Gabriela Mistral Cuenta Cuentos: El cuento hecho poesía

Por Ángeles Díaz*

Gabriela Mistral, poeta e intelectual chilena, entre los años 1924 y 1928 realizó reescrituras de cuentos clásicos infantiles, con tal de convertir la prosa en verso manteniendo la estructura original. Lo notable de realizar ese trabajo es que consiste en traspasar sentidos a otro tipo de lenguaje, el cual permite la métrica, rima y por ende, sonoridad. Es decir, el cuento pasa a ser canción sin dejar de ser relato, convirtiéndolo en una herramienta de cercanía entre poesía, música e infancia, pues es artesanía pura con las palabras.

Para cantar solo se necesitaría una boca, y las ganas de encantar. Pero los niños, niñas y niñes son exigentes, exigen cierta dulzura y ternura para captar la atención y realmente llegar a un ejercicio de disfrute y goce. De ahí que el lenguaje sonoro y verbal necesite complementarse de lo visual, y en ese cruce las artes escénicas son una respuesta para agruparlo en un todo.

“Gabriela Mistral cuenta cuentos” (2021) es un montaje compuesto de tres relatos de la autora musicalizados por Francisco Sánchez en colaboración Ministerio de las Artes, las Culturas y el Patrimonio (MINCAP);  Tryo Teatro Banda y, por qué no podría ser de otra forma, la Fundación de Orquesta Juveniles e Infantiles (FOJI), entregando un espectáculo protagonizado por jóvenes músicos; lo cual agrega un bello gesto en el sentido político, ya que figura el rol de las juventudes e infancias, convirtiendo la obra en por y para niños y niñas. Así, es posible re encantarse con Blancanieves en la Casa de los Enanos, Caperucita Roja y La Cenicienta

La obra está contada por cuentacuentos, y cada historia tiene un actor distinto. Es una decisión que llama la atención: no se “dramatizan” los cuentos, ni tampoco existe una sola “Gabriela” narrándolos, a excepción de Blancanieves, que es el primer cuento con el que inicia el montaje. Al entrar la actriz a escena, me pareció que vi a Mistral:, entra con un vestido curioso y con mucha dulzura, recordándome a una abuela cariñosa. Pero comienza el acto y su canto es profundo, como de ópera, por lo que se detiene la ilusión de ternura, realzando la solemnidad del momento. Asimismo, mientras avanza la obra, el vestuario funciona como escenografía, ¡hay parches de los enanos en ella! El vestido es la casa de los enanos.

Luego viene el Lobo de Caperucita para el segundo acto, para terminar con Cenicienta en el tercero; en donde el histrionismo, vestuario y juegos musicales son claves para mantener el foco en la obra. Así, estos cuentacuentos son el espectáculo a ver en compañía de la orquesta. De este modo se reúne, como se dijo anteriormente, la palabra (poesía), la música y el teatro. Todo ello cumple con el lenguaje universalizador buscado por Gabriela Mistral, porque para llegar a la infancia y realmente remecerla, se debe evocar todos los lenguajes artísticos posibles.

La entrada y salida de personajes se vio en orden, no se escuchó un acorde desafortunado por parte de las orquestas, por lo que ocurrió una sincronización entre todos los actantes.

La obra fue vista vía streaming desde la ciudad de Quilpué en la región de Valparaíso, a través del Festival de Teatro Juan Rodrigán que se realiza ende la comuna de Quilicura en Santiago en el mes de enero y en donde se presentan las mejores obras del año 2021. Al ser vía no es posible volver a verla en la plataforma, generando la sensación falsa de ir al teatro, pues el espectáculo es inmediato. Me queda entonces la duda si oí todo lo que tenía que escuchar, o si no vi ciertos desperfectos que fueran más allá de la cámara que escoge lo que tenemos que mirar para poder transmitir la obra online.   

* Este texto fue elaborado en el contexto del Festival Quilicura Teatro Juan Radrigán por participantes del Curso de Crítica Teatral impartido por Javier Ibacache.

Comenta desde Facebook

Comentarios

0 replies on “Gabriela Mistral Cuenta Cuentos: El cuento hecho poesía”