Palabras del DT en el Camarín

11 TITULAR reunió en el subterráneo  de librería Concreto Azul a un conjunto de obras, el tema que nos convocaó fue el fútbol. Cada jugador pensó este deporte desde sus recuerdos, obsesiones, anécdotas, críticas. Y es que la pasión por la “pelotita”  no sólo se vive dentro de la cancha con sus actores inmediatos. En este, el deporte más hermoso del mundo, cabemos, pensamos y sentimos todos. 

Artistas invitados:

Cristian Maturana, Fabiola Burgos, Carlos Silva, Laura Preger, Ediciones Rocas Shop, , Alexis LLerenas, Camilo Ortega, Paz Olivares, Javier Olguín, Rento Ordenes, Catalina Yaryes  Cristián Castro , Francisco Gabler, Raúl Salazar (Kiu Ratón) y Pablo Suazo

DT: Sebastián Gil.

Entrar en el campo de juego no ha sido nunca fácil, para ello debemos estar preparados tanto física como mental mente. Se ha dicho que el futbol es como la vida, en esos 90 minutos pasamos por gran cantidad de emociones,  fracasos, angustias y alegrías. En Valparaíso reunimos a 14 jugadores a dialogar en el subterráneo de la librería Concreto Azul, y que más que una cancha del deporte es el camarín previo a salir a jugar. Uno a uno fueron convocados con sólo una premisa “me gusta el trabajo que haces, me encanta esa obra en la que hablas del fútbol”, y la inmediata respuesta de los artistas a querer participar y confiar en el trabajo que realizaría el DT. Desde el camarín escribo estas líneas para recordar cómo cada uno de los jugadores convocados realizó su máximo esfuerzo, su máxima entrega. 

Mis agradecimientos sinceros  a Nicolás Brauchi por abrir el espacio de Concreto Azul  a las artes visuales, a Samira Bajbuj por su apoyo constante y a todos los artistas que hicieron que este partido valiera la pena jugarlo.

 

Cristián Maturana: «El primer autogol de Chile» (la pelota no se mancha)

 

El primer autogol de Chile (la pelota no se mancha

De Cristián Maturana @cmaturana

Cristián Maturana Ha realizado un video del histórico gol del Chamaco Valdés a Rusia, sin Rusia. “El primer autogol de Chile (la pelota no se mancha) es una cita a dos momentos importantes de nuestra reciente historia nacional. La primera es al mural de Roberto Matta titulado “El primer gol del pueblo chileno”, ejecutado en conjunto con la Brigada Ramona Parra el año 1971. En él se hace una síntesis en código de fútbol del triunfo popular que significaba el cumplimiento del primer año del gobierno de Salvador Allende. Y la otra nos habla del partido disputado entre Chile y la UURS, en el cual este último se  marginó del juego y de su posibilidad de acceder al certamen mundial, argumentando ante la FIFA que “por consideraciones morales, los deportistas soviéticos no pueden en este momento jugar en el estadio de Santiago, salpicado con la sangre de los patriotas chilenos.” La selección soviética se negó a jugar en el Estadio Nacional, por saber de su destino como centro de detención y tortura de presos políticos.

El partido, aún cuando la FIFA había dado ya por ganador a Chile por un marcador de 2-0, fue de igual forma llevado a cabo. El seleccionado nacional dio inicio a un enfrentamiento sin adversarios y, tocando la -pelota-, en menos de 30 segundos Francisco “Chamaco” Valdés anotó, frente a una portería vacía, el gol más cobarde, ruin y vergonzoso de la historia del balompié nacional. 

Pero la fantasía se abre espacio en el terreno de una obra y aparece un recurso desde ahí: BORRAR. Mediante su ejecución se acude al salvataje de ese elemento tan central como es la pelota, dejando de esta forma la vergüenza aislada, no relacionada al espacio en que se despliega, como a la infamia del lugar donde se practica. Al menos, de forma simbólica.”

 

La Siete 

De Fabiola Burgos @burgoslabra

Fabiola Burgos en “La Siete” investiga  su álbum familiar y encuentra recortes de diarios viejos, que recuerdan a  “Leonidas  Burgos Ruiz (Valdivia, 1953), su padre, un futbolista chileno, delantero y  que llevaba el número siete estampado en su espalda. Había sido seleccionado chileno en el año 1982, jugó dos copas libertadores defendiendo a la albiceleste. Durante el transcurso de su carrera marcó 126 goles en su paso por equipos como Green Cross (1974-76), Deportes Concepción (1977-79) y ocho temporadas por O’Higgins de Rancagua (1980-89), convirtiéndose en el quinto goleador histórico del club con 79 anotaciones. Su carrera la termina en el club Provincial Osorno en el año 1990”. Burgos Realiza un diaporama de los recortes seleccionados para rendir homenaje a este hombre, su padre, que le dió  vida y regaló el grito de gol a tantos fanáticos.

 

World Cup Final, La tirana 2018

De Carlos Silva @csilva

Carlos Silva propone un video que registra da “los últimos minutos de la transmisión en vivo en directo de la final del mundial. Desde un restaurant improvisado en el epicentro de la fiesta de La Tirana, fieles, turistas  y artistas  ante una pantalla se alimentan e hidratan  aprovechando la escasa sombra del desierto. Algunos se comunican por sus smart phones  mediante video llamadas con  sus familias a la distancia, mientras Kolinda Grabar-Kitarović y Emmanuel Macrón se dan un fraterno abrazo”.

 

Síndrome de Messi

De Laura Preger @laperraruge

Laura Preger  desde Buenos Aires, Argentina nos manda su Síndrome de Messi, el texto original, forma parte de Melodrama minimalista: un libro de poesías que intenta observar con lupa la vida cotidiana en un momento de particular espesor.

Síndrome de Messi,” la obra que se exhibe en 11TITULAR, es una jugada en conjunto con Sebastián Gil, que me invitó a formar parte de esta muestra y transformar esta pequeña obra textual en obra objetual y sonora. Después de todo es sabido que, en la colaboración, las obras ganan más dimensiones”

 

Candonga contra el mundo

De Ediciones RocasSchop @edicionesrocasschop

Septiembre, llueve en Osorno, son las 9 am. Juan “Candonga” Carreño, está tomándose un café con leche en el hostal. Todavía le da vueltas en la cabeza todo el asunto de Acosta y el mundial. Candonga da un mordisco al aliado caliente que trae el desayuno y piensa en su representante, o en qué hizo mal para quedar fuera de la convocatoria. En el último partido con Bolivia incluso había hecho el tercer gol y Chile respiraba tranquilo, rumbo a Francia 98. Fue un cabezazo impetuoso que terminó colándose en un rincón de Carlos Trucco. El estadio se vino abajo, su nombre resonó por los altos parlantes y una ovación descendió como una cascada desde la galería 

+ Libro Parque Schot de @choleins

Antonio Duarte, 2017 » los seres humanos de vez en cuando triunfan. Pero habitualmente se desarrollan, se esfuerzan, y ganan de vez en cuando. Muy de vez en cuando» (Marcelo Bielsa introduciendo el libro)

 

La sagrada pichanga en la arena.

De Alexis Llerena Mallea @alexisllerenamallea

La amplia extensión de la playa Chépica permitía que ese par de arcos se lo “pelotearan” entre balnearios vecinos. El clásico juego en la arena hizo que viajaran de extremo a extremo aquel naranja verano. Disfrutábamos observar cómo esos objetos del deseo se movían por ese pedazo de litoral, al que niños y niñas bien habían dado el apodo de “Tierra Santa”. (El Tabito, verano de 2012)

 

Deportivo Victoria v/s Unión Carrizalillo

De Camilo Ortega @c.o.zarvo

Cada verano hermanxs, primxs y tíxs que se encuentran esparcidos por el territorio, se reúne para dar vida a otro clásico mas entre el Deportivo Victoria y el Unión Carrizalillo. Estos dos equipos pertenecientes a los dos poblados más antiguos de la zona (San José de Los Choros de la 4ta región y Carrizalillo de la 3era región) conservan las claves  culturales para la sobrevivencia de estas comunidades que viven alejadas de los centros urbanos y profundamente amenazas por los intereses económicos que buscan vaciar estos sectores para así hacer de las suyas. De esta manera el fútbol se configura como un ejercicio de resistencia, el cual permite la reunión, la diversión y el traspaso generacional de la cultura y el amor por su tierra.

Paz Olivares Droguett «Zona Sur»

Zona sur 

De Paz Olivares @pazolivaresdroguett

Cancha: Enero 2015, cancha del barrio donde creció Matias, ubicada en Quilmes.

Parrilla: Noviembre 2015, Marcha del Orgullo LGBTIQ de Buenos Aires, Congreso. 

La atmósfera de ambas imágenes despierta nuestras propias vivencias asociadas a las sensaciones que transmiten. Entre el caos difuso de la película analógica es posible filtrar la subjetividad de quien mira. La foto se completa contigo. Nos dice su autora.

 

Empate 

De Javier Olguín @olguinbrauchi

El campo de juego en Bordeaux lucía radiante, el reflejo del sol apenas dejaba ver las líneas de la cancha. ¿Dónde estabas cuando el Matador Salas conectó de cabeza ese transitorio 2-1 contra Italia? Se subió a una mágica escalera vociferaba Carcuro en el relato. Si no fuera por esa mano, ese penal injusto y mal cobrado, seguro que ganábamos. Sin darnos cuenta la historia reciente de este país estaba retratada en una cancha, en 90 minutos y en los miles de chilenos endeudados durmiendo a lo pies de la torre Eiffel. Dicen que el empate deja un sabor amargo, ese que no sabes si fue el resultado fue bueno o malo, calculadora en mano, solo queda cruzar los dedos para que no nos toque contra el Brasil de Ronaldo

Impresión en risografía a 2 colores, sobre papel nettuno de 280 gr

Posters 40 x 30 cm

 

PP Suazo FC; sus inicios en la Quinta.

De Renato Ordenes @renato.ordenes.san.martin

Acuarela y tinta sobre papel. 

PP Suazo FC nace de un grupo de pichangueros, que, unidos por la convergencia arte-vida-futbol encuentran su lugar cada martes en La Quinta de Los Nuñez, un club social multiespacio escondido entre los matorrales del Cerro La Loma. 

Entre las mesas, sillas, jabas de cerveza y el escenario se observa, desde la altura del restaurant, la cancha de tierra que se toma la pendiente del cerro; un espacio rectangular cercado por una pared de concreto y mallas plásticas, ubicado entre las casas y el barranco.

Los jugadores, por su parte, esperan impacientes fuera del perímetro de la cancha, entre llamas, conejos y botellas de cerveza, en las bancas de madera improvisadas los 60 minutos más dichosos de cada semana

Zaire 74, tiro inlibre

De Catalina Yaryes Y Cristián Castro

@catalinay_catalinay e @interno11a 

Das Parkstadion in Gelsenkirche. Se juega el último partido del grupo 2 del mundial de Alemania 1974, entre los Brasil (campeón defensor del mundial anterior) y Zaire, a esa altura ya  eliminado. 

El marcador dice 3-0 a favor de Brasil, que tiene un peligroso tiro libre a pocos metros del área. Se prepara el peligroso Rivelino, con el claro objetivo de fulminar al portero zaireño con su famoso zurdazo a tres dedos o trivela. Mientras el número 10 verdeoro está consultando con sus compañeros la última jugada, el zaireño Joseph Mwepu Ilunga, que forma parte de la barrera, toma la decisión que lo grabará a la historia.

Al silbato del árbitro, Joseph Mwepu Ilunga deja la barrera y con amplias zancadas alcanza la pelota, rechazándola a decenas de metros de distancia. El balón pasa a centímetros de rostro de un pasmado Rivelino; el árbitro y los jugadores cariocas miran sorprendidos a Mwepu Ilunga, quien parece decir: «¿qué hay de extraño? ¿no puedo hacerlo?». El árbitro responde «no» y raudo saca la tarjeta amarilla. Mwepu hace una especie de reverencia y vuelve a la barrera, visiblemente nervioso.

Los brasileños se miran con extrañeza, ríen, tal como lo hizo el resto del mundo por muchos años, o al menos hasta que  Mwepu y sus compañeros decidieron hablar.

En aquellos años, Zaire estaba bajo la dictadura del mariscal y presidente Mobutu Sese Seko – que estaría en el poder hasta su exilio en 1996 – y su régimen tiránico se hacía respetar:  No soportó el ridículo de los dos primeros partidos perdidos en la etapa de grupos, primero con Escocia (0-2) y luego con la Yugoslavia (0-9). 

Para el partido final contra Brasil, a los sudamericanos les bastaban solo 3 goles para clasificarse, por lo que el dictador advirtió implacablemente que si los cariocas superaban ese margen, las represalias contra los jugadores y sus familias serían fatales.

Mwepu y sus compañeros de equipo entran en pánico y el defensa elige un recurso desesperado, anárquico: el de reinterpretar las reglas del juego. Por desgracia, para él (o también para todos) las reglas no se rompen.

Joseph Mwepu Ilunga realiza este acto a comienzos de la globalización, de la época de los satélites, de los logos, del sponsor  y de la imagen, época en que si te equivocas, te marginan y te ridiculizan; las acciones ejecutadas deben servir de modelo y no un modelo cualquiera, sino uno ganador. 

Zaire consiguió perder por 0-3 y con esto salvar el honor del dictador Mobutu y de algún modo salvar la vida de sus desesperados jugadores. 

Zaire ya no existe, Yugoslavia tampoco, Escocia busca insistentemente su independencia, Mobutu Sese Seko se buscó asilo en Francia y terminó su exilio en Marruecos. El desafortunado héroe Mwepu sobrevivió contando esta historia y nosotros nos esforzamos en buscar diversidad con las mismas reglas. 

«Perderemos» 

Winineleven
video digital SD (720×480)
15´
El video es un registro realizado en octubre de 2015 a un partido de fútbol realizado por un grupo de amigos de Valparaíso, la mayoría de ellos egresados de la carrera de licenciatura en arte. Lo que había comenzado hace unas semanas atrás con la simple intención de reunirse de vez en cuando a pichanguear, se convirtió en el hábito imperativo de una especie de cofradía que religiosamente se reunía para competir, para distraerse, para desentenderse de lo que habitualmente hacen: imágenes. Cuando entran a la cancha ya no hay individualidades como en la creación de una obra o pieza para exhibir, sólo existe un momento común, un esfuerzo grupal, una imagen a coro de consecuencias inciertas: a veces es victoria y otras burla. Sin embargo detrás de todo este afán honesto de juego aparece una intención tácita: de pronto toda la imagen de estos entusiastas jugadores se presenta como la improvisada e irrenunciable performance de un tiempo y espacio virtual lúdico con duración definida. Y sus participantes son actores de un ejercicio del que creían abstraerse: producir imágenes.

 

Kiu Ratón «La performance de la bengala, Roberto ‘Condor’ Rojas».

 

La performance de la bengala 

Roberto “Cóndor” Rojas 

Estadio Maracaná – Brasil, 1989

Raúl Salazar, el Rata.

 

…“Vi una luz muy grande que se me venía encima, trate de hacerle el quite y de ahí caí al suelo y no supe nada más”…

El 3 de septiembre  de 1989 Brasil recibe a Chile con ganas de revancha, así queda demostrado en la primera parte, pasando por encima de la roja, el Cóndor se transforma en figura dejando el arco en cero evitando una goleada. A los 4 minutos del segundo tiempo Gareca abre el marcador y comienza el espectáculo. En el minuto 65 cae una bengala en el área chilena, aparentemente golpea el rostro del Cóndor Rojas, quien sangra excesivamente, la tensión se nota y los chilenos deciden abandonar el campo de juego. La delegación FIFA revisa las heridas de Rojas y retiene al equipo chileno durante 3 horas en el camarín para elaborar un informe de lo ocurrido, el Cóndor se va en camilla hasta el avión.

 El 8 de diciembre la FIFA sanciona al Cóndor de por vida por fraude, ya no podría jugar más. La investigación indicó que se había autolesionado, como un plan de toda la delegación chilena para suspender el encuentro y lograr disputar el partido en cancha neutral. Varios fueron los castigados incluyendo al presidente de la federación chilena de futbol Sergio Stoppel y al utilero por esconder los guantes.

El 26 de mayo de 1990 en una entrevista al diario La Tercera el Cóndor confeso su montaje, diciendo que guardo una Gillette en su guante y aprovecho la confusión para realizarse un corte.

Roberto Rojas cambiaba a perpetuidad el futbol por el arte, su primera y más grande obra quedaría marcada como el momento más negro del futbol chileno. 

“La performance de la bengala”, perteneciente a la serie “Fauna Chilena” cumple un rol de conductor de memoria, recalcar momentos donde gente no muy común hace arte sin querer y sin saber. 

Dibujo cosas de las que me rio para que la gente se ría, luego se olvidan, en algún momento alguien las recuerda y se las quiere tatuar, vuelvo a reír y todos juntos volvemos a reír y a mirar el arte de otra forma, como la vida misma, una burla. Una burla a lo que somos y a lo que siempre seremos. Típico chileno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Complejo Deportivo

De Pablo Suazo

En 11 titular

 

Apunte 14

Dedicado al Guatoni Caneloni

I

Si nivelo parriba

perjudico a los que les cuesta,

si nivelo pabajo

descuido a los talentosos

 

II

Si pido producto

no hay proceso,

si busco procesos

me olvido del producto

en tanto…

el producto

puede ser un hallazgo

y el proceso

dar vueltas en círculos*

 

III

Yo no espero

nada de ustedes

solo les pido

equivocaciones

eso sí

equivocaciones iguales,

equivocaciones en fin.

 

IV

El que no se ensucia

no aprende.

 

V

Si me refugio en la filosofía

especulo desde el lenguaje,

si me atrinchero en la práctica

tecnifico mis habilidades.

 

VI

El dueño de la pelota

nunca es el mejor de la pichanga.

 

El mejor de la pichanga

solo brilla cuando el dueño quiere

 

VII

La propiedad es un robo;

ejercer el poder corrompe

someterse al poder degrada.

 

Comenta desde Facebook

Comentarios