreintroTercer Ejercicio

Caminar a orillas de estantes llenos, es un placer antiguo, pero no por eso debemos olvidarlo. El sistema cultural, nos está obligando relegar el objeto de papel y volcarnos a los bits. Por esto, pareciera que los actores que gravitan en la biblioteca sospechan del caminante, pues el papel se torna caro por el desuso y el valor de colección que poco a poco toman los volúmenes roñosos.

Por Gabriel Ribet

Esta es la justificación que encuentro a la sospecha que gatilla la búsqueda-sin-objetivo-claro del deambular buscando títulos atrayentes, contraportadas llamativas, autores-no-conocidos, bonitas portadas, o que se yo que cosa que impulse tomar un libro de la estantería.

Para este tercer ejercicio, me tomé 20 minutos. Caminé detenidamente, con tres o cuatro libros bajo el brazo, sentándome para sopesar las posibilidades. Tres veces me siguieron los seres de lentes y plumeros, tres veces cada uno del par tras el mesón. Quizás me escondía a propósito entre estantes, sacándolos de su rutina de quita y pon de las alarmas. Una relación basada en desconfianzas: ellos detenidos en mi mochila, y yo preguntándome por el excedente de tiempo muerto que sus responsabilidades tienen.

Pero, desprejuiciémonos, por ejemplo hoy… me hicieron una ‘paleteá’. Pero esa, queda entre nosotros. Relacionémonos con estos ‘caseros’, más vale tenerlos de nuestro lado… al fin y al cabo son los únicos guardianes de un objeto cultural relegado a las sombras y las humedades del tiempo.

Reflexión en torno a CH-863 POB 1973

Una de las ‘gracias’  de un clásico, es que su mensaje trasciende los tiempos y las sensibilidades epocales, que son más que un constructo estético, pues  se pueden leer en cualquier tiempo-espacio y ser recibido sin mayores contratiempos.

A este mérito podemos agregarle la capacidad de abrir posibles reescrituras de excelente calidad. Hernán Poblete utiliza esta puerta abierta, entra y lo hace maravillosamente (realistamente, para ser más rigurosos).

Esta novela, es la reescritura de La Ilíada, solo que con un verosímil realista, con un fondo porteño (si, de nuestro puerto) y transpuesto al mundo del hampa.

Todo comienza con el rapto/captura/seducción de Elenita a manos del Futre, quien fuera esposa del Manolo. Ella cuñada del jefe y él (Futre) hijo del viejo, ambos contrabandista, el primero oficia en el mar y la caleta, mientras el segundo comanda el campo y la cordillera. Estos mantenían cierta ‘asociación’ (manipulada y guiada por la organización que dirigía Máximo) que se rompe tras el suceso ‘adulteril’.

De ahí en adelante comienza una batalla silenciosa, protegida por la noche: cuchillos, chancho en bolsa, puñetes, redadas, asesinatos ‘maleteros’,  y demases patanerías… como modus operandi. Una batalla muy difícil de ganar, al menos que los poderosos miembros de la organización se inclinen por unos u otros.

Usted dirá: “¡Ah! Pero es igual a La Ilíada, que fome, para eso leo el original.”

Pero no, no es una copia, pues la transposición realizada no es solo al paisaje y el oficio de sus personajes, sino que se hace cargo de realidades distintas. Ofrece el mismo conflicto a distintos sujetos, y su resolución no pasa solo por si Ulises es de Ítaca o de Chiloé o si Tetis es una diosa o una puta, muy por el contrario, es la psicología y la mochila de experiencias lo que deviene en acción.

Quizás, si no fuese explicita la cita no sería la excelente novela que es, pero repensar los personajes y los resultados de este clásico no es tarea fácil, y Poblete tuvo un resultado interesante e inteligente.

En lo personal, el momento de más alta complejidad era la muerte de Patroclo/Patricio, mantener el verosímil y no traicionar la novela era primordial. Excelente resolución…

“-Usted me va a encontrar donde quiera, don Héctor. Ahora mismo, si ese es su gusto, y me daría harta pena matarlo, porque yo se que usted es buena persona.

-Nadie habla de matar. Guarda el cuchillo.

-Usted primero, don Héctor. Y si usted no habla de matar, yo claro que hablo. No a usted, con usted no es la cosa. Pero no le garanto que si encuentro al hijo de puta de su hermanito el Futre, no lo he de dejar partido en cuatro en menos que canta un gallo.” (173

Recurso: Monografía
Código Pedido: Ch863  POB  1973
Autor: Poblete Varas, Hernán.
Título: Juego de sangre.
Edición: Pineda Libros; Santiago; Chile. 2a. ed.
Características: 233 p. Libro en Español.
Temas: LITERATURA CHILENA. NOVELAS CHILENAS.

Comenta desde Facebook

Comentarios