Escribir un libro para ver la muerte

Natalia también ofrece por estos días un taller de cuentos en el Bar La Playa

Natalia también ofrece por estos días un taller de cuentos en el Bar La Playa

La escritora porteña Natalia Berbelagua acaba de lanzar “La Bella Muerte”, su segundo libro luego de “Valporno”, ambos con la editorial independiente Emergencia Narrativa. El proceso para terminar este libro no fue fácil, ya que la autora si bien no estuvo cerca de la muerte, si sufrió una experiencia que perfectamente la podría haber tenido al borde de dejar este mundo. Pero a veces el destino juega roles inciertos y ese mismo infortunio le sirvió para darle un nuevo sentido a lo que estaba escribiendo. En esta entrevista express, Natalia nos habla de “La Bella Muerte”, hacia dónde quiere dirigir su carrera como escritora, lo que le pasó mientras escribía su libro y más.

Por Óscar Aspillaga

¿De qué se trata “La Bella Muerte”?

Contiene once cuentos y once notas necrológicas en la segunda parte. Es un libro que trata en general el tema de la muerte pero con salidas alternativas, no como una muerte tradicional. La soledad, el abandono, algunas relaciones de pareja donde la muerte se toma como el punto de partida para ese amor. En general trata sobre eso, creo que el mismo título te dice algo, la contradicción de la muerte, esa belleza que tiene en sí mismo pero también el tema como un tabú.

Tú primer libro, “Valporno”, son relatos eróticos, ¿cómo se dio esa transición entre ese trabajo y este?

Hay un solo cuento que tiene que ver con el erotismo en “La Bella Muerte”, que es el que le da el título al libro. En general sentí la necesidad de hablar de otro tema, es complicado porque para mí era un tema súper desafiante, escribir de erotismo cuando no se estaba haciendo para mí fue un desafío y ahora hablar de la muerte, que es un tema tan grande y complejo, también significó un desafío. También porque quise jugármela con otro género, estoy más que nada experimentando con los cuentos que con la temática erótica, no me interesa mucho estar siempre metida en el cliché de lo erótico, sino que buscar el estilo que me quede más cómodo, me quiero definir más como cuentista que como otra cosa.

Tuviste una experiencia bastante traumática mientras escribías “La Bella Muerte, ¿qué pudiste recoger de esa experiencia?

Fue un momento bien complicado, estaba afuera de mi casa en Cerro Alegre, sufrí un asalto y me dieron un golpe en la cabeza, eso hizo que estuviera varias semanas en reposo y perdí gran parte del material que escribí. Ese hecho en particular me cortó toda mi rutina, no poder leer, no poder escribir, no poder trabajar. Estuve todo ese tiempo acostada mirando por la ventana. Creo que al final todo eso me sirvió harto porque el libro tomó otro matiz, la muerte ya no está mirada desde tan afuera sino que fue un poco como la muerte de cierta parte del libro porque hay material que no recuperé nunca más, se murió ese material literario y me tuvo a mí en una situación bien compleja de salud. Me hizo ver desde distinta forma la muerte que yo la estaba mirando como un poco algo simple, algo sencillo, le puse un poco más de complicidad y también el libro se pulió de otras cosas, colores diferentes, espacios diferentes, luces, que quizás si no hubiese pasado este evento no hubiesen estado ahí.

¿Cómo ha sido el trabajar con una editorial independiente como Emergencia Narrativa?

En general hemos trabajado bien en conjunto, creo que hemos crecido también juntos en estos dos años que llevamos trabajando. En esta oportunidad yo tenía la opción de trabajar con otras editoriales, pero me motivó la idea de seguir trabajando con Emergencia porque me gusta su propuesta, creo que es súper arriesgada. El catálogo de autores que maneja Eric Carvajal, que es el editor, creo que se la juega por los autores, creo que son temáticas que en general no tendrían cabida en editoriales más grandes. Creo que es una buena propuesta y a medida que pase el tiempo va a ser una editorial que va a ir creciendo, de hecho ya hay una infinidad de editoriales independientes, se están comentando los libros por parte de la crítica, cosa que antes no ocurría. También está la instancia de la Furia del Libro, donde las editoriales independientes están dando que hablar, creo que es un súper buen momento para las micro editoriales y para los autores que se la están jugando por seguir en este camino.

Comenta desde Facebook

Comentarios