Desafiando los géneros y el tiempo

Daniel Hidalgo, escritor de Valparaíso, nacido en 1983, en sus cuentos y novelas ha retratado el escenario y los personajes del puerto. En este, su cuarto libro, los paisajes se amplían a Santiago, Combarbalá, Parral y Salamanca. En un relato no solo de múltiples ciudades, sino de diversos espacios temporales que así como desconciertan también atrapan.

Por Sandra Bustos

El comienzo de El último Pogo de Rita Maldita (Editorial Planeta, 2021) parece fiel al imaginario y estilo de Hidalgo: Jóvenes -aunque esta vez ya no son tan jóvenes- perdidos y de espíritu punki. Sigue habiendo mucho sexo, violencia, drogas y rock and roll

“Miss Horror siempre se sintió una inadaptada, sin embargo, encontró en Rita Maldita una exageración de todos sus dilemas existenciales… Vivían rodeadas de músicos, tatuadores, tipos que decían ser artistas, por lo que nunca les faltaban panoramas ni amores violentos”. Así leemos en las primeras páginas del libro la presentación que el autor nos hace de estos dos personajes femeninos, que utilizan sus nombres de perfil de Facebook, y que serán las protagonistas de la novela (o al menos eso creemos al principio).

Ambas amigas se van a un festival de rock a Combarbalá con un grupo de músicos aficionados. Entre cervezas, drogas, romances y misticismo, lo que parece un relato de iniciación juvenil se transforma en otra cosa tras la desaparición de Rita Maldita. Ahí Hidalgo nos mete en una coctelera donde se nota todo su imaginario pop y por qué no decirlo, contracultural. Algo de cine B, narrativa de series de televisión, afición musical y cómic. 

Daniel Hidalgo escribió el libro de cuentos Canciones punk para señoritas autodestructivas (Editorial Das Kapital, 2011), Premio Mejores Obras Literarias por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes; Fanfiction (Estruendomudo, 2018), también de cuentos y finalista del Premio Municipal de Literatura de Santiago.  Además, en 2019 publicó con Hueders la novela Manual para robar en el supermercado, que obtuvo del premio Mejor Obra Literaria en la categoría Marta Brunet a las publicaciones infantiles y juveniles del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. 

En esta su segunda novela, el autor mezcla personajes de “carne y hueso” como el exdetective y padre de Rita Maldita, Alfonso, con otros que adquieren características mitológicas, incluso cercanas al video juego, parecemos verlos moverse como personajes de juegos de rol. Las dimensiones de espacio tiempo se superponen en una narración que tiene de novela negra, thriller, elementos sobrenaturales y fantasía gamer. 

Además de su habilidad para manejar el lenguaje urbano, Hidalgo se nutre de información mediática y popular; hay referencias indirectas a conocidos casos de sectas, a un refugio en Parral que bien podría ser Colonia Dignidad e incluso a la tradición de brujas y brujos que se le atribuye a la ciudad de Salamanca.

Hidalgo apuesta no solo por la historia, sino por una construcción del relato más exigente que desafía la atención lectora, sin nunca dejar de entretenernos.  Si algo se extraña es una mayor profundidad en la caracterización entre ciertos personajes que permita diferenciarlos y también sacarlos de los estereotipos.  

Atar todos los cabos de una trama vertiginosa y barroca no es posible ni para el autor ni para los lectores; pero, sin duda, vale la pena jugar a intentarlo.

Comenta desde Facebook

Comentarios

0 replies on “Desafiando los géneros y el tiempo”