Crítica Teatro: Alzheimer, en memoria del olvido

alzheimer

Escribe HILDA PABST / fotografia KEVIN MOORIZUR

La obra Alzheimer es una pequeña maquinita teatral que funciona minuciosamente bien. Es como esos mecanismos de las cajitas musicales o de los relojes de antaño donde todos los engranajes –dramaturgia, dirección, interpretación, escenografía, musicalización, uso del espacio escénico- se articulan perfectamente y el resultado final nos causa una placentera admiración.

Ya el nombre nos instala en esa desmemoria tan propia de nuestro olvidadizo país, tan conveniente según donde caliente el sol y según cuánta tierra se quiera echar sobre algún suceso incómodo. Desde una historia simple, campesina y a primera vista ingenua, se teje con lúdica destreza un cuento folclórico y delicado, que se irá revelando como una fiera tragedia. Es, en definitiva, una historia que se hunde con justas dosis de dulzura y desgarro en los escondrijos del alma emotiva nacional, siendo un logrado reflejo de una patología siempre al acecho de nuestra carente estructura familiar.

Todo el tiempo se respira un aire provinciano, se presiente el derrumbe, se huele el ocultamiento, pero eso no impide que el humor y la picardía afloren con frescura de matorral. Una verdad dolorosa y jamás enfrentada anula el espíritu de un hijo que retorna a la casa paterna cuando muere su madre; su padre extraviado en su memoria culposa regresa incesantemente a los recuerdos que detonarán el reconocimiento de esa verdad bastarda y feroz.

La memoria, el olvido, la verdad, el perdón, tópicos tan maltratados por nuestra historia nacional son recuperados en este montaje con una lucidez que se agradece. Por supuesto el talento de la compañía Teatro Imaginario para dar vida a esta composición esta fuera de duda. A un potente registro actoral se suman la osadía lírica de los textos, la petit banda sonora que hace un giño magnífico al canto a lo humano, la escenografía que juega entre el reciclaje y lo barroco, los objetos y el vestuario que iluminan el imaginario rural y coronando todo esto la vigorosa dirección y actuación de Marco Zambrano, sin desmerecer para nada a sus compañeros y compañera de aventura, todos muy a la altura del desafío.

Se percibe claramente la disciplina y el rigor del equipo completo e incluso queda la sensación de que han recorrido una gran trayectoria juntos o quizá eso es lo que viene. Lo cierto es que ya dan ganas de ver el próximo montaje de Teatro Imaginario.

FICHA:

DIRECCIÓN: Marco Zambrano / DRAMATURGIA: Teatro Imaginario / ASISTENTE DE DIRECCIÓN Y DRAMATURGIA: Fernando Mena / ELENCO: Arturo Rodríguez, Marco Zambrano, Patricio Díaz, Katherine King / COMPOSICIÓN MUSICAL: Nicolás Aguirre, Camilo Gómez, Tomás Carrasco / PRODUCCIÓN GENERAL Y DISEÑO ESCENOGRAFÍA: Paula Becerra / REALIZACIÓN ESCENOGRÁFIA: Paula Becerra, Rodrigo Piña, Arturo Rodríguez / OBJETOS Y MARIONETAS: Marcela Latoja / VESTUARIO: Mayra Olivares / ILUMINACIÓN: Jorge Espinoza / GRÁFICAS: Danila Ilabaca / FOTOGRAFÍA: Gabriel Holzapfel / AUDIOVISUALES: Nicolás Fuentes, Claudia Bernet.

__________________________________________________________________________

*Próximas funciones viernes 30, sábado 31 de mayo y domingo 1 de junio en Parque Cultural de Valparaíso. En Santiago, Lastarria 91: del 12 de junio al 6 de julio.

teaser Alzheimer from Hormazábal on Vimeo.

Comenta desde Facebook

Comentarios