Tirando la casa por la ventana: 2 años de Worm

worm_ljm1

Por Óscar Aspillaga

Es un poco majadero decir que cuesta (y harto) el tratar de levantar y (sobre todo) mantener iniciativas culturales en la ciudad que alguien denominó como capital cultural de Chile. Mucho más importante es recalcar que una galería de arte contemporáneo cumple dos años en Valparaíso. Y eso merece tirar la casa por la ventana.

Exactamente eso fue lo que hicieron en la galería de arte contemporáneo Worm (Linares 9, Cerro Merced), donde más de 80 artistas regalaron una de sus obras para ser expuestas en este espacio, que se ubica lejos de la zona turístico-patrimonial donde se ubican la mayoría de lugares que se dedican a exponer obras de arte en Valparaíso. Justamente algo que hace aún más valorable el trabajo que hacen los Worm.

El día de la celebración por estos dos años la casa estaba llena, no cabía nadie más y seguían entrando personas. A la hora del discurso de bienvenida, los Worm, que también viven en este lugar, dejaron en claro cuáles son los principios que los motivaron a crear esto y las razones por las que seguirán poniéndole bueno: levantar la ciudad artísticamente.

Claro, puede sonar quizás muy general o muy ambicioso, pero eso es lo que se necesita. Y para lograrlo, si no hay plata, hay que vincularse con otras personas u organizaciones que estén en la misma, tanto en la ciudad, en la región, en el país y por qué no en el mundo. Por eso algunas palabras de agradecimiento iban dirigidas también a los integrantes del Circuito de Espacio Doméstico (CED), ya que todos tienen un mismo objetivo y siempre es mejor estar acompañado en el camino que solo. “Worm seguirá a medida que trabajemos todos en conjunto”, fueron las palabras dirigidas a todos quienes conocen esta galería y también una invitación para que se acerquen quienes no la conocen.

Luego vino la fiesta, música en vivo a cargo de Linares 9 y una repentina, celebrada y bailada reunión de Los Fjuiith, una banda de la casa.

Cerca de la medianoche, Carabineros apaga la celebración. Sin embargo, eso es sólo una anécdota entremedio de la celebración por lo hecho y por lo que se viene.

*Imagen: Worm

Comenta desde Facebook

Comentarios