Valparaíso: locación principal

"A Valparaíso" de Joris Ivens

“A Valparaíso” de Joris Ivens

Puerto de Ideas también deleita a los cinéfilos en esta edición 2013 y trae agendado para el próximo 9 de noviembre la conferencia “Cinema Valparaíso: una historia de películas” a cargo de dos eximios cultores del séptimo arte, Antonio Martínez y Claudio Abarca.

La cita es a las 20.30 horas en el Edificio Cousiño y este conversatorio invita a comprender la relación que mantiene la ciudad puerto con el celuloide y por qué es escenario y motivo cinematográfico constantemente revisitado.

Por Equipo LJM

Dicen que inspira, que es mágica, que encanta por su bohemia y que cautiva por su disparatada geografía y particular anfiteatro natural. Valparaíso, “novia del océano” como la llamara Neruda, se convirtió con el pasar del tiempo en lugar obligado de artistas e intelectuales. Más de algún poema, de alguna novela u obra de teatro ha sido creada en el puerto principal. Y más de una veintena de películas han sido filmadas o ambientadas en Valparaíso, sólo en los últimos 50 años.

"Valparaíso mi amor" de Aldo Francia

“Valparaíso mi amor” de Aldo Francia

Ya lo decía Silvio Caiozzi cuando rodó La Luna en el Espejo: “Valparaíso es un gran set de filmación”. Así lo demuestra la gran cantidad de largometrajes de ficción y documental que han sido grabados en la ciudad, cuyas imágenes transmutan entre escaleras y cerros, entre ascensores y burdeles. “Posee un conjunto de atributos y actividades que conforman un imaginario bien interesante. Es un lugar donde conviven marineros, prostitutas, intelectuales y creo que eso ha llamado la atención de distintos realizadores” señala Claudio Abarca, porteño, periodista y crítico de cine. Conocedor de la cinematografía nacional y en particular de aquella vinculada con Valparaíso, Abarca considera que “ese encanto particular tiene que ver con lo inmaterial, con su gente, los modos de habitar y de relacionarse. El cine da cuenta de esos vínculos que se establecen con la ciudad“, y agrega que “Valparaíso se ha consolidado como locación, pero también como sujeto, es decir, la ciudad considerada más allá del territorio, su atmósfera, su espíritu, su sentir”.

El conversatorio se articula como un recorrido vivencial y analítico respecto de la estrecha relación entre el cine y Valparaíso. Antonio Martínez, columnista de El Mercurio y ex director editorial de Alfaguara, reconoce el valor histórico, visible y nacional de la comuna, pero subraya que ese valor también es retirado y personal. “Ese patrimonio individual está depositado en las películas que navegan y flotan sobre el puerto. Son historias que están en la memoria y siempre en el cine con Valparaíso: en los niños gitanos y despeinados sobre un cerro ventoso, en un vagabundo bailarín llamado Cristo de Palo o en la ruidosa boite American Bar, que era como estar en la propia casa”.

"La luna en el espejo" de Silvio Caiozzi

“La luna en el espejo” de Silvio Caiozzi

Para Claudio Abarca, escritor de “Valparaíso, más allá de la postal. 50 años de cine chileno: 1960-2010” la charla permitirá abordar diferentes temáticas en relación a las distintas épocas estudiadas, “por ejemplo en el cine de Aldo Francia está muy presente la lucha de clases, mientras que en La Luna en el Espejo o Las Tres Coronas del Marinero es un cine más bien político donde está presente el tema del exilio. Desde el 2000 en adelante se visualiza una diversidad de temas que tienen que ver con la necesidad de volver a los afectos, a lo que uno era en un momento, necesidad de arraigo”.

El personaje que manda, coinciden los expertos, es aquel que está al margen de la ley, al margen de la necesidad, al margen del estudio. “Desde Valparaíso Mi Amor hasta Be-Happy existe un mínimo común denominador, personajes que se desarrollan fuera de la ley o del sistema” explica Claudio Abarca. “Hay fotogramas y personajes en esas películas que son como un volantín que se va cortado o como una pelota que rebota guarda abajo. Es decir, no sabemos su destino y tampoco su futuro, pero el cine encarna el vértigo, la velocidad del tiempo y la emoción del viaje sensorial y sentimental” plantea Martínez, quien agrega que lo único que se puede saber es que “esa película sobre Valparaíso y el volantín huérfano o la pelota sin nombre, son parte de nuestra patria más querida y personal”.

Un viaje por las obras de Joris Ivens, Aldo Francia, Raúl Ruiz, Silvio Caiozzi, Valeria Sarmiento, Gonzalo Justiniano y Marcela Said, entre otras, es lo que promete “Cinema Valparaíso: una historia de películas” donde será posible descubrir no sólo ese universo simbólico detrás de cada filme, sino que también desenterrar algún recuerdo o relato perdido en nuestra memoria. Porque como dice el periodista Claudio Abarca “el cine es un pretexto para hablar de nosotros”.

La invitación es para el próximo 9 de noviembre a las 20.30 horas en el Edificio Cousiño de Valparaíso. La entrada general tiene un valor de mil 500 pesos.

Comenta desde Facebook

Comentarios