Recuperar nuestros cuerpos

Por Andrea Franulic

Tener un cuerpo sexuado no es un dato biológico. O no se puede separar la biología de la semiología, en la especie humana. Esto quiere decir que el cuerpo no es un envoltorio, como si fuéramos porotos granados. Esto quiere decir que “somos” un cuerpo: con el cuerpo hablamos, le damos sentido al mundo, nos relacionamos, significamos la realidad, creamos cultura, orden simbólico, etc. Y el cuerpo es sexuado. La cultura del Hombre -aún vigente- niega el cuerpo sexuado mujer, y lo hace de muchas formas: lo fragmenta, lo usurpa, lo absorbe, lo silencia, lo tergiversa, lo desplaza… también lo viola, lo asesina, lo descuartiza, lo prostituye, lo disfraza, lo cosifica. Y una operación de inteligencia importante que realiza para negarlo es la de definirlo como género femenino, ahí el ruido de las cadenas trepida hasta el aturdimiento.

Pese a todo, y esta es la buena noticia, muchas mujeres hemos significado libremente nuestra diferencia sexual varias veces en la historia, rompiendo las convenciones, saliéndonos del sistema, negándonos a casarnos y a parir, rechazando el régimen político de la heterosexualidad obligatoria, burlándonos de los credos, riéndonos de las banderas, cuidando a l@s animal@s y a las otras especies, amando a otras mujeres, respetando a las niñas y los niños, relacionándonos sin la lógica de la guerra, despreciando la política y el conocimiento con poder, no deseando el poder, “escupiendo sobre Hegel”. Es que tener un clítoris, cuyo único destino es darnos placer, nos hace pensar en otro modelo sexual, no cimentado en la reproducción, ni en el coito, ni en la penetra(di)ción, y en sus consecuencias macabras como los papeles consagrados de la familia, entre otras. Nombro el clítoris para dar solo un ejemplo de la potencialidad transformadora de nuestro cuerpo sexuado, y recordarles, amigas, que la creatividad del feminismo surge cuando las mujeres recuperamos nuestros cuerpos.

 


Ilustración por  Choriflai: trabajadora Social, feminista y amante de los “dibujines”. Su gusto por el dibujo y los colores nacen en el campo, en donde creció y vivió gran parte de su vida. En Lampa conoció el rojo intenso del pecho de una loica, el verde musgo que repletaba el cerro en primavera, el rosa pastel de un almendro florecido y los diferentes tintes que fueron construyendo sus perspectivas desde muy pequeña. Combina su vida entre el fútbol femenino, las ilustraciones, el feminismo y la búsqueda esperanzada de un mundo más justo. Le apasiona dibujar mujeres y busca plasmar en sus ilustraciones las diferentes expresiones de lo femenino en torno a las relaciones humanas, destacando la intuición, la sororidad, el compañerismo, la autodefensa, la magia y el reconocimiento de la mujer más allá de la rígida estructura impuesta en una cultura oscuramente patriarcal.

Contacto Facebook: @choriflaifeminista / Correo: bbustoscorrea@gmail.com / Instagram: choriflai_ 

 

 

Comenta desde Facebook

Comentarios