Alzheimer, la obra porteña que se presenta en Santiago a Mil 2015

Tras la muerte de su madre, Feliciano debe volver al campo donde se crió para hacerse cargo de su antigua casa y también de Victorino, su padre, enfermo de alzheimer. A partir de los vestigios de lo que alguna vez fue una familia, la Cía Teatro Imaginario construye un relato acerca de la enfermedad del olvido, personal y nacional. La obra “Alzheimer” representa a Valparaíso en la nueva versión del Festival de Teatro Santiago a Mil con presentaciones los días 3 (Teatro del PCdV), 15, 16 y 17 de enero (Sala Sidarte, Santiago). A días de su exhibición ante nuevos públicos, conversamos con su director Marco Zambrano. 

Marco Zambrano, director de la cía. Teatro Imaginario. (Foto: Alejandra Delgado)

Marco Zambrano, director de la cía. Teatro Imaginario. (Foto: Alejandra Delgado)

Por Alejandra Delgado

¿Cómo ha madurado “Alzheimer” desde que la presentaron por primera vez en 2013?

-Ha madurado en el sentido que la maquinita se ha seguido ecualizando cada vez más. Tuvimos temporadas en Santiago donde la obra corría y nunca dejó de correr y siempre funcionó. Fuimos cambiando detalles en la dramaturgia, volviéndola más fluida, se cambiaron palabras, hay cosas que sacamos, cosas que entraron. La música también ha ido modificándose y las actuaciones han ido liberándose, se han vuelto más sueltas y más arraigadas a lo que queremos contar que es ese lugar sureño, esa ausencia de la memoria chilena. Los conceptos que hemos trabajado durante toda la creación empiezan a aparecer, porque al crear vas metiendo capas y capas y cuando poner a rodar la obra esas capas empiezan a aflorar. Para nuestra presentación en Santiago a Mil, siento que todo se ha juntado muy bien.

¿Qué representa para ustedes ser parte de la programación 2015 de Santiago a Mil?

-Estamos orgullosos. Es una ventana abierta para que el público de Santiago puedan ver nuestro trabajo y ver el teatro que se está haciendo en Valparaíso. Además, hay un momento donde los programadores podrán ver “Alzheimer”, y eso es una gran oportunidad, porque la idea es que nuestro trabajo se pueda vender y podamos ganar plata con nuestra creación y así poder vivir de lo que hacemos.

¿Es complejo vivir de la creación en regiones?

-En Valparaíso es muy complejo por ese peso que representa ser “Patrimonio de la Humanidad”… hay tanta cosa gratis acá que ha conformado una cultura de no pagar por los eventos, entonces es muy difícil hacer temporadas o mantenerse durante un tiempo porque la gente no va. Matas al público en tres días. La gente llega diciendo que cobrar $2.000 por una entrada es muy caro, incluso los amigos no quieren pagar la entrada. Muchas personas consideran que una obra de teatro es un juego de algunos muchachos que se juntaron y no entiende que de esto vivimos.

Sin embargo, a contrapelo, la creación teatral en Valparaíso ha crecido, ¿tienes esa percepción?

-Estos últimos dos años la creación teatral ha crecido, está metiendo más ruido. He tenido la oportunidad de ver varias obras de distintas compañías y se puede ver cómo ha evolucionado el nivel. Llevo 10 años viviendo en el puerto y he visto cómo se ha mejorado el nivel estético de las creaciones, el nivel musical, el nivel dramatúrgico. Siento que las compañías ya no buscan solo hacer un grito y decir lo que sienten, sino que se están preparando para hacer un espectáculo donde ese grito que necesitan decir, vaya acompañado de una buena iluminación, una buena sonoridad… para que esa obra se escuche, se entienda y se aprecie mejor.

¿Qué obra y/o compañía rescatas en ese contexto que describes?
-Me gusta mucho el trabajo que hace La Turba, ellos se han mantenido durante mucho tiempo, es una gran compañía. Me gusta el trabajo que está haciendo la Trilogía de Tiernos y Feroces, particularmente su obra “Violeta”. Me gusta la garra que tiene La Peste de seguir estando en la escena, apoyando el teatro porteño. Valoro también algunas creaciones de las escuelas de teatro como “La visita” dirigida por Aldo Parodi con estudiantes del DuocUC.

¿Viene algo nuevo de Teatro Imaginario?
-Sí, hay algunos temas que están rondando. Cuando hicimos una obra sobre el olvido fue una crítica a nosotros mismos, por entregarnos al olvido. Hoy me mueve mucho la palabra “éxodo” que es lo que está pasando con países que están en guerra, o lo que pasa, por ejemplo, en las relaciones de pareja cuando alguien se va y deja un espacio que le pertenece en un ser que queda vacío. El “amor” también me está moviendo mucho y también el concepto de “hambre”. Son temas que empiezan a mezclarse para nuestra nueva creación, con la que esperamos nuevamente “mover teclas” en el corazón de las personas.

FUNCIONES:

3 de enero 20:30 horas, Parque Cultural de Valparaíso / Reparto de invitaciones: 2 y 3 de enero de 9 a 19 horas en PCdV.

Del jueves 15 de enero al sábado 17 de enero, 19:00 horas, Sala Sidarte, Santiago. / Comprar entradas aquí: http://bit.ly/1zJnVSU

*Lee aquí la crítica teatral escrita por Hilda Pabst, publicada en La Juguera Magazine: http://bit.ly/1tprZXy 

 

FICHA TÉCNICA 

Dirección Marco Zambrano

Dramaturgia Fernando Mena y Teatro Imaginario
Asistente de dirección Fernando Mena
Elenco Arturo Rodríguez, Marco Zambrano, Patricio Díaz, Gabriela Godoy
Composición musical Nicolás Aguirre, Camilo Gómez, Tomás Carrasco
Diseño escenografía Paula Becerra
Objetos y marionetas Marcela Latoja
Vestuario Mayra Olivares
Iluminación Jorge Espinoza
Gráficas Danila Ilabaca
Fotografía Gabriel Holzapfel, Kevin Moorizur
Audiovisual Nicolás Fuentes, Claudia Bernet
Producción general Paula Becerra

 

Comenta desde Facebook

Comentarios