Por qué marcho el 8m

Marcho por la niña que fui, atrapada en la idea de que nunca se convertiría en mujer. Por lo que se me dictó debía hacer y sentir, todo lo que se esperaba de mí.