Cuerpo y Silencio, nuestra resistencia y lucha

violenciamujeresintro

Fotogafía de Tamara Marbán Gil

Por Carolina Lafuentes Leal, psicoterapeuta, profesora y activista Colectiva Feministas Valpo

Caminamos para denunciar, visibilizar y recordar a cada mujer asesinada en manos de hombres que ejercen la violencia machista; femicidios cometidos hoy y ayer en dictadura.

Una caminata con un silencio profundo y un grito que se expresa a través de más de 100 cuerpos que intervienen el deambular de muchas personas que susurrando comentan: “la manifestación de las mujeres pacíficas”.

El cuerpo, nuestros cuerpos, simbolizan y re-significan aquellas que no están.

Cada historia y cuerpo hace su resistencia, desde donde y como puede. El silencio es transformado en nuestro grito y resistencia, es la forma que toma nuestra  lucha ante una sociedad sorda y un Estado negligente que utilizan al silencio como mecanismo de defensa que, a partir del bloqueo y la inhibición de sus responsabilidades queda mudo ante cada femicidio que se comete.

Cuando al silencio se le llena de contenido y se lo politiza, la situación cambia. Y es ahí donde nuestros cuerpos están, para denunciar y gritar una vez más: ¡Ni una mujer menos, ni una muerta más!

Cuando el silencio aparece como acto sin sentido, entonces es cómplice. Y es lo que vemos hoy: un silencio que se ha instalado como forma naturalizada para responder ante la cultura patriarcal, ejerciéndose como violencia, y que anula la capacidad de análisis y reflexión crítica en las y los sujetos que habitan este territorio tan aislado.

Las personas parecieran no querer escuchar, solo oír, porque la escucha es algo que quedó silenciado también.

En estos días dolorosos que se ha desenterrado la memoria, poco se ha escuchado lo que un país entero reclama una vez más:  la justicia  que aún continúa en silencio.

Como activista feminista y psicoterapeuta, he podido escuchar a diario como se vive en cada cuerpo la realidad patriarcal.

El próximo jueves saldremos nuevamente a las calles, con nuestro cuerpo y silencio como resistencia y lucha para ser escuchadas.

Comenta desde Facebook

Comentarios