¿Sabes algo de la Ley de Artes Escénicas?

Sindicato de Actores de Chile

Por Cristóbal Valenzuela

Siempre hay un momento en la vida en que el tránsito de los hechos hace un llamado abierto para integrar el elenco y equipo de un proceso político. Es una dinámica constante de incorporaciones, abandonos, rotación de roles y aprendizaje.La gente de teatro y todas las personas naturales y jurídicas (u orgánicas) vinculadas a las artes escénicas, hemos venido recibiendo esta convocatoria desde hace al menos cuatro años. En Valparaíso, comuna con dos universidades que forman actores, la sede del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el mazacote de infraestructura pública para cultura más grande del Chile no metropolitano y el Congreso Nacional, al elenco y equipo se integran distintos individuos y organizaciones a este proceso llamado Ley de artes escénicas. Fuera de la Cámara de Diputados queda a la espera de entrar al Senado ¿Qué debería ocurrir ahí? El mismo trámite de siempre: ingreso, comisión, discusión, indicaciones, comisión, modificaciones, debate y votación. ¿Quienes votan? Aquellos por los que nosotros hemos votado.
La comisión de educación y cultura del senado de la república es presidida por Yasna Provoste. La integran el RN García, la UDI Von Baer, el PPD Quintana y el RD Latorre.

 

El miércoles 11 de abril recibieron a la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, para informarse sobre su agenda legislativa, ¿como se refirió al proyecto Ley de Artes Escénicas? (Entre al link y escúchela desde las 11:43:50, hay que retroceder para escucharla) Además le preguntamos por Twitter.

Y le preguntamos por qué la Ley de Artes Escénicas pudo haber entrado esta semana. Para muestra un botón, con el señor Roberto Ampuero como leading rol: el martes 10 de abril, el Senado sesionó en sala y uno de los temas en tabla fue el referente a los oficiales de abordo, convenio entre Chile y EEUU, o EEUU y Chile más bien. Ese proyecto salió de la cámara el mismo día que el proyecto de ley de artes escénicas. El asunto es; la urgencia. Esos plazos los determina el ejecutivo, que con este gesto declara cómo son las cosas en cuanto a prioridades legislativas. ¿Es novedad? No. La intención es que sí sea novedad la recuperación del protagonismo histórico de las bases.
¿Cómo protagonizar esta obra que parece tan concentrada en los personajes que tiene texto y silla? ¿Cómo no ser solo decorado?
Asumiendo la idea de que las transformaciones públicas son tarea común:


ESCENA PRIMERA

Informárnos.

ESCENA SEGUNDA

Conversar de legislar, modificar, criticar, destruir por último, hacer ciudad, país, política, a toda hora en todo lugar. Incluso en Facebook, twitter, Instagram, al encontrarse fuera de una sala, en la calle, en un café o un bar; ¿Sabes algo de la ley de artes escénicas? Hacerla una conversación común, una discusión pública. En la conversación es dónde surgen los encuentros. De esos encuentros las urgencias que moldean al país.

ESCENA TERCERA

Asociarse. Incorporándose a una orgánica o formando una nueva, más radical o más conservadora, revolucionaria o utópica. Nos hace falta un sindicato utópico, un partido utópico, un municipio utópico, una diputación utópica, un Ministerio de las Utopías que daría Suma Urgencia a este proyecto. Lo haría entrar al Senado para Discusión Inmediata.

ESCENA CUARTA

Dotar de urgencia al proyecto de ley. Primero tiene que ser urgencia nuestra, una cosa común entre quienes nos encontramos en las artes escénicas. Luego cosa de la Ministra y de Piñera.
Alejandra Pérez va a continuar hablando de seguir disminuyendo las barreras de entrada a nuestra cultura, desconociendo el sentido declarado en el nombre mismo del ministerio que encabeza, en el que se manifiesta como uno de sus principios el reconocimiento de las Culturas presentes  y pertenecientes a nuestras geografías y sus habitantes.
Y Piñera está de fiesta con su gran idea del Vale Cultura (explicado tan bien en el vínculo por, otra vez, el señor Ampuero).
No son ellos quienes tienen que protagonizar este proceso, somos nosotros. Ellos son el decorado que ha ido cambiando con cada uno de los actos. Este tránsito es nuestro.

Pero perfectamente puede ser otro de nuestros, tantos, tránsitos lentos.

Comenta desde Facebook

Comentarios

Deja un comentario