“Güasa… pero no lesa”

campointroPor Sylke Springer

Soy guasa de campo, nacía y criá en Olmué
Me gusta andare a caballo, tomar mate, vino y té.
Por la mañana al levantarme me gusta respirar el viento
Y por la tarde al acostarme aislar con manto al frío invierno.

Es por eso que en esta ocasión
Siendo pueblerina de la calle Mariana de Osorio
Les quiero regalar el sol
Que se hace de sonrisas y no se compra en el Emporio.

Les regalo también el cerrito de al lado
Bien redondito y jocoso
Con una vaquita pastando y un perrito meando
Pa’ marcar territorio.

El riachuelo que se forma por la tierra inundada
También se los regalo
Como la flor que crece dentro
De esta guasa apasionada.

Les convido el amanecer naciente del Cerro la Campana
Que planea frente al Roble la lluvia granizada.
Los caballos que pastando, se comen las malezas
Ayudan a la tierra y ¡con su guano dan fortaleza!

Hablando de potrillos
Ayer me encontré al Cubillos
En su yegua venía galopando
Venía pasao e’copa
De de un lao a otro tambaleando.

Me dijo “Cómo le va, mijita linda
Venga y móntela no más”
Yo le dije ni cantando me subo a la Edelmira
Ta cansá, prefiero caminar.

Así que me fui a paso lento,
Y en eso ¡no se me cruza un viento!
Era un auto que a ciento veinte,
Me dejo empolvá y embarrá, no les miento.

Estos cuicos nunca han andao a pata pensé
Cero conciencia con la gente provinciana,
Me limpié la pollera y me saqué la rabia
Un rosario de la A a la Z les recé.

Pero seguí mi camino,
Porque tenía que ir a ordeñar a la María Juana
Esa es la vaca de doña Ana,
Que nos da leche por la mañana.

Ahí estaba llorando la pobre awela,
Es que se le había muerto la Luz Estela
Sin su gallina, no tenía huevos
Menos mal que había parío polluelos nuevos.

La cosa es que después de ordeñar a la María
Me di cuenta que se me había pasado el día
Agarré mis cuatro pilchas y me fui pa’ la casa
A tomar once y a hacer unas wenas masas

Don Alberto me llevó en la carretilla
Pasamos a comprar pan y mantequilla
Lo invité a comer pan amasao
Ahí quedó el viejo, de tanto comer reventao.

Y así en el campo, tranquila vivo mi historia
Yo no me cambiaría pa allá donde vive la Gloria
Porque allá existe la envidia, la codicia y la maldad
Esa es la tierra a la que los hombres llaman ciudad.

Comenta desde Facebook

Comentarios