Poeta porteño Juan Cameron recibe premio Altazor 2014

cronicas suecasPor Equipo LJM

En 2002 el poeta porteño Juan Cameron recibió con sorpresa la noticia que había sido nominado por primera vez al premio Altazor en la categoría poesía por su libro “Versos atribuidos al joven Francisco María Arouet y otros textos desclasificados”. La competencia entonces lo enfrentaba a tres grandes de las letras chilenas: Tomás Harris (“Encuentro con hombres oscuros”), Armando Roa Vial (“Estancias en homenaje a Gregorio Samsa”) y Armando Uribe (“A peor vida”). “Lejos, quien merece el premio es Uribe, porque se trata de un autor que ofrece una excelente poesía. Si a mí me llegarán a elogiar con este premio sería fantástico, pero vayan mis reconocimientos a los maestros, como corresponde. Para mí, la nominación ya es suficiente”, dijo Cameron en aquella oportunidad.

Tras 12 años desde esa inicial nominación, este lunes 2 de junio de 2014 Cameron obtuvo por primera vez el Altazor, en la categoría “Ensayo y Escrituras de la Memoria”, otorgado a su libro “Crónicas suecas. Beethoven, el yogurt y nuestros años felices”, superando a Pedro Lemebel y Rafael Gumucio, sus competidores en la misma área.

Sobre Crónicas suecas. Beethoven, el yogurt y nuestros años felices se dice que es un texto de ires y venires, de la búsqueda y la huida. Desde Valparaíso a Malmö. Los fragmentos de memoria de un poeta chileno que arriba a una ciudad con nombres de calles tan extraordinarios como Lönngatan o Lantmannagatan. La construcción de los afectos en las lecturas compartidas, el reconocimiento de otros latinoamericanos extraviados en Europa y el encuentro con las voces que los reciben.

En este libro Cameron nos ofrece una Suecia propia, la íntima, la entrañable, como si reconociera en la etimología del nombre que lo acoge, aquel antiguo vocablo protogermánico, Swihoniz, «propiedad de uno».

 

BIO CAMERON 

cameron_juanPeriodista y poeta. Nace en Valparaíso en 1947, ciudad donde estudia y reside regularmente hasta el año 1974 cuando parte a Argentina, donde vive hasta el año 1977. En 1987 volverá a partir fuera de Chile, esta vez a Suecia país donde residirá diez años.
Vinculado principalmente a los grupos literarios de la quinta región, Cameron era habitué en el café Samoiedo de Viña del Mar, junto a Juan Luis Martínez, Gregorio Paredes, Eduardo Parra (músico del grupo Los Jaivas), Raúl Zurita y Jaime Badilla, además de las veladas literarias que se realizaban en su propio hogar. En esa época (previa a su segunda partida) el escritor trabaja como profesor en distintos institutos profesionales de la zona. Luego en Suecia, colaborará para el semanario Liberación. Durante su estadía en ese país gana el Premio Revista de Libros de El Mercurio y el Municipal de Valparaíso (1996). Anteriormente había recibido los siguientes premios: Gabriela Mistral e Ilustre Municipalidad de Santiago en 1982; Carlos Pezoa Véliz en 1984; Premio Revista Liberación, Malmö, Suecia 1987; Premio Villanueva de la Cañada, Madrid, España 1997; Premio del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, en Poesía 1999 por el libro Versos atribuidos al joven Francisco María Arouet y otros textos desclasificados, obra por la cual recibió también una nominación al Premio Altazor 2002.
Figura destacada en la promoción cultural de Valparaíso, Cameron se ubica como un poeta – referente de la ciudad. En su poesía la imagen del puerto es frecuente, aunque sin caer en lugares comunes. Cameron trabaja con las imágenes cotidianas a través de un lenguaje directo y al mismo tiempo profundamente conceptual que muchas veces dialoga con el coloqiuialismo de la antipoesía. Las alusiones de sus textos tienen que ver con distintos referentes culturales relacionados a la ciudad o bien al cine y la literatura y en muchos casos realiza juegos de palabras basándose en fábulas y dichos populares.
La crítica ha destacado la dificultad para clasificar al escritor en una tendencia estética determinada. A grandes rasgos, Cameron escribe dentro de ciertos márgenes de lirismo, utilizando el verso libre además de los elementos rescatados de la antipoesía, como ya se señaló. Se considera al escritor como un autor peculiar y único dentro de su generación, en especial por la elaboración del poema escrito, es decir, la disposición textual de las palabras, elemento importante por crear un especial sentido del ritmo en el poema.

Algunos de sus poemarios son Perro de circo (1979 y 2011), Cámara oscura (1985), Videoclip (1989) Como un ave migratoria en la jaula de Fénix (1992), Visión de los ciclistas y otros textos (2008), Jugar con la palabra, (2000), Versos atribuidos al joven Francisco María Arouet y otros textos desclasificados (2000), Treinta poemas para leer antes del último jueves (2007), Obra extranjera (2011), Selected Poems (Nueva Zelandia, 2013), Ciudadano discontinuado (México, 2013), y ha publicado las crónicas Ascensores porteños/ Guía práctica (1999 y 2002), Ascensores de Valparaíso (2007) y Beethoven, el yogurt y nuestros años felices (Suecia, 2010).

 

POESÍA

 

Nos habíamos amado tanto

 

Urdimos el jurel con los dedos junto al Estero de Castro

la Chica ríe y besa a Manuel mientras las gotas

de una lluvia que no existe sino en ese recodo

quiere borrar el fuego

 

Enfrente no están los palafitos cortados por la dictadura

Apenas un motor que zumba mientras la llama

cruje y el pez se multiplica en la lima de uñas

 

¿Cruje aún? ¿Sigue el motor camino hacia las islas?

¿Existe Castro sino en nuestra memoria?

Ella también me amó -es cierto- cuando Manuel había huido

así Manuel la amó y levantó los brazos en el orgasmo

y Gonzalo y yo aplaudimos borrachos en el patio

 

¿La amó Gonzalo? ¿Compartió esos jureles rescatados

bajo su piel de agua?

¿Deslizó sus piernas como la marea?

No escucho la respuesta Quedó allá lejos en la otra estación

junto a mi copa

Manuel libró de cárcel y atravesó los mares y vive lo sé

vociferando en su guitarra por Perth o Sidney no importa

La Chica quedó en su barrio un pasaje llamado olvido

o encalló en la familia tal vez haga el amor

con un buen hombre y rían de haber vivido así nosotros tanto

 

De mí nada pregunten sería

como ver el color de las aguas en la imagen del fondo

donde un motor jadea y se pierde allá lejos

hacia

vaya

a saber

uno

(De Videoclip, 1989)

 

Posmoderno

 

Se le dijo se le advirtió usted

ama demasiado sus antiguos amores no se renueva

usted no conoce las Islas Esporádicas cree

en utopías en la reconstrucción

del Muro de Berlín

habla con la boca llena de los miserables

no baila al ritmo actual no se moderniza

 

Se le dijo

el mundo es un pañuelo la distancia

es el olvido deje

que los perros ladren la historia

vuelve a repetirse nosotros

somos los creativos síganos le nombraremos

director del cementerio concejal

en tierras conquistadas almirante

con globos de colores poeta en nuestras fiestas

Usted tiene condiciones de bufón

Le daremos tal vez un collar de diamantes

un hilo dorado un teléfono portátil

 

Deje a los muertos enterrados

deje a los vivos encerrados las abejas

liban en sus celdas mieles así almas el Purgatorio

Arrepiéntase ya se le dijo ya

se le advirtió llegará tarde al cielo quedan

pocas vacantes

 

Esta es la última llamada

Se le dijo al fin ya no te metas

ya no te mates tienes

48 horas

para salir

de aquí.

 

(De Como un ave migratoria en la jaula de Fénix, 1992)

 

Visión de los ciclistas

 

Desde lo alto los ciclistas migratorios avanzan

a la estación terminal

Una bandada de hormigas signos

de otras edades abajo en el tablero

Mas desde la avenida no se aprecia el cortejo

ni las ovejas al crematorio

ni los suicidas al escenario

ni aquestas bestias al matadero

 

La orquesta de colores prosigue se persigue

se cruza en el espejo de los pájaros

uno toma la punta otro le continúa se renuevan

Ninguno parece circular en dirección opuesta

ni las ovejas al escenario

ni los suicidas al matadero

ni aquestas bestias al crematorio

 

La bandada pareciera continuar entre gritos o murmullos

Bien puede el paisaje confundirse con sus elementos

un mero montaje del ojo desde arriba

la vera invención de interpretar la imagen

vértigo de comprender los hechos

y estas ovejas al matadero

y estos suicidas al crematorio

y aquestas bestias al escenario.

 

(De Visión de los ciclistas y otros textos, 1998)

Comenta desde Facebook

Comentarios