Reeditan «Neruda vuelve a Valparaíso» de Sara Vial

Ediciones Universitarias de Valparaíso acaba de reeditar la última versión de este libro, de 2004, en el que la poetisa y cronista porteña nos revela la larga y profunda relación del Premio Nobel con la ciudad, por más de cincuenta años. Fernando Vergara, investigador y especialista en patrimonio, comparte sus reflexiones y sentimientos a partir de la lectura de esta obra, en este texto que empleó como presentación hace unos días en la Feria Internacional del Libro de Santiago.

Por Fernando Vergara Benítez

tapa NERUDA - 2015Este es un libro de alrededor de 400 páginas, estructurado en cerca de 40 capítulos, acompañado de un centenar de fotografías y otras imágenes, que reedita Neruda vuelve a Valparaíso publicado para el centenario del natalicio de Pablo Neruda (2004).

El libro de la poetisa de Valparaíso, escrito en una amena y cautivante prosa, trata principalmente de un tema que a comienzos de los años 80 a la autora se le ocurrió antes que a nadie: contarnos sobre ese “puerto loco” que inspiró al Premio Nobel y sobre aquel “corazón oceánico” que ha estado siempre “abierto y tendido hacia el vivo sonido de su nombre”. La autora, secretaria del Club de la Bota, describe situaciones cotidianas de Neruda y los más diversos rincones urbanos; lo hace con una magistral sensibilidad y logra combinar a la perfección las categorías habitante/visitante, la observación de la ciudad/con el recuerdo familiar, la anécdota/con la reflexión más profunda.

Es un texto escrito con una admirable y -por qué no- envidiable creatividad; una pluma capaz de maravillar al lector con su sentido del humor, de dar a lo cotidiano el estatus de belleza, de compartir momentos poco conocidos de la vida del Nobel escritor, y también de recordarnos lo sublime y lo más propio que tiene Valparaíso, que es mucho más que el Sitio de Patrimonio Mundial.

En el libro, el adoquín, las calles, los pasajes, las escaleras, la lluvia, el viento, la botánica local, los sonidos y aromas del anfiteatro, la porfía y la dignidad de los ascensores, las casas de Valparaíso, la vista al mar, el borde costero, el plan, los cerros, la toponimia porteña, el pequeño comercio, los niños, los vecinos, las amistades, los gatos, los perros con nombre, la ciudad entera se muestra tal como es, aunque siempre con elegancia:
“así saltamos al lomo polvoriento y escarpado del cerro Polanco, donde el vendaval nos llena de tierra los cabellos y los ojos. Nos salen a recibir bandadas de perros y niños. Allá los perros son como pájaros y merecen el nombre de bandadas”.

Entre muchas cosas, en el libro se encuentra un tributo a La Sebastiana, ese emblema del puerto, esa “espada de piedra en el corazón alado de Valparaíso”, con sus objetos, colores e historias: “la puerta tallada esperaba entreabierta a los amigos, con un aire azul de bambalina, al final del callejón. La casa era invisible, pues estaba de espaldas de un teatro […] es preciso amar las gaviotas para hallarla y comprender los barcos, para quedarse en ella. Para llegar a su mundo lunar, se atraviesa por susurrantes cortinas de mostacillas multicolores, bocas de viejos fonógrafos, cajas de música y antiguos grabados que ascienden con veleros, caballos y pájaros”.

A propósito de La caperucita se comió al lobo, y a propósito de la necesaria educación patrimonial de las juventudes porteñas y el Plan Nacional de Lectura, este libro pudiera y debiera integrarse a la distribución regional, en especial a escuelas, liceos y colegios, para que nuestros niños y adolescentes conozcan más de Valparaíso y se reconozcan en él.

No soy la persona más objetiva para hablar de esta obra, porque como Pablo Neruda y como Sara Vial, también yo le he declarado varias veces mi amor a Valparaíso. El texto me entretuvo, me emocionó. En fin, ¿alguno de ustedes quisiera conocer la ciudad que más amo Neruda? Pues que lea este libro.

“Neruda vuelve a Valparaíso”
Sara Vial
Ediciones Universitarias de Valparaíso
420 páginas
$25.000
www.euv.cl

Comenta desde Facebook

Comentarios