Crónicas

¿Vamos a Mala?

Por Paolo Salgado*   “Amigo, cerramos luego, así que espérame sentadito no más”, me dice Felipe o la Fele como lo llamamos desde hace…