El regreso de Ennio Moltedo

Mañana martes 7 de abril, a las 19 horas, en el Foyer del Teatro Municipal de Viña del Mar se presenta “Regreso al Mar. Antología poética” realizada por el sello editorial UV, que reúne poemas de todos los libros de Moltedo (1931-2012). Esta es la segunda publicación póstuma de la obra del autor, luego de “La línea azul” (2014), libro de crónicas que el poeta dejó en manos de Ediciones Altazor antes de morir.

regresoalmar“Regreso al Mar” es originalmente el nombre de la antología poética que Ennio Moltedo editó el año 1994, cuando aún no escribía los libros “La Noche” (1999) –considerado por la crítica su mejor obra– y “Las cosas nuevas” (2011). Esta nueva selección de sus poemas quiso hacer honor a aquel título, en un gesto que invita al propio poeta a ser parte de esta empresa literaria. El volumen incluye textos de sus ocho publicaciones poéticas, separados por portadillas con imágenes y datos de las primeras ediciones. Una simple ojeada a los nombres de los libros delata el estilo propio del poeta: conciso, evocador y sentencioso. “Cuidadores” (1959), “Nunca” (1962), “Concreto azul” (1967), “Mi tiempo” (1980), “Playa de invierno” (1985), “Día a día” (1990), y los dos libros ya mencionados conforman la “obra” de Moltedo, que siempre tuvo una debilidad por el vocabulario arquitectónico, siendo el mar y el horizonte juntos su “espacio” privilegiado.

La publicación del sello editorial UV, suma a la voz poética de Moltedo, el discurso que éste otorgó el año 2005, en Valparaíso, a los presentes en la ceremonia de la Academia Chilena de la Lengua, donde se le nombró Miembro Correspondiente. Allí afirma: “¿En qué otro lugar se puede dejar impresa la verdad? Hasta aquello que olvidamos exige el recuerdo escrito. No es posible el exilio de los sueños. El libro es nuestro código personal y también arma insuperable para derrotar a todo poder invasor”.

Además, el volumen incluye una presentación escrita por Cristián Warnken, quien realiza un relato sobre las huellas y legado de Moltedo desde la “sala de máquinas” de la editorial de la Universidad de Valparaíso, donde éste trabajó como director durante quince años. También es una entrada a las temáticas y estética del poeta, a quien Warnken compara con el francés René Char. Además, la antología incluye una semblanza a cargo del maestro porteño del diseño, amigo de Moltedo, Allan Browne y otra realizada por el escritor Carlos León en 1984, que publicó en su libro “El hombre de Playa Ancha”. En adición a lo anterior, en el libro se puede leer una extensa entrevista inédita, que el poeta sostuvo con la periodista Montserrat Madariaga, en el año de su fallecimiento.

portada-lalineaazulPor otro lado, el libro “La línea azul”, que Moltedo dejó preparado en vida, permite al lector conocer otra faceta del poeta, ligada a los recuerdos del pasado, pero también a un pensamiento de corte ensayístico. La publicación, dividida en seis partes, incluye presentaciones de libros escritas por el poeta, como material adicional a lo preparado por él mismo. En el prólogo, Luis Andrés Figueroa, amigo de Moltedo, afirma: “Escenas, palabras, visiones y un sentido original de percepción de lo existente, eran lo único que el escritor parecía poseer y necesitar para construir el sentido de una vida en la tierra”.

Las crónicas presentan diversas temáticas agrupadas como “Lecturas y escrituras”, “Ser en palabras (I)”, “Ciudades y viajes”, “Libros y bárbaros” y “Ser en palabras (II)”. Moltedo se muestra en estos textos como un gran relator de historias, con aguda mirada y un contagioso sentido del humor: “En la primera guerra mundial hubo un héroe –todos los países tienen uno, o lo inventan– llamado Ennio Locatelli. Bien, de ese Ennio no tengo nada. De locatelli, tal vez”. Los recuerdos de vida, las semblanzas a poetas como Hugo Zambelli, y las calles viñamarinas y porteñas de sus recuerdos, coexisten en armonía con su pensamiento político, incluso anarquista, ante la corrupta realidad. Su implacable compromiso con la poesía y la honestidad, traspasan todas sus letras. Dice el poeta: “Será más fácil alcanzar la luna a bordo del transantiago que dar con algún libro de autor chileno en las bibliotecas municipales”.

Comenta desde Facebook

Comentarios