El espíritu veloz de los Fjuiiith

Los Fjuiiiith

Los Fjuiiiith

He aquí un sueño hecho realidad. Para todas aquellas personas que sueñan con tener una banda de rock y tocar en vivo y dejar la patá y vestirse raro y jugar a ser alguno de esos que aparecía en MTV a fines de los 80’s y comienzo de los 90’s, aquí tenemos un caso, llevado a la realidad.

Discos desde la Quinta región de Valparaíso. Vol. 2
Por Kuanip
Banda: Los Fjuiiith
Disco: “Piel Divina”
Año: 2013
Sello: Recolector
Producción: Pablo Rivas, Antonio Duarte
Estudio: Susurro Ensordece. Chile
Arte: Pablo Gutiérrez Alvear. Descarga: http://www.purevolume.com/fjuiiith

DESCARGA ACÁ

Lo fácil de soñar
He aquí un sueño hecho realidad. Para todas aquellas personas que sueñan con tener una banda de rock y tocar en vivo y dejar la patá y vestirse raro y jugar a ser alguno de esos que aparecía en MTV a fines de los 80’s y comienzo de los 90’s, aquí tenemos un caso, llevado a la realidad.

Resulta que soñar es gratis, fácil y más encima: rico. Nos deja ese sentimiento de satisfacción onírica que hace de nuestro diario viaje en tren o micro, algo menos fome.

Por más brillantes que sean nuestras ideas, solo habitan en nuestra mente día a día, año a año. Nos dejamos llevar por ese estado somnoliento y pateamos los proyectos personales por años de años, hacia aquel “nunca jamás” tan familiar.

Sin embargo a veces, casualmente, nos encontramos con un pequeño avance concreto de aquella idea que tuvimos y eso motiva a seguir. Este es el momento del: “es posible”, alimentado por presenciar ese primario estado real de nuestro proyecto quizás, producto de algún tercero, ni siquiera hecho por nosotros. Es increíblemente estimulante escuchar por primera vez una grabación de la música que se tocaba en la pieza.

En el sueño
Luego de soñar y soñar solo queda “hacer”. En último caso para no lamentarse a futuro (“Que hubiese pasado si…”). Como decía un amigo: “Se piensa, se hace”. Ojala todos tuviéramos ese modo de enfrentar la vida.

Los Fjuiiith se juntaron y la hicieron. Como dicen ellos: “…una vez estábamos aburridos cada uno con sus weas estresantes de la U de fin de semestre, cuando un día como un juego se nos ocurrió grabar música, eran casi improvisaciones que grabé en un mismo día, con el bajo, la guitarra y una batería electrónica que tocaba con los dedos. Inventé en un día esas cuatro canciones y ese mismo día la María invento las voces y las letras y las grabamos”.

El dúo de amigos jamás se planteó si el resultado quedaría bien o mal o si pretendían tocar en Glastonbury o en el Bar La Aduana. Simplemente la hicieron así, bien punketa.

Estos proyectos o, mejor dicho ideas, son las que finalmente trascienden. Las que salen de las vísceras, con olor a subterráneo o calle, a trasnoche y en este caso a trolley. Luego nadie se preguntara de dónde viene o dónde va, solo acompaña y está presente en nuestro diario viaje en tren o en micro, haciéndolo menos fome.

La realidad del sueño
En este disco, “Piel Divina”, los Fjuiiith son María Carlier en voz y Antonio Duarte en guitarras, bajo y teclados. Los acompaña Daniel Ibarra en batería.

El año pasado el sello Recolector “recolectó” unas cuantas bandas de Valparaíso y realizó un lanzamiento. Entre ellas estaban Los Fjuiiith y me acordé de unas grabaciones realmente difíciles de escuchar, que me había regalado una colega en el año 2008. Eran dos CD’s y el nombre de la banda fue lo que más me llamó la atención. Sonaba como un escupitajo. Algo así como los “Puajjj!”. Más allá de la participación en el lanzamiento aquel, lo realmente importante fue que el dúo pudo finalmente plasmar algunos de sus temas en un par de CD’s.

Uno de esos discos es “Piel divina”. Volumen de 6 veloces canciones de rock salvaje y sin pensarlo mucho. Cada track se desarrolla en 1:40 min. Promedio. Las propiedades de los sonidos ordenados son: velocidad, volumen, sencillez. Algunos analistas exigentes se referirán a “Piel divina” como un buen demo.

El ejercicio que utilicé para escuchar “Piel divina” fue preparar el Winamp y activar la función “fundido entre canciones” e “incrementar fundido entre canciones” a 3. Esto permite que los temas comiencen apenas el anterior aun no termina.

Piel Divina
El disco abre con “Romántica”. El tema es weno! para abrir: rápido, pegote y con un corte full teclado. Termina en una cadencia saturadilla bastante agradable. El bajo desgarrado y salvajemente distorsionado será una constante en los 6 temas.

Sigue “Una vez y otra más”. Mejor todavía ctm! Más rápido aun, más pegote y con otro corte mega-full teclado. Sin embargo dura 00:76 min. menos que el Track 1. Quiero creer que es un acierto involuntario dado los elementos identitarios de la banda. El tema tiene un arreglo filete que apenas suena me hace recordar la intro del tema No4 del “Siamese Dream”.

“Demencial” es el siguiente temita. Los tiempos aquí son bastante respetuosos o “bien educados” entre los silencios y la voz, los bajos y una guitarra completamente cítrica, hasta que el teclado estabiliza todo, en contraposición a la letra de Maria Carlier hablando de vómitos y demencia.

“Planaria” es una canción mega sencilla, que habla de una bacteria que aloja en el esfínter de Carlier y si no la expulsa, explotará…no la bacteria, Carlier. Imagino que la tocarán con la guitarra de palo en sus carretes y todos cantan juntos 1:46 min.

Esos dos temas son como el entretiempo. Un descanso en el trayecto de este disco justo a la mitad. La intensidad baja un poco (dentro de lo que se puede) y es el momento de poner atención en algún detalle o alguna metáfora en la letra pero…no hay detalles ni textos complicados. Es todo ultra directo, sin rodeos, a la vena y al seso.

El ímpetu vuelve con “Ariel”. Descarga de energía de 1:24 min. Como un shock eléctrico.

“C Dior” es el epílogo. Como último tema, se entiende el “Chao”. Weno! el tema. Junto con “Romántica” son los temas que más duración tienen (2:20 min. Prom.) Y curiosamente son los más logrados, en mi humilde opinión. Tal vez contengan esos ingredientes del pop que lo hace digerible rápidamente. O quizás son los sencillos arreglos en los momentos precisos. O tal vez sea la aguda voz que, en este tema, trabaja un tono más “conversado”. Se nota que le acomoda a María. Al contrario del Axl Rose, que se sentía más cómodo en las alturas. No puedo dejar de destacar el verso: “Te miro y te deseo si estas barbón/dientes amarillos de milodón”.

Al escuchar Los Fjuiiith se vienen a la cabeza miles de bandas alojadas en nuestra memoria. Pero no tiene sentido hablar de eso, es más de la paja molida de fin de semana. Prefiero quedarme con el espíritu veloz del dúo. Como se dijo al principio del texto: “Se piensa, se hace”. Ojala todos tuviéramos ese modo de enfrentar la vida.

fjuiiithintro1

Comenta desde Facebook

Comentarios