Pablo Suazo, el artista visual que reparte calendarios en las micros

Durante los siete días que duró el FAV, este artista viñamarino repartió miles de calendarios en las micros del puerto, en el marco de su proyecto “Ofrezco cita, mi intención no es molestarte”. Y quiere seguir haciéndolo.

Pablo_Suazo_artistavisual

Escribe y fotografía: Carolina Torres

Pablo Suazo Arancibia (24), artista visual recién titulado de Artes de la PUCV, hace parar a las micros en calle Pedro Montt o en Bellavista (Valparaíso). Se sube con un gran número de calendarios de bolsillo hechos por él y se presenta con soltura:

-Buenas tardes señores pasajeros, mi intención no es molestarlos, disculpen mi “intervención”, pero vengo a ofrecerles un calendario que nunca está demás en cualquier bolsillo o billetera, y si encuentra usted pertinente la cita, se la puede entregar a un ser querido. Agradezco cualquier cooperación. Espero que lleguen sin ninguna novedad a su destino. Por su atención, muchas gracias. Cualquier aporte sirve.

Luego de repetir esta frase, algunas personas le pasan monedas y él se baja satisfecho. Es un infiltrado en este espacio. Lo que busca es cotidianizar, de forma sutil, esta práctica común de repartir calendarios en las micros. Los calendarios que Suazo entrega a los pasajeros contienen frases célebres, de cantantes de moda o de escritores clásicos. Es parte de su proyecto “Ofrezco cita/ Mi intención no es molestarte”.

Su intención, señala, no es anular al real vendedor de micros cayendo en la tendencia de muchas intervenciones urbanas, que en ocasiones pueden llegar a desplazar a la figura de la cual hacen referencia. “De eso me di cuenta el primer día, cuando me subí a una micro y había una persona vendiendo calendarios. Ahí surge la pregunta: ¿Qué hace uno cómo artista repartiendo calendarios, en comparación a un tipo que salió hace tres días de la ‘cana’?. Eso es lo que se le cuestiona al arte, que utiliza ciertos sistemas para generar una retórica. Lo importante es cómo se asume esta práctica”, reflexiona Suazo.

“Ofrezco cita/ Mi intención no es molestarte” usa el formato del calendario de bolsillo para unir los diversos conocimientos de la llamada alta y baja cultura, con “monitos” en blanco y negro y frases en color rojo que sólo tienen las iniciales de su referente. El artista desechó las repetidas citas melosas sobre el amor y la amistad, que se repiten en estos soportes, insertando frases como: “Qué es lo que hace un taxista seduciendo a la vida”, del cantante Ricardo Arjona u otras sacadas de escritores importantes dentro de la narrativa mundial, como Henry Miller y su reflexión “Ganarse la vida es perderla”, junto a un dibujo del pájaro loco tocando la guitarra.

Con esta intervención, que utiliza un formato reconocido, que pasa de mano en mano, sin un valor de cambio fijo y que se asocia a ciertos discursos en el trasporte público, Pablo Suazo mezcla con humor una realidad dispar, de reflexión en torno a la permanencia de lo intelectual y lo popular. “Yo espero que la gente se ría. Esto es producción de cultura e identidad a través de la palabra, porque si hay algo que es materia prima y que nunca se acaba, es la palabra y la letra”, expresa.

PABLO_Suazo-Imprimiste 150 mil calendarios, ¿cómo hiciste para desplegar tu intervención?
-Tuve un escuadrón de cuatro personas que, como son artistas, tenía tiempo para hacerlo. A veces tenían clases de danza butoh o tenían resaca, entonces era como andar armando pichangas de artistas todos los días. Esa fue la parte más intensa, pero en la última fase, dejé a una persona a cargo, y yo salía a las micros y hacia lo mío tranquilamente. Hay un chiste que le pasó a una de las personas que hacían esto conmigo, cuando estábamos en las graderías de la inauguración del FAV, regalamos muchos calendarios y no había ningún show en el intermedio y entonces esta persona, con todo su desplante, comenzó a repartir calendarios, y de repente lo llamaron y una niña le pregunta: Esta frase que dice, “Para llegar alto hay que tocar fondo” ¿de quién es?, es de William Blake, un gran poeta y grabador inglés, respondió él, entonces después regresó la misma niña y le pregunta ¿Y esta otra frase “No sé tú, pero yo no dejo de pensar”, de quién es?”, es del cantante de Luis Miguel, contestó y todos se pusieron a reír.

-¿Qué es lo más interesante de este ejercicio artístico?
-Una de las cosas más importante que aprendí ahora es que cuando aparece la palabra arte, la intervención se arruina. Lo digo como algo tangible, se arruina la experiencia, porque se trata de cotidianizar formas de pensamientos y estimular a otro para que tenga una frase o al menos disfrute de eso, como cualquier palabra insertada en la baja cultura como alta cultura, o bien, comparándolas en algo totalmente cotidiano, como es que te repartan calendarios en la micro. El problema principal de todo esto, es cómo uno se asume dentro de esta práctica, porque cuando las personas llegan a saber que uno es artista, se arruina todo.

-¿Quieres seguir interviniendo las micros?
-Sí, es un fetiche. Se pueden hacer cosas con las sillas, los boletos, etc. Mi papá fue micrero y ahora tiene dos y mi tío maneja una. Lo de los calendarios nació como un gesto dentro de una práctica que pasa súper desapercibida, es un campo fértil para intervenir, pero de la manera lo más sutil posible porque así llega el calendario a uno, con la sutileza de que no lo quieres recibir en la mano, te lo dejan encima y tú lo recoges. Ese es el verdadero reto, que uno haga esta intervención para poder aprender a encontrarse con las problemática que atañen a ese gesto. Es parte del arte. Lo importante es insertarlo con la mayor naturalidad, y eso se demora, es imposible que se dé en una semana, Quiero seguir con esto, porque me quedaron calendarios y porque si perdura en el tiempo quiere decir que funcionó y que ya se terminó el show.

Comenta desde Facebook

Comentarios