Martes 16 de abril de 2013

trigramas del I Ching

Cielo, tierra, trueno, viento, agua, fuego, montaña y lago son ocho los trigramas

Tomo el abrigo para dar una vuelta de noche por Valparaíso. Hace tiempo que no lo usaba y en uno de sus bolsillo encontré un libro de esos baratos y amarillentos: “Escalofríos en el trópico, la muerte bronceándose bajo los rayos del sol tropical”. No recuerdo haberlo leído, no recuerdo haberlo comprado. Habrá que darle un vistazo el próximo verano, impensable leer algo así cuando ya estoy que prendo la salamandra.

Se escuchan sirenas a lo lejos, suenan un poquito a Sigur Ros, o al revés. Escuchaba más a las sirenas cuando vivía al frente de la Plaza Victoria y hasta se colaba una luz de barco. Hablando de sonidos, el día de la marcha contra el mall Barón se encajonó potente el ruido de las bocinas en los pasajes transversales del barrio financiero. El pasaje Ross, que me encanta porque siempre huele a yodo, esta vez también olía a mar y el ruido se metía adentro del cuerpo.

Vi hartas guaguas en la marcha y madres jóvenes. Me fijé que la gente cuando dice garabatos en grupo se ríe, hay una tierna complicidad en ese métetelo en la raja coreado a todo pulmón.

También fui al lanzamiento del libro de Juan Luis Martínez. Está dispuesto siguiendo el orden de los trigramas del I Ching. Un conferencista dijo que Martínez había vivido en la Avenida Alemania, en el número 6662. Hay que ir a ver esa casa.

Hacía poco había leído que un grupo de lingüistas y biólogos del MIT afirmaban que el lenguaje humano nació del canto de los pájaros y la expresividad de los monos. Y me acordé del verso más célebre del periférico Martínez: “Los pájaros cantan en pajarístico, pero los escuchamos en español. (El español es una lengua opaca,con un gran número de palabras fantasmas;el pajarístico es una lengua transparente y sin palabras)”.

Canta el gallo en mi cuadra y ya anochece, qué pájaro más desubicado.

Comenta desde Facebook

Comentarios