La “Primavera Salvaje” de Naty Lane

 

 

Por Valentinne Rudolphy
Twitter: @valosa
Instagram: @valrudolphy

Estamos sentadas en Rosita del Puerto, más conocido como “El Dominó” , en la subida Cuming de Valparaíso. Una especie de salsa suena de fondo (¿será salsa?). “Cuéntame de ti”, le digo a Naty Lane, a quien conozco por primera vez.

Naty es artista, y ha alcanzado gran reconocimiento por su rol como bajista de la banda porteña de rock Adelaida, junto a quienes se presentó recientemente en la última versión de Lollapalooza. Además, ya es lo que se llama una autora publicada. De hecho, presentará su último libro Primavera Salvaje este sábado 13 en El Internado Valparaíso. Muchos conocen a la Naty bajista, pero hoy vamos a conocer a la escritora. A la de las palabras.

¿Cómo es que llegó a este punto, a publicar, a andar de gira por el mundo? ¿Cuál fue su primer acercamiento a la escritura? Según cuenta siempre le gustó escribir, y fue así que cuando iba en el colegio creó una fanzine que imprimió y fotocopió. “Se lo regalé a mis amigos”, cuenta. Ese fue su primer acercamiento a la escritura, con una mezcla.

“Simplemente quería regalarle a las personas que quería, mi arte de ese momento. Mostrarlo. Creo que todas las cosas que uno hace, cuando las publicas, tienen el sentido de marcar etapas. Echarlo afuera. Impregnas toda tu esencia y arte y tiene que salir de alguna forma, es lo mismo con un disco”.

El 2016 publicó un poemario con ilustraciones, Solo sueño los domingos. Un libro corto y compacto, que contrasta con lo que ahora escribe. A ella le gusta que “las cosas queden”.

-¿Qué es lo que  quieres que “quede” ahora, con Primavera Salvaje?
-Quise mostrar, a través de mi experiencia y las historias, la sexualidad femenina abordada desde la liberación. Hacerse cargo de dicha sensibilidad, de lo que uno empieza a sentir desde chica, y demostrar que no hay cosas anormales. Cada persona tiene su historia y cada versión es válida, como dicen.

Naty, en el fondo, invita con Primavera Salvaje a reconocer todas las aristas de la sensibilidad y quitar el pudor, el miedo y los prejuicios en torno a eso. Abre un diálogo desde la empatía.

“El libro viene de una ‘volá’ personal, de querer desahogar y mostrar ciertas cosas. Contiene historias urbanas, de alguna manera, íntimas sobre experiencias que he tenido desde mi niñez hasta mi época actual. Todas se vinculan de alguna manera con la sexualidad femenina y el desarrollo y búsqueda de esta, y de uno mismo. Hay una mezcla: algunas son basadas en hechos reales, otras son reales completamente, y otras ficción. Ahora, ¿cuál es cuál? Es un secreto”.

-¿Qué te llevó a publicar?
-Había llegado de una gira por Europa con la banda y había pasado por hartas cosas en ese viaje. Es por lo mismo que traía varias historias aún no escritas en mí.

Decir lo que hay que decir

Un amigo escritor, Francisco Núñez, la alentó a hacerlo: “Sentía que quería decir las cosas sin pelos en la lengua, pensaba que era una forma violenta de hablar”, reconoce. Por lo que le daba pudor todo lo que tenía por contar.

Ella quería dejar los prejuicios, pero a la vez luchaba contra los mismos. Su amiga y editora Francesca Coeffé le dijo: “Si vas a hacer este libro, tienes que decir todo lo que quieres decir, porque si reprimes la información no estás siendo sincero. Y el lector lo nota”.


-¿Cómo llegaste a Santiago Ander, la editorial bajo la que publicas?
-En una FLIV del Centex, la editorial le invitó a presentar un libro,  Los discos que volaron tu cabeza, y en su segunda versión fui invitada a escribir. Ahí estrechamos lazos y todo se dio.

-Con respecto al financiamiento y publicación, esperabas ganar un Fondart para publicar antes de llegar a la editorial ¿Qué opinas del Fondo del Libro?
-Creo que en particular el Fondo del libro  es muy subjetivo, y te ganas la plata si es que a la persona que lo revisó le gustó. Esperamos muchos meses, y después nos rechazaron.

La crítica de Naty va hacia el tiempo en que avisan, pues tarda mucho, “podrías haber hecho otro plan para juntar las lucas, porque no es barato hacer un libro”, señala. “Es penca, creo que debería volver a reestructurarse”, pues los resultados afectan mucho a la obra y al autor y trunca sus procesos creativos.

En verdad te ganai la plata si a la persona que revisa el proyecto le gustó”, sentencia.

Falta de espacios

-Hablando de otro tema contingente, ¿eres feminista?
– Sí soy feminista, porque me identifico con la ideología y varias de sus consignas, pero no voy con la bandera puesta, mostrándola todo el tiempo.

-¿Cómo es estar en una banda con dos hombres, hay alguna diferencia en la percepción externa…De parte del público o con quienes trabajan?.
-Sí, por ejemplo, cuando vamos a entrevistas o nos toca ir a alguna parte, siempre las preguntas son primero para los hombres. Si sobra un espacio, me preguntan a mí, o lo hacen al último, o con las preguntas más tontas. Hacen sentir como si una no estuviese capacitada para responder algo inteligente, o si no tuviera una postura clara frente a las cosas. No es en todos los medios, ni siempre, pero pasa. Y eso habla de que aún nuestra generación está marcada por una cultura súper machista.

Naty aún tiene bajo el brazo su proyecto musical Hammuravi, también con Claudio Manríquez (más conocido como Jurel Sónico), compañero de banda en Adelaida. Sin embargo, está un poco en pausa por los proyectos y oportunidades con Adelaida.

-¿Qué piensas de la escena musical de Valpo?
-Creo que ha ido de mal en peor. No hay lugares donde tocar, no hay bares ni espacios apropiados, equipados para que las bandas suenen bien. Ni salas. Ahora está la Sala Mauri SCD, pero igual queda lejos y es pequeño. Y eso afecta el progreso de las bandas”.

A la escritora y música se le hace inevitable caer en comparación con Santiago, en donde “las bandas, si quieren, pueden tocar en un lugar distinto cada fin de semana”, afirma.

“Antes hacíamos en nuestro departamento (con Claudio) unas Live Sessions, más temprano”, cuenta. Ahí pudieron observar que “público queda, pero no están los espacios para presentarse”.

“Espero que algo suceda y podamos ver más bandas en vivo en otros lugares”, dice convencida. 

Primavera Salvaje

Este sábado 13 de abril a las 18:30hrs, la Sala Subterráneo de El Internado será la sede de su lanzamiento. La entrada es completamente liberada. Después de eso, definirá qué rumbo sigue con el libro.

Quiere presentarlo en Santiago, pero aún no sabe. Todo depende de los tiempos. “Lo que sí me gustaría es hacer mini presentaciones del libro en algunas ciudades, por ejemplo en Concepción”, dice entre risas. “Ir a un local, tocar, y llevar el libro conmigo donde me inviten”.

Comenta desde Facebook

Comentarios

Deja un comentario