El controvertido cortometraje del artista Andrés Ovalle

image006

Este 3 de septiembre, en la Cineteca PUCV se estrena el cortometraje de ficción “Prat y Grau presos en la Haya”, la ópera prima del artista Andrés Ovalle, el mismo que durante 3 años retrató a Michelle Bachelet en su muestra “Retrato de una Presidenta 2006-2010″ y que hoy indaga en el lenguaje audiovisual inspirado en el conflicto chileno-peruano ante La Haya. La cinta ironiza sobre el conflicto y reflexiona sobre la influencia de los medios en la creación de opinión pública. Acá una reflexión del artista en torno a su obra. 

Por Andrés Ovalle

El límite o frontera territorial chilena se viene discutiendo desde la Guerra del Pacífico. Hoy dos de nuestros tres vecinos nos han llevado a la Corte Internacional de La Haya a fin de legitimar causas limítrofes que luego de más de 100 años todavía desfavorecen las relaciones con nuestros países hermanos.

Para quienes exploramos las fronteras del arte, este conflicto es un terreno rico en significaciones semánticas y plantea una problemática, la de indagar en la historia para reflexionar sobre el territorio, la multiculturalidad y el imaginario Latinoamericano.

Como artista, y después de vivir y hacer arte en una ciudad cosmopolita como Nueva York y de realizar los proyectos “Retrato de una Presidenta 2006-2010”, y “The Chilean Crisálida, biografía de un movimiento” (sobre el movimiento social chileno del 2011) he podido participar del despertar global y las protestas contra los abusos de un sistema perverso donde una minoría endeuda y oprime los sueños de una mayoría; los medios de información manipulan la verdad; el Congreso es incapaz de autoregularse, se venden a precio de huevo los recursos naturales; y los ciudadanos son devorados por una economía de libre mercado insaciable. Por esta razón, y por tantas otras, es que muchos artistas de mi generación nos hemos visto trabajando desde la contracultura, en el borde, y cuestionando la cultura oficial a fin de demandar mayor participación en la reflexión de lo público, con el objetivo de erradicar la insensibilidad que mecánicamente se ha perpetuado en el corazón de quienes ostentan el poder.

isotipoAunque sabemos que tal vez deba pasar una generación antes de ver la tierra prometida como le ocurrió a la generación del éxodo que salió de Egipto para deambular 40 años en el desierto y esto porque el pueblo de Moisés no podía cambiar su mentalidad heredada de esclavo. Algo parecido ocurre hoy en Chile: un perpetuo peregrinar de millares de personas volcadas a las calles en demanda de cambios, lo que provoca temor en las estructuras rígidas de instituciones y personas que juntaron grasa en un modelo político y económico que hoy está en crisis y que en cualquier momento se cae a pedazos.

Aquí es donde el arte –como activador de transformaciones- flexibiliza el pensamiento rígido y pone de manifiesto problemas que nos son comunes; aquí es donde el lenguaje es capaz de minar desde dentro una sociedad y su cultura oficial, mediante la ironía a los hitos o las figuras emblemáticas, con el fin de desestabilizar aquello que ha echado raíces y que resiste morir, lo que no permite el nacimiento de una nueva mentalidad.

Hoy Chile está en la encrucijada de desprenderse de una corteza dura que resiste desaparecer. Pero esa cáscara ya tiene una fisura donde asoma la generación que traerá los cambios históricos que Chile necesita adentro, y también en su frontera, como el voto a los chilenos en el extranjero y la hermandad con nuestros vecinos.

Con estas premisas nace PRAT Y GRAU PRESOS EN LA HAYA, un proyecto audiovisual y de arte digital que explora la frontera chileno-peruana desde la contra-cultura y trabaja con elementos del imaginario de ambos países a fin de poner al arte sobre las fronteras y los límites (o las mentalidades limítrofes). El proyecto ironiza sobre el conflicto, marca el espacio histórico e indaga en la multiculturalidad, el imaginario latinoamericano y el sentir de la época actual, reflexionando sobre la influencia de los medios en la creación de opinión pública. Entonces, la obra propone una visualidad del absurdo que nos lleva a la reflexión del sueño bolivariano, la unidad latinoamericana.

Aquí los héroes de la Guerra del Pacífico, Miguel Grau (Perú) y Arturo Prat (Chile) se encuentran presos en la Corte Internacional de la Haya; se busca esclarecer el origen del conflicto chileno-peruano, el paradero del buque Esmeralda (hundido) y cruzar nuevas fronteras en el mar del arte.

image001“Yo soy la historia, la otra historia, la que no te han contado. Soy el último sueño de Miguel Grau, soy una arenga en la frontera, soy la Historia, la otra Historia”

Con estas palabras comienza PRAT Y GRAU PRESOS EN LA HAYA, buscando transformar la estética mediante procesos creativos que juegan con la alteridad y que rompen con el paradigma del héroe, al situarlo en el presente y como ente de ficción de un espacio histórico adverso, generando metáforas y cuestionando fisuras –heridas en el alma- de Chile y Perú.

PRAT Y GRAU PRESOS EN LA HAYA busca satisfacer la necesidad de atravesar fronteras y salir del aislamiento en que vive Chile, y también, de marcar la temporalidad mediante la tecnología, y así generar un vínculo –un hito- artístico que haga dialogar visiones sobre el discurso histórico construido a partir de los héroes nacionales de Chile y Perú, dando cuenta de las fragmentaciones en las relaciones de dos países que aun se encuentran en la búsqueda de integración en los variados elementos que conforman su mapa físico y político, aunque más bien parece un mapa mudo que niega el encuentro.

———————————————————————————–

Revisa además la ENTREVISTA EXPRESS realizada por Oscar Aspillaga para LJM:

https://lajugueramagazine.cl/andres-ovalle-artista-visual-el-arte-tiene-que-ser-un-testimonio-de-la-epoca/

Trailer:

http://vimeo.com/68420294

Comenta desde Facebook

Comentarios