Dando la hora

Ilustración de Bettiana Castro

Ilustración de Bettiana Castro

La mano invisible de Smith se mueve invocando un gesto universal en señal de adiós, dirigido a los artesanos del tiempo que diariamente confiaron en la certeza de un vetusto reloj control religiosamente reverenciado, circunscribiendo su destino a la rutina de la organización cuando las fuerzas del mercado estaban a su favor.

Por Franco Contreras

Reingeniería resulta una palabra demasiado pesada como para atender un almacén y demasiado pragmática para describir la defectuosa filosofía de un puñado de obreros que de cuando en cuando sonríe, ejecuta instrucciones y termina el turno a un ritmo nostálgico, sin advertir la presencia del “par de gatos” que aunque dominen el arte del beatbox, difícilmente podrán bailar rancheras y guarachas al mismo tiempo.

Generalmente es difícil y a veces imposible unificar los objetivos de la organización con los de sus trabajadores, especialmente cuando la primera declara que básicamente corresponden a incrementar la riqueza de sus dueños, obvio, pero no necesariamente motivante, ya que sus trabajadores persiguen aumentar su propia riqueza, convirtiéndose en una paradoja que aparentemente representa un “gap” en la administración de recursos humanos del empresariado criollo, que como actor relevante en la generación de valor para la sociedad, en la versión chilena muestra aversión al riesgo y la inherente presión de los accionistas por maximizar sus dividendos en el corto plazo, generando barreras a procesos de innovación, investigación y desarrollo que afiancen la industria, incluso a veces la adquisición de nuevas tecnologías que potencien ventajas comparativas se ven obstruidos por esta conducta.

Lo anterior conduce a algunas empresas a convertirse en distribuidoras, que por un lado permiten la optimización de los recursos y por otro la pérdida de flexibilidad, lo que sumado a la acentuada dependencia económica del sector primario (recursos naturales), que no destaca por agregar valor, quizá se convierta en un auténtico dolor de cabeza para el país en el futuro.

Comenta desde Facebook

Comentarios