Breves reflexiones sin destino a partir de una obra en proceso

Por Hilda Pabst Aldoney

¿Qué sentido tendrá hablar del sentido del arte en medio del derrumbe sicótico de todas las libertades modernas gracias a la plan-demia? Y con esto destruyo de entrada la entrada a esta reflexión y paso a di-vagar sin rumbo por el descampado de la creación escénica-performatica-local-confinada. Tampoco hay mucho donde mirar. 

En eso me topo con “Metamorfosis”, un ejercicio inicial e iniciático, donde se vislumbra una ansia de búsqueda, de “nuevos” cruces, de “nuevas” expresividades, frente a las cuales, desde del lóbulo frontal, chorrea la pregunta ¿qué es lo nuevo? ¿La maestranza Barón como sitio perfomático? ¿Los cuerpos como lienzos derramando pintura sobre sí? ¿La sonoridad electrodark? ¿O la intención detrás de todo eso? O la pregunta que late en el campo de todas las posbilidades? (ad-hoc al misticismo de encierro). El “work in progress” admite un poco todo. Sin embargo, ¿basta poner el cuerpo en escena para protestar contra el robo de nuestras corporalidades reducidas a la reclusión institucionalizada? Un cuerpo estremecido versus un cuerpo formateado. Lo pictórico resulta anecdótico. Como en toda performance hay algo de sacrificio, sólo que muy acomodado, muy esponjoso aun para el íntimo horror que supone la metamorfosis. 

Revisamos "Metamorfosis", ejercicio donde se vislumbra un ansia de búsqueda, ¿qué es lo nuevo? 👇

Nunca pude olvidar el fragmento donde la manzana lanzada sobre la caparazón del transfigurado Gregorio Samsa, comienza a podrirse y a causarle un nuevo dolor al espanto de la transmutación en la novela de Kafka. También se me cruza Marilyn Manson con su Beautiful People. Bien. Advertí que divagaría. Nos queda el audiovisual y ahí ponemos todas las fichas parece. El imperio de la imagen. Miles de cuadros por segundo. Bigdata reinando en nuestra retina. Nadie será recordado en especial por haber enloquecido en tiempos de COVID-19.

Y sucede que Alfredo Jaar se me apareció hace unas semanas hablando en mi computador: “El arte es el último espacio de libertad que nos va quedando” dijo sereno. Creo que le creo. ¿Qué estarán haciendo los artistas con ese bastión? Porque la humanidad ya no sabe tener libertad. La están borrando de nuestro ADN. Conspiraciones y ficciones clásicas vienen a mi mente desde la literatura. Un mundo Feliz. Orwel 1984. El Proceso. Solo que la distopía ya esta aquí. Y nuestros cuerpos son el campo de prueba y exterminio.

Francamente solo encuentro preguntas. Ni la más ínfima pretensión de ir por respuestas atraviesa mi campo electromagnético que teme al 5G. Entonces ¿la metamorfosis cómo se siente? Volvamos a Kafka. O a Darwin. Evolucionemos o extingámonos, que más da. Mientras eso sucede, ¿será que el arte nos ofrece una pequeña balsa para llegar a alguna orilla? Creamos que sí, que nuestras emociones tienen el gen de la plasticidad. Seamos plantas, piedras, destellos de atardecer, vivamos la metamorfosis como un viaje con destino incierto. La libertad esta siempre esperándonos en silencio.

Metamorfosis / Cooperativa La furia de los santos

Dirección: Marco Zambrano

Performers: Marco Zambrano, Pipo Allende

Registro y montaje: Kevin Morizur

Música: Tom Ho, Marco Zambrano

Comenta desde Facebook

Comentarios