Cuestionario #LaJugueraMag: Arantxa Martínez, Kindberg Editorial

Editorial Kindberg lleva 5 años haciendo libros desde Valparaíso. Encabezado por Arantxa Martínez, este proyecto ha logrado ganarse un lugar en la literatura latinoamericana y ha salido adelante como editorial independiente, tarea no fácil en Chile.

Hoy la pandemia les ha llevado lejos de la ciudad puerto, pero aún así acaban de lanzar un nuevo título: Quisiera que oyeran la canción que escucho cuando escribo esto, de Manuela Espinal Solano.

Desde un rincón al sur del país, en medio de cuarentenas y ferias virtuales, Arantxa respondió las preguntas de nuestro cuestionario a editoriales.

– ¿Cuál es son sus editoriales (no la propia) favoritas?
– Sexto Piso es todo lo que me gustaría ser. Anagrama es el referente inevitable. Laguna Libros es mi admirada.

– ¿De dónde nace su idea?
– La idea de montar una editorial nace de buscar libros que quería leer y no encontraba en Chile. La de publicar novelas literarias de autores que escriban en castellano, de tratar de aprovechar y conocer las derivas de nuestro idioma y de disfrutar de la narrativa, que es el género que más leo.


– ¿Tienen algún ritual, de qué manera se conectan como equipo?
– En Kindberg soy yo sola, aunque del diseño se encarga Sebastián Paublo, y de las ilustraciones de cubierta, el artista Renato Órdenes San Martín. Con los dos me entiendo muy bien porque me encanta su trabajo, entonces es muy fácil que me gusten sus ideas. Normalmente yo les resumo el libro que se va a publicar y ellos, a partir de su propia interpretación, me mandan propuestas.

– ¿Qué escuchan (o ven) cuando están trabajando intensamente? ¿Hay música que les haga compañía especial en este sentido?
– Suelo trabajar sin música. Tengo bastantes interrupciones familiares, por lo que trato de aprovechar los momentos de silencio para concentrarme.


– ¿Quién les inspira?
– Mucha gente muy diversa: desde Pedro Almodóvar a Tracy Emin, pasando por colegas del mundo editorial y amigas de las que me gustaría aprender todo lo posible.


– ¿Qué es lo peor de su trabajo?
– La parte de no edición: llevar la contabilidad, supervisar la distribución, hacer liquidaciones, también una parte de difusión que no tiene que ver estrictamente con los libros.

– ¿Qué es lo mejor?
– La posibilidad de leer a autores que de otra manera no conocería.

– Una recomendación literaria que no pueden dejar escapar.
– La lectura de Natalia Ginzburg y de Alice Munro me produce un intenso placer. 

– Si pudiesen hacer cualquier cosa ahora, o estar en cualquier lugar. Cierra tus ojos e imagina: ¿dónde sería?
– Me encantaría estar con mi familia en España. También iría feliz a navegar el estrecho de Magallanes, pero en verano, eso sí.

Comenta desde Facebook

Comentarios