Reformar la realidad

Ilustración de Stephany Rivera

Ilustración de Stephany Rivera

Es hora de respirar, detenerse, decir la palabra: «todavía». Sugiero que reformemos la realidad, en vista y considerando que ellos –los otros– no son capaces de reformarse. La realidad la podemos cambiar con el poder de la imágenes, debemos crear imágenes nuevas, insólitas que no solo junten una mesa de disección con un paraguas, sino también que sea capaces de crear cuecas arriba del piano.

Diez medidas para romper el hielo son:

I. Trasladar la selva valdiviana a la Plaza Victoria.

II. Convertir a todos los académicos en profesores rurales formados en Chiloé[1].

III. Reemplazar a todos los empleados fiscales por gorriones bilingües que sepan náhuatl y alemán.

IV. Hacer una guerra de poemas de amor, en la que se enfrente un poema de Fernando Pessoa contra un poema de Cecilia Casanova.

V. Que un discurso presidencial termine citando a Eduardo Anguita: «Yo sé, venimos de la palabra, nuestro destino es regresar».

VI. Redactar la nueva constitución en octosílabos y con ilustraciones de Chan Chan Olivos.

VII. Hacer un intercambio de perros de Valparaíso por vacas del sur.

VIII. Que el pianista Aníbal Correa interprete  -simultáneamente y en todos los pianos de Chile- las variaciones de Goldberg.

IX. Reemplazar todas las pantallas por tierra de hoja.

X. Tache todas las medidas anteriores y cree diez medidas nuevas.

[1] En homenaje a la profesora y poeta Rosabetty Muñoz.


Por Ernesto Pfeiffer: Lector y editor. Licenciado en Literatura, Magíster de la UdeCh y Doctorando de Literatura en la PUC. Editor General de la Editorial UV.

Comenta desde Facebook

Comentarios