Los Nuevos Sensibles presentan instalación de arte «La Piedra Feliz»

invitacioìn_piedra_feliz

En el extremo sur-poniente de la bahía de Valparaíso, junto al balneario de Torpederas se ubica un peñón de rocas oscuras que originalmente tenía unos 25 metros de altura y que fue utilizado por muchas personas para terminar sus vidas lanzándose a las aguas y al roquerío poblado de huiros y cochayuyos, donde más allá de terminar gravemente lastimados por el golpe contra las rocas, las personas morían ahogadas y atrapadas por los largos tallos de las algas.

A mediados de la década del sesenta, un alcalde local con asistencia de la armada dinamitaron la parte superior de del promontorio para evitar los suicidios que ahí sucedían con frecuencia.

La obra de Loreto Muñoz y Mario Navarro recurre a la historia popular porteña para presentar una instalación compuesta por una maqueta de la sección superior que fue dinamitada, además de un conjunto de fotografías de algas marinas que se encuentran actualmente en los roqueríos, bajo la «Piedra Feliz» y una intervención en todos los muros de la galería, a modo de graffiti, con textos extraídos de relatos de Oreste Plath y Antonio Acevedo.

«La Piedra Feliz» es una reflexión sobre la memoria y la cultura popular, asimismo es una revisión de la ironía que contiene el nombre del lugar pues tanto Navarro como Muñoz han considerado interesante el contexto frágil y carenciado en términos de desarrollo social y económico de la ciudad de Valparaíso.

Loreto Muñoz es alumna de Licenciatura en Arte de la Escuela de Arte de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Mario Navarro es un destacado artista con participaciones en la Bienal de Sao Paulo, Bienal de Liverpool y Bienal del Mercosur entre otros proyectos en el extranjero. Navarro también es profesor  de la Escuela de Arte de la Pontificia Universidad Católica de Chile y ha desarrollado una importante labor como curador independiente tanto en Chile como en el extranjero.

 

Comenta desde Facebook

Comentarios