Esto Es-cultura

esculturaintroUn comentario en facebook me llamó la atención y me dio comezón a la altura del ombligo: “@Pia_RC: Aun en “shock” luego de que un compañero de carrera asimilara las actividades culturales al comunismo”/ tb me ha pasado!  Respondí al comentario, pero me quedó dando vueltas en el mate el asunto. Me di una vuelta por Puerto Williams, capital de la comuna de Cabo de Hornos, anclado a la costa norte de la Isla Navarino, al sur del Cana Beagle. Es fines de noviembre y la nieve se deja caer para saludar, como corresponde, a quién llega por primera vez a este rincón del planeta, hogar de los yamanes.

Por Cristóbal Valenzuela, actor

Sobre cultura y educación mucho ruido y pocas nueces. Eso es lo primero que se me cruza por la frente. De cazuela, como suelen ocurrir los momentos suculentos, me topé con Mario Irarrázaval acá en Navarino y estuvimos batiendo la lengua junto al río Ukika. Él estuvo trabajando con unos cabros acá, metiendo las manos en la greda. Me contó, de pasada, junto al fuego y mientras intentábamos descifrar el uso que se podía dar a una parte de un tipo de silla que nunca ni él ni yo habíamos visto, que lo que había intentado hacer con estos muchachos había sido impulsarles a detectar un rasgo personal y darle forma a través de la arcilla. El individuo. Un sujeto frente al material que escoja, que deje a esa individualidad brotar, surgir, crecer y que sus manos vayan moldeando ese impulso.

Es tan difícil. Lo dijo él, lo escribo yo, lo comparto ahora con ustedes. El sistema educacional formal, que es mera instrucción, apunta hacia todo lo contrario, homogenizar, uniformar, estandarizar a los individuos. La cultura como fenómeno un misterio, pero como área de trabajo, la mayoría de las veces, en manos de personas que no se han tomado la molestia de deleitarse con el torrente que se abre al acercarse a esta palabra, tiene los pies en el barro hace tiempo y el barro está llegando hasta el cuello. Típico encontrar alumnos, profesores, directores, directivos, profesionales jóvenes, profesionales viejos, profesionales jubilados, consejeros, alcaldes y alcaldesas, gobernadores, intendentes, ministros y presidentes que escasamente pueden diferenciar una actividad cultural de una iniciativa cultural, una iniciativa de un proyecto, un proyecto de un programa, un programa de una política.

Los planes comunales de cultura son un brote que ha recibido la llovizna, pero que no cuenta en la tierra en que surge, los nutrientes humanos, materiales, técnico,operativos ni jerárquicos para desarrollarse con firmeza, menos en un entorno climático-político como el de este territorio austral que es Navarino y que es Chile. Un comentario de las características como el que me encontré en facebook no es anormal en una comunidad que entiende el arte como parte de la industria, que cree que los artistas son entretenedores, que espera que sus hijos al participar de un taller artístico en su escuela o colegio o liceo o jardín, se luzca imitando lo más aproximadamente posible los resultados formales de la investigación de un creador, de un entorno que espera lo mismo de sus colegas. El camino de la creación artística no puede, ni será, regulado por los comentario de un joven de 24 años, estudiante de derecho en una reunión de no sé qué cresta, pero tampoco puede seguir siendo dejada en manos de autoridades u organizaciones que, debido a sus perspectivas estrechas, comprenden el fenómeno cultural como una feria freak en la que se exhiben las rarezas de un grupo étnico o una manga de barbones y chascones que no tienen otra cosa que hacer en la vida que saltar sobre una cuerda, tocar un saxofón, bailar un trote tarapaqueño o sentarse a escribir desde una ventana mirando el viento coquetear con los albatros y los caiquenes.

Los planes comunales de cultura no serán exitosos si sigue ignorándose la importancia de constituir entornos apropiados que impulsen el desarrollo de individuos, no obreros del futuro, sino ciudadanos del futuro, quienes pueden o no, tomar el camino de las artes para quemar sus músculos durante los 70 u 80 años que viva.

Comenta desde Facebook

Comentarios