El paso del fotógrafo Anders Petersen por Valparaíso

Entre el 11 y el 24 de agosto pasado, el fotógrafo sueco Anders Petersen (Estocolmo, 1944) realizó una residencia de creación fotográfica en Valparaíso, también condujo un taller abierto con diez autores nacionales e internaciones, además dio una charla abierta sobre su obra en el Parque Cultural de la ciudad ante una concurrencia atenta.

© JULIA  PARAMONOVA

© JULIA PARAMONOVA

El resultado de su encuentro con la ciudad es la exposición central del FIFV 2014 y permanecerá en exhibición durante todo el mes de noviembre en el Parque Cultural de Valparaíso. Por de pronto el fotolibro sobre su residencia verá la luz el año 2015, como parte de la colección que FIFV Ediciones ha hecho como homenaje al libro canónico de Sergio Larraín “Valparaíso”, selección a la cual ya pertenecen los registros hechos en la ciudad por Bertrand Meunier y Anton D’Agata en años anteriores.

Dicen quienes lo vieron que durante su residencia Anders Petersen se levantaba temprano, desayunaba y partía a recorrer la ciudad. Y que fue al tercer día de caminar cuando decidió que se abocaría al Plan de la ciudad porque, como es su costumbre, enfocaría al lugar que concentra el deambular de la mayor cantidad de gente.

En cuanto al taller que realizó, para el fotógrafo Tomás Quiroga la experiencia “fue absolutamente positiva por el encuentro con él y con el resto de gente que hubo, un grupo bien diverso y aunque el taller fue corto, fue intenso y bueno. Algo que dijo que me gustó mucho fue que jamás se sentía satisfecho con el trabajo propio, sino que siempre continuaba una búsqueda y permanecía inquieto”. Por su parte, para el fotógrafo Alejandro Olivares el taller “logró un potente feedback entre los participantes y Petersen, quien entregaba mucho tiempo y dedicación a la discusión de cada portafolio y hacía un análisis de muy alto vuelo”.

Para el fotógrafo Emiliano Valenzuela la experiencia fue muy interesante ya que “Petersen es un personaje cuyo tema central es él mismo, entonces en su fotografía delineaba un mapa existencial absolutamente personal y eso es algo que tiene mucho que ver conmigo, con lo que yo hago que son temas que generalmente no están fuera de mí. Me dijo que estaba muy bien que el tema fotográfico fuera uno mismo”, recuerda además su generosidad y sentido crítico, “le interesaba mucho que uno tuviera una reflexión crítica sobre lo que estaba haciendo, sacarte del terreno de la comodidad, hacerte buscar el riesgo”, recuerda Emiliano.

Dentro de la biografía de Petersen es crucial su partida desde Suecia rumbo a Hamburgo cuando tenía apenas 17 años. Allí escribió, pintó y aprendió alemán, además comenzó a tomar fotos durante tres años a los parroquianos del Café Lehmitz, registro que le dio un nombre en el mundo de la fotografía y que permanece vibrante a pesar de los años, en un blanco y negro rotundo que capta tanto lo frágil como lo rudo.

SITIO WEB

http://www.anderspetersen.se/

 

Comenta desde Facebook

Comentarios