Productora porteña prepara cuentacuento con novedosa tecnología

El Regreso del Chivato es la primera producción de Lumífera Producciones. Una creación colaborativa en la que música, cuentacuento e ilustración animada en vivo y a tiempo real, se suman para narrar la historia de una niña de 8 años que debe transitar por la mítica Cueva del Chivato en Valparaíso para liberar a un Invunche. La historia, inspirada en la novela fantástica “Don Guillermo” de José Victorino Lastarria, construye un singular universo de colores, sonidos y aventuras, donde el software utilizado, el Tagtool, adquiere un alto valor narrativo.

Tagtool es una aplicación para Ipad que permite a los usuarios conectar sus tablets entre sí a través de red wifi, para dibujar en conjunto personajes y darles movimiento, los que pueden ser proyectados. Mediante el uso de este software de dibujo y animación digital, primera vez usado en Chile, la productora se encuentra trabajando en una puesta en escena de carácter experimental e interactiva que permite la opinión constante del espectador durante su ejecución en vivo. “El software no te deja guardar ni importar los dibujos ni la animación. Cada vez que nos juntamos a ensayar se dibuja todo de nuevo, una y otra vez. Eso ha sido clave para armar nuestro propio lenguaje narrativo-visual”, comentó Cynthia Conrads a LJM, directora del proyecto que se estrena en octubre en Valparaíso. 

Cynthia_Conrads

Cynthia Conrads, directora del proyecto “El regreso del Chivato”.


Por Alejandra Delgado

-¿Cómo te acercaste a esta tecnología?
-En el año 2009 yo estaba trabajando en talleres de foto-serigrafía para niños. Estaba desarrollando una metodología para acercarlos tanto a las técnicas básicas de manipulación digital como también su aplicación en trabajo colaborativo. Un día me puse a investigar en internet a algunos artistas que trabajaran con gráfica digital para tener algunos referentes. Así fue que descubrí que existía en Austria, un grupo multidisciplinario de artistas y programadores que estaban desarrollando esta tecnología de dibujo y animación a tiempo real llamada Tagtool. Me llamó mucho la atención apenas los encontré, porque además de creando este extraño artefacto parecido a los mixer que utilizan los VJ para hacer visuales, había toda una comunidad de personas en distintas partes del mundo que ya se habían construido su propia máquina. Entonces decidí escribirles y les comenté que me interesaba su tecnología para trabajar en talleres con niños. Me dijo que iba a Argentina y que me podía hacer llegar a Chile los componentes para construir y programar mi propia máquina. Yo en ese tiempo no conocía nada de tecnologías libres (que no necesitan licencia para su uso y promueven el conocimiento e intercambio de información) y claro, el proyecto Tagtool funcionaba bajo esa lógica y conocí lo que eran los proyectos DIY que significa “házlo tú mismo”. Me llegaron los componentes, junté a algunos amigos que eran más computines que yo y armamos el primer prototipo.

-¿Qué pasó luego?
-Me costó mucho al comienzo lograr mis primeras proyecciones, ya que mi computador no tenía las características que se necesitaban para hacer que el dibujo y la animación fluyeran a tiempo real. Traté de postular varias veces a fondos concursables para equiparme con mejor tecnología y no me dio resultado. Mientras, seguía probando la tecnología en conjunto con varios amigos artistas y sobretodo con niños. Me instalaba con la plataforma, que consistía en el dispositivo Tagtool, una tableta de dibujo digital, un joystick y el data show conectado a un computador y dejaba que todos la utilizaran de forma intuitiva. Comprobé que más allá de su valor estético y su innovación tecnológica, lo que realmente me interesaba era su potencial lúdico y co-creativo. Tagtool fue pensado para poder desarrollar dibujos y animaciones de forma colaborativa y se generaba una interacción muy sinérgica en su uso. Además, el espectador puede ir viendo en vivo y en directo todo lo que los ilustradores van construyendo en escena. En el año 2013 la tecnología evolucionó bastante a nivel de programación. El equipo de artistas de Austria había generado la aplicación Tagtool para Ipad y esta nueva versión además de permitir manipular la ilustración y animación con mayor precisión, permitía conectar los dispositivos de varios ilustradores de forma simultánea. Ahora realmente se podía dibujar interactivamente entre muchos usuarios al mismo tiempo.

el regreso del chivato - la juguera magazine

-¿Por qué escogiste un cuento para utilizar la aplicación?
-El primer prototipo que armé sólo permitía realizar intervenciones visuales muy azarosas y experimentales, en cambio la aplicación para Ipad ampliaba bastante las posibilidades de su uso en una puesta en escena más compleja y elaborada. Ahora se podían incorporar un hilo narrativo y una construcción visual en conjunto con otros artistas. Empecé a inquietarme por la idea de crear una puesta en escena con diversas disciplinas que pudiesen dialogar desde la improvisación en escena. El cuentacuento y la música son dos artes que trabajan desde ahí y el cruce con esta herramienta que permite proyectar una ilustración animada a tiempo real, lo transforma inmediatamente en un lenguaje audiovisual. Hoy en día, en esta era sumamente mediática, los medios de comunicación audiovisuales son importantes agentes de cambio, instrumentos educativos y concientizadores de diversos temas y problemáticas que nos afectan a todos como individuos y sociedad. Siempre he considerado que el cuento aloja inherentemente esa facultad, por lo que me pareció interesante hacerlo operar en conjunto con el poder que tiene una proyección visual a gran escala. No tengo duda de que muchos espectadores sentirán una reconexión profunda con el arte y la sabiduría ancestral del cuento.

-¿Cómo ha sido el proceso creativo desde que comenzó el proyecto?
-Cuando invité a Denis Abarca (cuentacuentos), Shantal Andrada (ilustradora) y Pablo López (músico) a participar en este proyecto, les propuse investigar esta tecnología con el objetivo de desarrollar una metodología de creación colaborativa para enfrentarnos a cualquier tipo de cuento, no sólo este. Al comienzo, la historia de la Cueva del Chivato fue sólo un pretexto, un lugar común que nos permitiría investigar si realmente era posible llevar a cabo la creación de una historia desde las propiedades gráficas y de animación que nos ofrecía Tagtool. Es una herramienta nueva y no teníamos muchos referentes de su uso, por lo que tuvimos que hacer varios ejercicios espontáneos para soltar la mano y conjugar los dibujos con la narración y la música. Luego de que habíamos logrado comunicarnos entre nosotros creando y jugando, surgió el desafío de ir delineando el guión a medida que improvisábamos con la herramienta. El software no te deja guardar ni importar los dibujos ni la animación. Cada vez que nos juntamos a ensayar se dibuja todo de nuevo, una y otra vez. Eso ha sido clave para armar nuestro propio lenguaje narrativo-visual. La historia se ha ido creando en el hacer constante. Es una historia viva y nunca será una igual a la otra.

-¿Cómo ha sido este ensamble de disciplinas a partir del uso de esta tecnología?
-Creo que para cada uno ha sido un desafío y una experiencia distinta. Durante la búsqueda de nuestra metodología de creación, hemos explorado las posibilidades que ofrece la herramienta, aprendiendo juntos el cómo utilizarla de la mejor manera. Nuestra obra requiere de gran coordinación y complementación, de gran confianza en el trabajo del otro. Para Shantal, la ilustradora, es la primera vez que realiza su trabajo en este formato y ha desarrollado una estética propia que cada vez va tomando más forma y definición. La instantaneidad y la no permanencia de sus dibujos es lo que más le ha llamado la atención. Para Denis, ha sido un aporte para su trabajo de cuentacuento, ya que además ella está investigando hace un tiempo sobre el libro-álbum y la literatura infantil en general. Ella también dibuja, por lo que ha logrado ser cómplice de los personajes animados abriendo un diálogo empático con el espectador. Pablo, es músico multi-instrumentista y propone una narración sonora muy particular. La música no sólo acompaña, también cuenta. Su interpretación en vivo de la guitarra, el teclado y el chelo entre otros sonidos, cubren de solemnidad los episodios de la historia. El diálogo entre la música y la narración e ilustración se traslada de espacios y de momentos, acompaña los cortes y da el matiz esencial del temple de la acción.

026_ Folio 86174-En cuanto al cuento que están desarrollando, ¿qué los llevó a enfocarse en la novela Don Guillermo de José Victorino Lastarria?
-Las investigaciones en terreno que hicimos sobre la historia de la Cueva del Chivato nos llevaron a Don Archibaldo Peralta, un gran historiador patrimonial de Valparaíso. Él nos habló de la novela de José Victorino Lastarria y luego descubrimos que algunos teóricos afirman que es la primera novela chilena. Nos sentimos como niños con juguete nuevo. Hicimos una lectura compartida de esta alegoría política y social de mediados del siglo XIX, cuyo escenario principal es la Cueva del Chivato acá en Valparaíso. En ella encontramos situaciones y elementos vigentes en nuestra época, pero además nos interesó por su alto valor místico y mágico. Tenía todos los elementos que necesitábamos y que nos resonaban internamente. Como dice Denis, la cuentacuento, nuestra historia nace desde el universo de Don Guillermo, pero no lo habita. El Regreso del Chivato es una historia nueva, fresca, protagonizada por una niña de ocho años que vive en Casablanca. Si bien, nace desde la novela de Lastarria, se enlaza a ella sólo simbólicamente. Es una historia que vive por sí sola, que resignifica los símbolos culturales, que es profundamente política y voluntariamente implícita. Está creada para ser disfrutada por toda la familia. Durante el proceso creativo, pensamos mucho en los niños.

-¿Qué se viene en este meses previos al estreno de su creación?
-El Regreso del Chivato se encuentra en su última fase previa al estreno. La primera función no será igual a ninguna de las que viene, porque nunca son iguales. Siempre cambian las palabras, la interpretación musical y las ilustraciones, cambian también ciertos detalles de la historia según las preferencias del público. El espectador puede intervenir en la historia. Estamos afinando todos los detalles para mostrar los resultados de este proceso creativo multidisciplinario a todos quienes se atrevan a dar un paseo imaginario por la Cueva del Chivato. Los invitamos desde ya a estar atentos con las fechas de las funciones. Hemos preparado 6 espectáculos en distintos lugares de Valparaíso y Viña. Como decía, ninguno será igual al otro.

Facebook: https://www.facebook.com/lumifera?fref=ts 

Twitter: https://twitter.com/Lumiferos

Comenta desde Facebook

Comentarios