Un cuarto de baile con crítica social, por favor

Antes de que el mundo se volviera a acabar, hace una semana, un nuevo Crimen Colectivo tuvo lugar en Quilpué. Cuando en Trotamundos Terraza vivimos la experiencia Crimen Colectivo con Como Asesinar a Felipes (Santiago), un ritual al ritmo del tambor.

Fotografías por: Rodolfo Muñoz
Texto: @valentinne | @valosa

No es primera vez que veo a CAF, por eso la palabra experiencia. Su puesta en escena es una performance, una constante declaración de principios con mucho rap. Un descargo y catarsis.

Va de un discurso a una rima y de una rima a un ritmo.

Los cuerpos se mueven en un vaivén que parece programado, como si todes se conocieran, como si todes sintieran lo mismo al estar acá.

De repente se escucha:

Que no se les olvide que el derecho humano es a protestar.

Que no

Se les olvide.

Entra la Brígida Orquesta. Este Crimen Colectivo es el nombre de su junte, como un grupo de amigos que se juntan a tocar en el sótano. A crear y descargar, impregnando aún más todo de jazzrap.

Esta presentación está como dividida en actos, en estados de ánimo,

Como un monólogo,

Donde el aplauso final se convierte en marcha, en cántico movilizado.

Expresa un estado de vista

Pienso: se suma a un estado de movilización permanente, 

Hoy, un estado de vigilancia permanente,

Donde todo es político.

Mente Sabia Cru ríe y rima, clamando que me tomo el odio con buen humor.

La ironía de esta crítica social es que hay que bailarla.

Ven a nuestro baile, pienso. Dejarse llevar, sentir la música, los instrumentos, la rabia y bailar.

Comenta desde Facebook

Comentarios