En torno al poder y sus mitos: DOMI[NACION] de Teatro La Estampida

“Por esto es preciso no hacerse ilusiones sobre la modernización de la enseñanza, sobre su apertura al mundo actual” (Michel Foucault, Microfísica del poder).

DOMINACION - TEATRO

Por Carolina Benavente Morales*

Un profesor de educación física intenta exigir y luego persuadir a sus alumnos, sin éxito, de realizar un baile folclórico chilote para Fiestas Patrias. En los ires y venires de las incomprensiones mutuas, entre la manipulación, el candor, el humor y la violencia, la situación da pequeños giros que nos insinúan que el poder se ejerce en dimensiones diferentes y niveles imbricados entre sí. El vuelco final de la historia remata esta visión de un dominio descentrado respecto de su protagonista original, el profesor, quien se alza ahora como héroe antagonista subalterno. Son estos giros y vuelcos en capas y dimensiones diferenciadas los que justifican el uso deconstructivo de paréntesis en el título de la obra: DOMI[NACION].

En el plano escénico, el conflicto latente se nos evidencia, sobre todo, mediante el contraste entre los diálogos interiores a la historia, más bien conciliadores, y los estallidos de ira y miedo de los personajes, cuyas reacciones conocemos en tanto espectadores. El enfoque en las relaciones entre profesor y alumnos, entre alumnos y alumnos y –evocadas mediante diálogos, gestos y proyecciones en pantalla– entre éstos, los apoderados y las autoridades educativas, refuerza la percepción de una multiplicidad de instancias de poder, lo mismo que el juego de luces cenitales que se encienden y se apagan en diferentes posiciones al final de la obra. Así, se nos confronta al dominio ejercido mediante un mito de la nación que, en el más recóndito rincón escolar, no hace ningún sentido debido a la fractura política de la sociedad chilena, a su astillada configuración.

DOMI[NACION] obtuvo el primer lugar en el reciente V Festival de Creación, organizado por los estudiantes de la Escuela de Teatro de la Universidad de Valparaíso. Se trata por tanto de una propuesta debutante que propongo apreciar en su calidad de umbral, según la visión que tuve de ella durante su reposición en la Sala Negra de dicha Escuela. Pues esta obra muestra un gran apego a requisitos profesionales como la coordinación escénica y la ejecución actoral, así como al sello institucional del teatro de orientación social, pero contiene asimismo gestos autorales que, desde mi perspectiva, se trataría de potenciar.

Lo más valioso de DOMI[NACION] es que, por medio de sólo cuatro actores y una sencilla escenografía, la obra se afana en complejizar nuestra percepción de las relaciones de poder. A nivel de la fábula y los personajes, la dramaturgia presenta ciertas lagunas e inconsistencias, de manera que algunos vuelcos, más que inesperados, parecen forzados. Pero el cierre, en particular, nos reconduce al contexto de la Dictadura en tanto mito político fundante que . Esta maniquea resolución final en cierto modo traiciona un sostenido adentramiento en cuestiones de identidad, familia, autoridad, emotividad, género, bullying, etc. que enrarecen y a la vez oxigenan nuestra perspectiva de lo dominante y lo subalterno. A nivel de la escenografía, la sugerente depuración de una cancha deportiva que, inicialmente, puede evocar un campo de batalla, se ve contrariada por su tratamiento literal como dato de la situación: en efecto, estamos en un gimnasio.

Es decir, DOMI[NACION] da un paso interesante en dirección a la microfísica del poder, al permitirnos presentirlo en sus alteraciones moleculares y cuánticas de comportamientos cotidianos inestables y eventualmente reversibles. En el proceso, no obstante, la obra retorna a una molaridad sociopolítica que reproduce en otro frente el discurso monolítico de la nación, soslayando las dispares fuerzas transnacionales, comerciales, mediáticas, digitales, etc. que hoy socavan y complejizan cualquier constructo identitario. Sobre este nudo sería valioso que se detuviese la compañía Teatro La Estampida para una mayor elaboración estética y poética de un drama que gira en torno al poder. En especial tomando en cuenta que esto se lleva a cabo en la álgida zona de confrontación que actualmente constituye la educación.

* Profesora Titular, Escuela de Teatro, Universidad de Valparaíso

Ficha artística

DOMI[NACIÓN] relata la historia de tres escolares que durante el mes de septiembre se niegan a bailar “El Costillar” en clases de Educación Física, lo que hará que se desencadenen una serie de actos desesperados y revelaciones, que llevarán al profesor a tomar partido desde su rol como educador, poniendo en entredicho sus convicciones personales con el programa escolar de gobierno.

Dramaturgia: Andrés Bravo / Dirección: Constanza Silva y Andrés Bravo / Elenco: Giselle Vielma, Constanza Orellana, Cynthia Casazza y Roberto Mancilla / Técnico: Nadia Zumenlzo / Diseño Integral: Joselyn Pineda / Producción: Valentina Quintana Díaz – valentina.quintana.diaz@gmail.com (+569 62976153)

 

 

Comenta desde Facebook

Comentarios