Cortejo fúnebre para Neruda, el adiós al poeta apasionado

nerudaintroLa pieza teatral italiana “El Funeral de Neruda, claveles rojos para Pablo” se presentó recientemente en Sala Upla en Valparaíso, cerrando el ciclo dedicado a la memoria en conmemoración de los 40 años del Golpe Militar. La obra, escrita por el italiano Renzo Sicco y  el chileno Luis Sepúlveda, atraviesa la vida de Chile antes y después del golpe del 11 de septiembre, a través de las personas que se acercan ante el ataúd del poeta para darle el último saludo.

Por Daniel Silva, actor y productor general

Un montaje cargado de versos y testimonios a flor de piel fue la propuesta escénica presentada por la compañía italiana Assemblea Teatro en Valparaíso. Renzo Sicco, director de la obra, recibe amablemente en el foyer de la sala a un público sediento por ver el resultado de años de investigación sobre la vida del vate, así como testimonios sobre la muerte de Pablo Neruda, abordando pasajes nunca antes revelados del Nobel nacional.

El paso de este montaje por Turín, Sudamérica y recientemente por Villa Grimaldi ha ocasionado expectación en torno a él. El director comenta con cariño la aceptación que ha tenido entre los chilenos la visión de la compañía en torno el poeta.

La obra expone la brutal realidad ocurrida entre el 11 y el 23 de septiembre de 1973, a través de la vida Neruda. Todo empieza con el allanamiento a la casa del poeta en Isla Negra. Luego de este acto vandálico, Pablo se deteriora, siendo trasladado a la clínica Santa María en Santiago, donde fallece producto de un  cáncer. Sus amigos y su amada Matilde lo acompañan en su despedida. Cuadras y cuadras despiden al poeta en el Cementerio General.

nerudaintro2El montaje se caracteriza por el relato testimonial de cinco actores que reviven el calvario que vivieron los más cercanos al poeta, evidenciando el sufrimiento y el dolor ocasionados por su partida. Neruda es interpretado por Giovanni Boni y destaca por su parecido físico y por el entendimiento del mundo onírico, sumergido entre poemas y odas, que generan los raccontos de la obra.

La secuencialidad de los relatos de amigos y su esposa van develando la historia, completando los enigmas de su muerte. Con notables interpretaciones, excelente dicción y fonética, se destaca el trabajo de los actores de la compañía. La  opinión de ellos frente a este suceso se engloba en la siguiente frase: “Chile, un Vietnam silencioso”, aludiendo a la semejanza de la realidad chilena con los actos fatales ocurridos en el sudeste asiático durante la década de los 60.

Pieza teatral llena de símbolos y códigos, donde la escenografía y la planta de iluminación sugieren complicidad y solemnidad con el espectador. En una  esquina se observan los restos de la  devastada casa, sólo cuatro sillas, un féretro (que por arte de magia se trasforma en el mascarón de proa de Isla Negra), los vericuetos de La Sebastiana y una docena de claveles rojos entregan la información necesaria para construir el velorio a la chilena de Neruda.

Una propuesta innovadora, intensa en su dramatismo y con la presencia de constantes sutilezas. Los actores sostienen durante una hora y veinte minutos el montaje, a través de su caracterización. Destaca su lenguaje que entrega a través de los poemas más recordados de Neruda, versos, odas y recuerdos que  guían la trama y hacen de este montaje un testimonio fidedigno, claro y digno de igualar.

Comenta desde Facebook

Comentarios