LASTESIS: «Todas tenemos la misma intención de dar un mensaje importante: derribar el patriarcado»


Un violador en tu camino ha generado una pandemia en las redes que coloca a la violencia hacia las mujeres en la discusión pública, otra vez. Lastesis son mucho más que frases rítmicas virales: son artistas, creativas y tienen mucho que decir. 

Acá hablan Daffne Valdés Vargas, Sibila Sotomayor Van Rysseghem (artes escénicas), Paula Cometa Stange (diseño-historia) y Lea Cáceres Díaz (diseño de vestuario), desde Valparaíso, sobre el boom.

Por Victoria Pinto

Después del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la canción se instaló: “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía”. Era la segunda presentación del colectivo Lastesis en Santiago, donde convocaron más de doscientas mujeres para su perfomance ese 25 de noviembre, frente al Ministerio de la Mujer. Hoy, la intervención se replica en el mundo. 

En 2018, cuando se reunieron para crear su primera intervención -que reunía visuales, música, texto y cuerpo- tenían claro lo que querían y todavía lo tienen: “Todas tenemos la misma intención dar un mensaje importante: derribar el patriarcado de alguna manera”.

Comenzaron con el texto Calibán y la Bruja de Silvia Federici, estrenando en el festival de teatro Gesta y luego extrapolando la presentación a espacios artísticos, académicos, fiestas, también en el teatro municipal de Valparaíso, en la presentación de El patriarcado del salario de la autora italiana, e incluso en una peluquería, explorando escenarios no convencionales.

A comienzos de 2019 empezaron a estudiar a Rita Segato para hablar sobre la desmitificación de la violación. Una de las premisas de la autora es que los violadores responden al mandato social de la corrección. “Hay que desmitificar que el violador es una persona que actúa para satisfacer un deseo sexual, sino que ésta  responde a otras cosas. Por ejemplo, castigar a la mujer que desobedece o a la disidencia que se salió de su lugar, a través de la violación”, comenta Dafne en torno al texto de Segato. 

“Y que es una tema que por todo el contexto actual, queda mucho más patente, impunidad  transversal…” complementa Sibilia, dejándonos con una pausa para suspirar pesadamente. 

La inesperada pandemia

Tenían pendiente la presentación de su segunda pieza o “tesis” en un encuentro escénico que se realizaría en octubre. Claro, la hecatombe -como le dicen – no permitió el estreno, pero no significó que se detuvieran en dar su mensaje. Se sumaron entonces a Fuego: acciones en cemento, una coordinación de varies artistas del puerto quienes realizan intervenciones en la ciudad, de martes a sábado, como una forma de protestar. Así, Un violador en tu camino estrenó parte de su presentación en las calles de Valparaíso el 21 de noviembre pasado. 

Lea cuenta que “en esta ‘tesis’ también viene la parte lúdica- pop de lo teórico… que es la que más ha calado en los cerebros”. Dafne agrega: “La canción (El violador eres tú) era como la columna vertebral”.

Hoy tienen correos y mensajes por minuto. Con vídeos desde México, Alemania, Francia, Colombia y no dejan de sumar voces de mujeres y disidencias.

“No cachamos por qué pega tanto, pero finalmente es la reunión de todos los casos de violación, femicidio, de piropeo asqueroso, de todo, todo está ahí. Ahora, que sea en una parte directamente contra los jueces y el Estado, apela a la institucionalidad que ha permitido que esto siga”,  reflexiona Cometa. “El mensaje es tan global que finalmente es de todas y de todes, porque disidencias también han sufrido violencia de todo tiempo”.

Las reacciones de redes sociales no solo son rosas y sororidad. Comentan que también les han twitteado  un hilo de odio, deseándoles incluso violaciones. Sibila cuenta: “una amiga me envío el hilo de twitter de un hombre y una mujer, de al menos 50 mensajes y muchas personas denunciaron y lo eliminaron”. 

A los comentarios de apoyo masculino, dice, les ha respondido: “Que el apoyo brindado pase a ser accionar a una nuevas masculinidades, que no perpetúen el machismo. Ese sería el mejor apoyo”. Le han dejado el visto. 

Arte Ataque: la precarización del oficio

“Hay mucha gente que cree que Lastesis crearon las canciones de un día para otro, pero derivó de todo un año de estudio” dice Sibila. “Es un proceso muy nerd”, sentencia Cometa. 

Es que el proceso artístico parte de una gran investigación, de estudiar, crear, materializar, hacer gestiones para presentar y cobrar poco. Es inevitable preguntar qué sucede con ellas hoy, en medio de este estallido social, teniendo en cuenta que estamos en un país que no paga una entrada de $2.000 pesos en ir a ver una obra, pero sí gasta el doble en cervezas. Entonces ¿qué pasa con las artes en este momento? 

Lea responde: “Las personas tienen que estar súper claras que somos nosotras cuatro, que no hay nadie detrás de nosotras, que no hay financiamiento detrás de esto y que cada una trabaja para subsistir. Lastesis ojalá fuera trabajo de tiempo completo, pero en Chile no se vive de esto”.

Trabajo independiente, clases y sector público son las áreas que las chicas trabajan para vivir y sustentar sus proyectos artísticos. Si bien, en el país existen fondos concursables, no se puede seguir desconociendo las demandas del sector cultural y del arte, como no se ha podido desconocer la precarización de otros trabajos. 

Durante las marchas y desde siempre, se ha pensado la música, teatro, performances, la serigrafía y muchas expresiones más, como una forma más pacífica, reflexiva y social de expresar el descontento, como una resistencia que permite tensar la comodidad del poder. 

“Yo hago clases de teatro en escuelas” comienza a contar Dafne. “Con esto de turno ético, voy a colegios porque igual (les niñes) tienen que almorzar y voy, hago las clases, porque estoy comprometida con ayudar desde mi trabajo y estar ahí.  Los cabros tienen traumas, como todo el mundo, miedo, saben que hay muertos y sangre y hablan de eso. Entonces estar ahí, acompañando a comprender lo que pasa desde lo que hago, también es parte e igual que ahora, responder a las personas que quieren saber o replicar la intervención, también es desde la resistencia, porque nadie gana plata”.

Lea cuenta: “Yo creo que Chile es un país súper violento con sus artistas. Me da mucha risa y pena, porque si esto no hubiera sido viral nadie nos hubiera visto. Porque si no hay una incentivo económico, la gente no puede entender”.

Sibila  agrega: “Y es violento estar en un país que te precariza desde tu oficio y sabemos que eso radica en políticas públicas nefastas en torno al incentivo del arte y la cultura. Sabemos también que en algún momento el arte se vio en peligro de aquello y se zanjó constitucionalmente. Tiene que ver con la misma lucha de ahora”

“El arte es peligroso para el poder y el arte ataca. Ahora tu vas a la calle y estás viendo los collage y serigrafía. No pretendamos que vamos a exponer en una galería, limpia, blanca y en cerro alegre. Nuestra galería es la calle y no hay otra. Y para nosotras el escenario es la calle y ahí es donde el arte ataca. Ahí veo arte, en la modificación de los formatos, de lo establecido, creativamente y eso molesta e irrita”, reflexiona Comenta. 

Al final de la conversación, me queda el gusto de compartir con un grupo de amigas, colegas conscientes de que su mensaje se está escuchando y removiendo a miles de mujeres y disidencias. Ellas lo dan todo porque son artistas de alta motivación. Sin embargo, no tienen tiempo para detenerse entre su vida y el boom de internet que exige sus voces. 

Fin de mes llega para todes y sabemos que les artistas no viven de amor al arte… recordar eso cada vez que alguien nos comparte su música, su perfo, su pintura. Quizás, si viéramos nuestro alrededor y no solo el viral en un celular, nos daríamos cuenta de todo el trabajo y resistencia que han dado desde años, las personas del arte. 


Comenta desde Facebook

Comentarios