“15 años después”, lo nuevo de Teatro Virgen

Tras el suicidio de Bernal, cuatro de sus ex compañeros de colegio se encuentran en su funeral. Han pasado 15 años desde que salieron del colegio. El encuentro se extiende hacia la noche y el luto se transforma en conmemoración, en recuerdos y brindis distendidos por el alcohol. Se develarán así los traumas de su pasado, las circunstancias de sus actuales vidas y sus propios miedos y frustraciones.

“15 años después” instala a cuatro adultos nacidos en dictadura que intentan constantemente sentirse parte de algo. Una reflexión en torno al país, la patria y el modelo económico imperante en Chile, así como en la forma de entender el mundo actual desde cuatro distintas perspectivas, atravesadas por la misma herencia; el miedo y la incertidumbre.

Conversamos con Fernando Mena Rojas, director y dramaturgo de “15 años después” a días de su estreno en Sala Negra de la UV.

afiche 15añosdespues -

Por Cristóbal Valenzuela

¿Qué es lo que el espectador que no conoce a Teatro Virgen, va a encontrar en la propuesta de la compañía?
Se van a encontrar con una propuesta autoral y política, que es lo que siempre hemos intentado plasmar en nuestro trabajo. Y precisamente, los que asistan a ver “15 años después” van a ser parte de un espacio de reflexión, pero también de entretención, donde queda de lado lo panfletario y se establecen discursos políticos a través de la ironía.

¿Qué ocurrió durante estos años de receso de la compañía?
-Con Cristián González y Daniel Benítez veníamos trabajando juntos desde la Escuela de Teatro. Armamos Teatro Virgen el 2009 y de ahí no paramos. Eramos amigos, trabajábamos juntos y vivíamos juntos por tres años. Claramente, bajo ese contexto, podía pasar cualquier cosa en el ámbito doméstico que afectara nuestros procesos creativos y más terrible aún, que afectara nuestra amistad. Entonces decidimos parar y empezar a especializarnos en nuestras aptitudes anexas a la compañía, trabajar con otra gente y sobretodo priorizar nuestra amistad. Cada uno dedicó su tiempo a llevar a cabo proyectos personales o a colaborar con otros artistas. Y el año pasado presenté el proyecto y sumamos para esta obra a Gabriela Arancibia y a Humberto Cerda, y acá estamos, a días de estrenar.

teatro-virgen

¿Cómo nace la idea de reunir a estos ex-compañeros, 15 años después y cómo juega el que uno de ellos, precisamente muerto, sea la causa de esa reunión? ¿Quién o qué es lo que murió en estos 15 años que te gustaría que nos reuniera?
-Hay un momento en que ya no puedes arrastrar la adolescencia. Debes ser adulto y comportarte como tal. La sociedad te dice que ya a los treinta años debes tener un trabajo, una casa, una pareja, hijos, una estabilidad económica. En fin, estabilidad se vuelve sinónimo de éxito. Y cuando no es así, es fácil caer en la frustración. Es como si ser diferente te convierte en una anomalía de ser humano. Hay quienes simplemente no pueden con esa presión, con esa vida impuesta. Es así como en la obra, Bernal se ha suicidado, porque la vida no tiene sentido para él y esa decisión consciente, se va desmenuzando en la obra. Los cuatro ex compañeros de colegio que van a su funeral, van por cumplir, y horas más tarde, celebrando esa reunión, se encuentran enfrentados a sus propias vidas, a la muerte de sus ganas, de sus sueños, de sus esperanzas, que 15 años después les pueden pesar o quizá no. Bueno, vayan a ver la obra y veamos qué pasa.

Hay algo que me llama la atención y es aquello de los “adultos intentando sentirse parte de algo”. ¿Puedes referirte un poco más a esta sensación de enajenación, desarraigo, exclusión o marginación de los personajes en la obra?
Los personajes representan a nuestra generación que nació en dictadura. Aprendimos a hablar cuando Pinochet salía por la tele como “Presidente”. Nadie habla de lo que es ser niño en un contexto donde nuestros padres se veían afectados u condicionados de alguna u otra manera. Al parecer no fuimos importante pues después crecimos sin decir mucho en los noventa. No existía Internet, había poca información y mucha opinión no teníamos. Mi vida era escuchar música y grabar discos de la radio en cassettes vírgenes, nada más. Éramos parte de la transición, parece que éramos el supuesto “futuro de Chile” y nunca nos enteramos. Salimos del colegio a estudiar lo que el país necesitaba y ahora nos vemos como adultos. Hicimos lo que la sociedad quería de nosotros y aparentemente no nos pasó nada. Los que vinieron después venían con la información, con todas las ganas y sin miedo.

Con respecto al miedo y la incertidumbre que enmarcan la reflexión desde los personajes en escena, David Mamet en su “Edmond” pone en la voz de una pitonisa la siguiente frase: “Todo miedo oculta un deseo” ¿Cuál es el deseo oculto tras ese miedo y esa incertidumbre en los personajes de tu obra?
La pitonisa de Mamet tiene razón evidentemente. El deseo tras ese miedo que arrastran los personajes, es lograr ser ellos mismos, supongo. No haberse traicionado. Tomar decisiones hace cambiar mundos y cuando decides y eliges por algo que tú realmente quieres, se abren los caminos. Si todos fuésemos así, podríamos incluso abrir las grandes Alamedas, quién sabe. Cuando la sociedad decide por tí, cuando tus padres deciden por tí, cuando la economía de un país decide por tí, cuando el dinero decide por tí, siempre estarás a merced de estadísticas, influenciado o manipulado por algo externo. Eres una cosa. Pero si eres libre, quién sabe lo que podrías ser, podrías ser lo que tú quieres ser. Vivimos en la incertidumbre, porque nos han dicho qué hacer, nos observan, nos modifican. Principio de incertidumbre de Heisenberg, nada más.

“Me cansa que todo lo tiñamos de porteño”

 

teatro virgen-¿Cómo la construcción de memoria inyecta y moviliza tus procesos creativos y cómo se conecta ese proceso creativo en torno a la memoria con un territorio como el de Valparaíso, en plena discusión por su renovación hoy?
-La construcción de memoria es esencial en lo que hago. Debo retroceder en mi historia para entender por qué me duelen ciertas cosas hoy, y buscar la manera de sanarlas o vivir de la mejor manera con ellas. Retrocedo veinte pasos para avanzar uno. Para eso escribo, para eso hago teatro. Pero tiene que ver con algo generacional a nivel país. Trabajar en Valparaíso me dio tranquilidad, pero la ciudad no se transformó en mi discurso, no estaba en mi memoria, nací en una playa lejos del puerto y respeto mucho a las personas que son oriundas de Valparaíso, ellos son un testimonio en sí mismos. A nosotros nos tocó formarnos en Valparaíso, pero al paso de los años, nos dimos cuenta que el teatro de identidad local que necesitábamos no estaba sólo en los contenidos locales, me refiero a hablar sólo de los cerros, de la pobreza, las casas de colores, de los barquitos y del turista. Nosotros nos ponemos de pie desde acá para hacer teatro chileno, sin el adjetivo de “porteño”. Hacemos memoria y movemos nuestros procesos creativos en base a lo que ocurrió, ocurre y creemos ocurrirá en el país en general, que va más allá de un territorio y un discurso regionalista. Me cansa que todo lo tiñamos de “porteño”, el rock que se hace en Concepción es rock chileno, el cine que se hace en Valdivia es cine chileno.

La educación, en el ojo del huracán de manera permanente, juega un rol trascendental en el desarrollo de los individuos y su intento por integrarse en una sociedad que considera y respeta justamente sus individualidades, o que simplemente los denigra y cosifica para lograr mantener el ritmo del desarrollo impuesto por una minoría que ostenta el poder. “15 años después” es un nombre que me invita a preguntarte: ¿Consideras que ha habido realmente cambios en los últimos 15 años a ese respecto?
-Si me preguntas por la sociedad, efectivamente ha habido un cambio, pero uno desesperanzador. El modelo económico plantea una forma de entender el país como en un constante crecimiento y desarrollo. Esta idea de que Chile es la economía más estable de Latinoamérica y que brinda una mejor calidad de vida que el resto de los países sudamericanos ha formulado una conciencia en el chileno medio de superioridad, individualismo, nacionalismo, clasismo, racismo y donde lo material es lo que prima. La sociedad chilena se ha comprado el cuento. Pero también es evidente cómo en los últimos 15 años, son los jóvenes los que tras un nuevo milenio comenzaron a empoderarse de la opinión. En el plano de la educación es evidente cómo se han puesto sobre la mesa temas urgentes que durante los noventas estuvieron dormidos. Hoy hay un debate constante y eso es bueno. Pero mientras no exista un cambio en la Constitución de Pinochet y un recambio en la clase política, los cambios tardarán en aparecer. “15 años después” apunta a que se reflexione sobre qué ha pasado en los últimos 15 años, en lo que pasó después de terminar el colegio. ¿Es Chile un país para soñar? ¿Estamos para cumplir nuestros sueños o ya nos convertimos en lo que la sociedad quiere que seamos?


Fernando Mena Rojas

Fernando Mena -LJMActor, dramaturgo y cantautor, ha desarrollado una prolífica carrera en varias de sus facetas. Destacan entre ellas la adjudicación de la Beca de Creación Literaria del Fondo Nacional del Libro, para su novela “Hogar”. Ganador de con su texto “Amanda” en el Concurso Nacional Dramaturgia del Exilio 2014. Segundo lugar y premio del público con su cuento “Cansancio” en el concurso Literario Santiago en 100 palabras 2012, entre otros premios.

Obras de Teatro Virgen

“Pato Yáñez o el gesto Nacional”(2010) , “Trilogía del miedo en Chile” (2011), “21/12” (2012), “Bondad” (2012).


“15 años después” 

Funciones : Jueves 18 de junio: estreno / Viernes 19 – Sábado 20 junio / Viernes 26 – Sábado 27 junio
20:30 HRS / Sala Negra de la UV / Avenida Brasil 1647, Valparaíso / Adhesión Estudiantes y 3º Edad $2.000.- / General $3.000.-


Ficha Técnica

Obra: 15 Años Después / Duración: 60 minutos / Dramaturgia y Dirección: Fernando Mena Rojas / Intérpretes: Gabriela Arancibia, Daniel Benítez, Cristián González, Humberto Cerda / Diseño Integral: Teatro Virgen / Producción: Agencia Virgen / www.teatrovirgen.cl   /Twitter @teatrovirgen Facebook: Teatrovirgen

 

afiche 15añosdespues

 

 

Comenta desde Facebook

Comentarios